Nueva investigación sobre el núcleo de la Tierra desata gran polémica

Un estudio de los científicos chinos Yi Yang y Xiaodong Song, publicado en ‘Nature Geosience’, sobre la ralentización de la rotación del núcleo de la Tierra causó polémica en la prensa occidental

Un estudio de los científicos chinos Yi Yang y Xiaodong Song, publicado en ‘Nature Geosience’, sobre la ralentización de la rotación del núcleo de la Tierra causó polémica en la prensa occidental. Los investigadores sugirieron que la rotación del núcleo interno se ha detenido recientemente.

En su investigación, los geólogos analizaron las ondas sísmicas provocadas por los terremotos y llegaron a la conclusión de que el núcleo interno de la Tierra «casi ha dejado de girar en la última década» y podría estar «empezando a girar en sentido contrario» en estos momentos.

«Analizamos las ondas sísmicas repetidas desde principios de la década de 1990 y mostramos que todas las trayectorias que anteriormente mostraban cambios temporales significativos han sufrido pocos cambios en la última década. El modelo es global y sugiere que la rotación dentro del núcleo se ha detenido recientemente», destaca el artículo.

En 1996, Song y su colega sismólogo Paul Richards, de la Universidad de Colombia confirmaron que el núcleo interno de la Tierra gira en relación con el manto que lo cubre. Antes de su trabajo, la idea de que el núcleo interno de la Tierra gira separado del resto del planeta era una teoría no probada, predicha por un modelo no probado del campo magnético terrestre.

Desde entonces, los científicos de la Tierra han intentado averiguar —desde una distancia de 5.100 kilómetros— lo rápido o lento que gira el núcleo interno. Al principio se pensó que el núcleo interno daba una vuelta completa cada 400 años, impulsado por un par electromagnético y equilibrado por la atracción gravitatoria. Pero otros científicos no tardaron en teorizar que gira mucho más despacio, tardando 1.000 años o más en dar una vuelta completa.

Los investigadores descubrieron que, desde 2009 aproximadamente, las trayectorias que antes mostraban una variación temporal significativa apenas han variado a medida que las ondas sísmicas atravesaban el núcleo y salían por el otro lado. Más de eso, propusieron la idea de que la rotación del núcleo interno se ha detenido recientemente. Según sus cálculos, un pequeño desequilibrio entre las fuerzas electromagnéticas y gravitatorias bastaría para ralentizar y luego invertir la rotación del núcleo interno, tal como se ha observado.

Dado que se cree que el núcleo interno de la Tierra está vinculado dinámicamente a sus capas externas, el estudio podría ayudar a comprender cómo afectan a la superficie los procesos que tienen lugar en las profundidades de nuestro planeta: la fina corteza en la que vivimos, asentada sobre un interior arremolinado.

«Estas observaciones demuestran la existencia de interacciones dinámicas entre las capas de la Tierra, desde el interior más profundo hasta la superficie», concluyen Yang y Song.

Aún así, el artículo publicado provocó debates en la prensa sobre la influencia del núcleo de la Tierra en los procesos en el planeta.

De acuerdo con The Washington Post, los hallazgos plantean interrogantes sobre el impacto del núcleo en la duración del día y las fluctuaciones del campo magnético terrestre. «Los cambios que notaron son aceptables, aunque lo que realmente está ocurriendo no está tan claro», compartió su opinión el profesor estadounidense John Vidale.

Por su parte, The New York Times escribió que todo suena a preparación para «una superproducción que destruirá el mundo», pero instó a los lectores a no preocuparse.

Fuente Sputnik


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬