Estudio español revela relación entre estatus laboral y violencia de género en la pareja

Una investigación conducida en España revela importante información sobre la relación entre el estatus laboral de los miembros de la pareja y la violencia de género

Una investigación conducida en España revela importante información sobre la relación entre el estatus laboral de los miembros de la pareja y la violencia de género.

Los investigadores usaron técnicas econométricas, que permiten aislar el efecto de la situación laboral de ambos miembros de la pareja, y observar que existe una relación causal entre esta y el maltrato.

Basándose en datos de macroencuestas de violencia de género del Instituto de la Mujer, los expertos de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) concluyeron que en las parejas más igualitarias, en términos laborales, hay menor incidencia de violencia doméstica de género.

De acuerdo al estudio, publicado en Applied Economicsen estas familias el porcentaje de maltrato es de 1%. «Es más probable que estas parejas más igualitarias compartan valores que cuestionen los roles de género más tradicionales, particularmente los asociados al papel dominante del varón y su actitud ante la violencia», comenta César Alonso, del departamento de Economía de la UC3M, citado en Sinc.

«Cuando el varón no trabaja, el riesgo de violencia puede aumentar en la medida en que se ve cuestionado su rol tradicional como sustentador de la familia”, agrega Raquel Carrasco, otra de las conductoras del estudio.

La diferencia en el estatus laboral no es el único factor que incide sobre el maltrato. Entre los más destacados está el nivel educacional, que cuando es mayor tiende a reducir el riesgo de maltrato doméstico. La edad es otro factor. Mientras mayor es la mujer, la probabilidad de sufrir violencia de género aumenta.

Los investigadores creen que los resultados serán una base para proponer políticas contra la violencia de género en la pareja, diseñadas teniendo en cuenta las diferencias entre los grupos demográficos.

A corto plazo, podrían promoverse políticas de prevención hacia aquellos colectivos más vulnerables, informa Sinc, mientras la políticas educativas enfocadas en la igualdad de género –incluyendo la importancia de la educación para las mujeres– podrían formar parte de un plan a largo plazo.

El Ciudadano


Comparte 👍

Comenta 💬