Dignidad Ahora

A más de dos siglos de su descubrimiento

Las ruinas de Pompeya siguen revelando nuevos tesoros arqueológicos

El Parque Arqueológico de Pompeya, la más famosa de las ciudades aniquiladas por la furia del volcán Vesubio en el 79 d

El Parque Arqueológico de Pompeya, la más famosa de las ciudades aniquiladas por la furia del volcán Vesubio en el 79 d.C, sigue siendo fuente de fascinantes descubrimientos arqueológicos.

Según informó Associated Press, a fines de la semana pasada los expertos anunciaron el hallazgo de un «Vicolo dei Balconi», una calle de lujosas casas adornadas con balcones. Lejos de ser un desastre, los balcones de estas casas todavía se pueden ver mostrando sus ánforas (jarrones con forma de cono), en  estilo terracota, que eran utilizados para contener vino o aceite.

Los arqueólogos informan que este descubrimiento es una «completa novedad», un agradable recordatorio de que, a pesar de que las excavaciones comenzaron en 1748, Pompeya todavía puede sorprender a los expertos.

El trabajo adicional en el Templo de Júpiter, en el mismo lugar del sitio, ha revelado, entre otras cosas, algunos frescos pintados con figuras de Afrodita sosteniendo a su amor, Adonis, herido en sus brazos.

«Primera escena mitológica encontrada durante estas excavaciones: probablemente sea Adonis herido en los brazos de Afrodita, rodeada de Cupidos», dice la descripción del sitio oficial en Facebook de los trabajos en Pompeya.

Todo esto es parte de un conjunto de descubrimientos recientes en el famoso sitio arqueológico. El trabajo se ha llevado a cabo fuera de las murallas de la ciudad, al norte, en un área llamada Civita Giuliana. Esta actividad se impulsó debido a que aún continúa la vieja tradición de saquear las tumbas de los muertos, y Pompeya no es una excepción.

De acuerdo con un mensaje de las autoridades locales, los saqueadores estaban excavando túneles con la esperanza de obtener piezas raras de historia vulcanológica. Ellos «ya habían estado investigando estas actividades ilegales» cuando, en agosto pasado, «una operación de excavación [entró] en curso para avanzar en la investigación y salvar el patrimonio arqueológico en peligro», cita IFLScience.

A principios de este mes los expertos que trabajan en esta región informaron el descubrimiento de una «serie de salas de servicio de una gran villa suburbana excepcionalmente bien conservada», que contiene «ánforas, utensilios de cocina y parte de una cama de madera», entre otras cosas.

Debajo de la gruesa capa volcanoclástica también se encontraron los restos de un caballo, preservado como una pieza de yeso, que murió en el establo donde vivió. Al igual que todos los demás atrapados en los flujos piroclásticos, el caballo habría perecido instantáneamente por causa del calor extremo. Afortunadamente, a diferencia de algunas víctimas humanas, su cráneo no explotó cuando golpearon las oleadas de gases volcánicos.

Fuente: IFLScience


Comparte 👍

Comenta 💬