Nueva vacuna contra el cáncer comienza a probarse en humanos

La vacuna funciona ayudando al sistema inmune de los pacientes a identificar las células cancerosas para destruirlas.

Cada vacuna será diseñada específicamente para cada paciente.

Esta semana comienzan en Estados Unidos las pruebas clínicas con una nueva vacuna contra el cáncer, un método que usa ARN mensajero (o ARNm) para apuntar a tumores sólidos, a cargo de la compañía de investigación Moderna Therapeutics. Este es un paso importante en el tratamiento contra el cáncer y en la medicina personalizada. La vacuna es diseñada para cada paciente, tomando en cuenta la particularidad de su tumor.

La primera fase de las pruebas se concentrará principalmente en la seguridad de la vacuna en humanos, examinando su tolerabilidad y la posibilidad de que provoque una respuesta inmune. Al principio los investigadores trabajarán con pacientes a quienes se les ha removido tumores sólidos y luego con otros cuyos tumores no pueden ser extraídos, para ver cómo funciona la vacuna.

Cada vacuna será diseñada específicamente para cada paciente. Las células de los tumores se analizan y secuencian genéticamente para identificar las mutaciones particulares en las células llamadas neoepítopes. Estas mutaciones pueden ayudar al sistema inmune a distinguir entre las células cancerosas y las benignas, permitiendo al cuerpo combatir la enfermedad.

Luego las mutaciones se transcriben a una pieza única de mARN que se inyecta en el organismo en forma de vacuna, lo que ayuda al sistema inmune a identificar mejor las células cancerosas para destruirlas.

“Una medicina individualizada, diseñada para ayudar al sistema inmune de cada paciente a reconocer mejor el cáncer como extraño y atacarlo, podría ser un elemento adicional crítico para el arsenal de los tratamientos oncológicos, ayudando potencialmente a muchos más pacientes a responder más efectivamente”, explica Howard A. Burris III, uno de los principales investigadores en los trabajos con la nueva vacuna, llamada mRNA-4157.

Esta no es la primera vacuna anti cáncer que se ha puesto a prueba con humanos. El año pasado hubo informes de una vacuna “universal” contra el cáncer con resultados que aparentemente fueron positivos. Ambas vacunas parecen funcionar de forma parecida.

La medicina personalizada es un campo de investigación creciente que aspira a desarrollar medicamentos diseñados para la necesidad de cada paciente, con el fin de minimizar las probabilidades de efectos laterales negativos. Sin embargo este enfoque tiene una dificultad: su alto costo monetario.

El éxito y la viabilidad de este método se verán con el tiempo y con una mayor investigación.

El Ciudadano, vía IFLScience

Compártelo

Comentarios