Lombrices suprimen efectos de la vacuna BCG

Un estudio realizado por un grupo de científicos del Instituto Karolinska, en Estocolmo, Suecia, han demostrado que la vacuna contra la tuberculosis es menos eficaz en personas que padecen de infecciones crónicas de gusanos intestinales.

Sin embargo, la razón de esta inhibición en quienes reciben la vacuna Bacille Calmette-Guerin (BCG) no estaba clara hasta la realización de experimentos con ratones, que según sus resultados sugieren que la infección crónica con lombrices intestinales reduce indirectamente la cantidad de células en los ganglios linfáticos cerca de la piel, lo que inhibe la respuesta del sistema inmune a la vacuna.

El científico Xiaogang Feng, explica que a través de estos estudios se demuestra cómo la infección crónica con el gusano intestinal Heligmosomides polygyrus afectó a la respuesta inmune de los animales después de la inyección de la vacuna BCG.

En su investigación que lleva el título “La atrofia de los ganglios linfáticos que drenan la piel predispone a una respuesta inmune alterada a la infección secundaria en ratones con infección crónica por nematodos intestinales”, se muestra que la infección crónica por nematodos conduce a respuestas periféricas reducidas a la vacunación debido a una reducción generalizada en el grupo de linfocitos receptivos disponibles.

En el caso de los roedores infectados con gusanos, detalla, éstos tenían ganglios linfáticos significativamente más pequeños, los cuales controlan la respuesta inmune a la vacuna.

La falta de células y moléculas reguladoras en los ganglios linfáticos que drenan la piel hizo que el investigador buscara explicaciones alternativas a la respuesta alterada a BCG. Sus resultados apuntan a que el crecimiento de los ganglios linfáticos cerca de los intestinos (donde viven los gusanos) aleja las células de los ganglios linfáticos de la piel, detalla el trabajo que publica Plos Pathogens.

Relacionado:  Cuarentena: Un cazador se infecta de peste bubónica tras comer carne de liebre en China

Posteriormente, los científicos experimentaron con ratones infectados con gusanos con medicamentos para matar lombrices intestinales. Tres semanas más tarde, los ratones desparasitados tenían respuestas inmunitarias similares a la inyección de BCG que las observadas en ratones sin lombrices, lo que sugiere que los ganglios linfáticos de la piel habían recuperado su función.

Relacionado:  Combinación de meditación y hongos mágicos es eficaz contra la depresión

Con estos resultados, los científicos del Instituto Karolinska creen en su hipótesis de que los gusanos intestinales en humanos pueden inhibir la efectividad de la vacuna BCG.

Comentarios

Necesitamos de tu apoyo!

Por el periodismo comprometido con el medio ambiente y los movimientos sociales de Latino América y el mundo.

Tu donación es fundamental para mantener el equilibrio informativo y para que podamos seguir haciendo mejor periodismo en bien de nuestra sociedad.

¿Por qué necesitamos de tu aporte?
  • Tu donación ayuda a un equipo de más de 30 personas puedan concentrarse en generar contenido de calidad y siempre a favor de los pueblos.
  • Permites que tengamos un sitio web sin sobrecarga de anuncios publicitarios. Queremos evitar al máximo la aparición de marcas y que nuestro contenido siga siendo siempre libre.
  • Ayudas a que las luchas de grupos medioambientalistas, pueblos originarios y organizaciones sociales tengan siempre un espacio con oportuna y amplia cobertura noticiosa.

Apóyanos y obtén tu ciudadanía :)

   Conocer más >
4,279,106FansMe gusta
295,781SeguidoresSeguir
342,570SeguidoresSeguir
16,900SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

Los Más Leídos