La “Momia de Guano” desvela el origen de la poliartritis reumatoide en Europa

Un primer acercamiento entre el científico francés Philippe Charlier y la “Momia de Guano” hace presumir cómo ocurrió la expansión de la poliartritis reumatoide (PR) en Europa, una enfermedad que involucra cinco o más articulaciones, y afecta particularmente a las mujeres.

Según los primeros estudios efectuados en Quito, Ecuador, los restos fósiles tenían deformaciones en dedos de manos y pies, típico de la PR.

La momia fue hallada en 1949, mientras se removían los escombros de un terremoto, y a pesar de saberse que es una enfermedad originaria de América Latina,el experto cree que “este puede ser el caso más antiguo descubierto con esta enfermedad«, cuyo origen sería un factor genético o infeccioso.

Esta momia puede ser el «eslabón perdido que nos permita conocer mejor el origen y la historia natural de esta enfermedad», que llegó a Europa a través de los conquistadores, explicó el investigador.

Inician las conjeturas

El grupo de expertos que acompaña a Charlier se encamina hacia “la confirmación de la enfermedad y estudios genéticos para conocer la región de origen del hombre, por qué desarrolló y qué otras enfermedades tuvo que pudieron favorecer el desarrollo de la poliartritis reumatoide».

Se trata de una enfermedad que para la época de los colonos europeos era poco común en esta región, al igual que en Asia.

El investigador es conocido como “el médico de los muertos”, por trabajar con los restos de Adolf Hitler, los de Juana de Arco y la reconstitución del rostro de Maximilien Robespierre, entre otros. Explica que «este hombre corresponde posiblemente a un momento en el que los dos mundos se encontraron e intercambiaron los gérmenes«.

De quién son los restos

En primera instancia, Charlier intentará corroborar si efectivamente se trata de los restos del franciscano español Fray Lázaro de Santofimia, quien vivió entre el siglo XV o XVII , hallados entre las paredes del antiguo convento de la Asunción que cuidaba, indica El Comercio.

“Tras su muerte a los 55 o 60 años de edad, fue enterrado dentro de los muros de la iglesia en lo que probablemente era una tradición local, lo que permitió a Fray Lázaro cuidar de su iglesia después de su muerte”, reseña un estudio facilitado a EFE por el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC).

La momia fue sometida a un trabajo de conservación entre 2009 y 2010.

En ese sentido, “se harán tomografías, análisis de muestras de cabello, genéticos, fibroscópicos y toxicológicos para determinar también las formas de vida del siglo XVI en la provincia andina de Chimborazo”, lugar donde fue hallada la momia.

Es de conocimiento de Charlier que tras varios análisis, la causa de muerte del sujeto fue un abceso voluminoso en la mandíbula.

La momia conserva el cerebro, seco sobre un costado, el corazón, parte del pulmón, los riñones, la próstata. Por su estado natural de momificación se convirtió en el primer cadáver en su tipo.

«No se pulveriza, no se desprende. No hay humedad y no hay moho, es perfecto», apuntó Charlier, quien se prepara para hacer un estudio del textil de la momia, para determinar fechas.

Momias Chinchorro serán exhibidas en Costa Rica

(Fotos) Consiguen en Egipto una puerta secreta y momias nunca antes vistas

4,200,479FansMe gusta
127,791SeguidoresSeguir
289,501SeguidoresSeguir
16,405SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano