Nuevo estudio revela cuál es el «sexo fuerte»

Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de sobrevivir en tiempos de hambruna y epidemias, como descubrió una investigación reciente.

Desde hace mucho tiempo se sabe que en general las mujeres tienen una expectativa de vida más alta que los hombres, sin embargo el análisis de registros históricos, que se remonta a 250 años, muestra que, por ejemplo, las mujeres han sobrevivido a los hombres a través de hitos como las plantaciones con trabajo esclavo en Trinidad, las hambrunas en Suecia y varios brotes de sarampión en Islandia.

Incluso cuando la mortalidad era muy alta para ambos sexos, las mujeres aún sobrevivían a los hombres de seis meses a cuatro años en promedio, según el informe (pdf) en PNAS, de la Universidad de Duke en Carolina del Norte, Estados Unidos.

Los conjuntos de datos incluyeron siete grupos de personas, para quienes la esperanza de vida era de 20 años o menos, para uno o ambos sexos. Entre ellos había trabajadores y antiguos esclavos en Trinidad y Estados Unidos de principios del siglo XIX, personas que experimentaron hambre en Suecia, Irlanda y Ucrania en los siglos XVIII, XIX y XX y los islandeses afectados por las epidemias de sarampión de 1846 y 1882.

La investigadora principal, Virginia Zarulli, del Instituto de Salud Pública de la Universidad del Sur de Dinamarca, atribuyó la brecha de género en la esperanza de vida a factores biológicos como la genética y las hormonas, con la simple conclusión de que «las niñas recién nacidas son más resistentes que los niños recién nacidos».

Las niñas nacidas durante la hambruna de 1933 en Ucrania, por ejemplo, vivían hasta la edad de 10,85 años, mientras que los niños vivían, en promedio, hasta los 7,3.

A las niñas también les fue mejor en el oeste de África en el siglo XIX. Los esclavos estadounidenses liberados que se mudaron a Liberia entre 1820 y 1843 experimentaron las tasas de mortalidad más altas jamás registradas, con hasta un 43% que murió dentro del año desde su llegada. La esperanza de vida era increíblemente baja, con un índice de 1,68 años para los niños. Sin embargo en el caso de las niñas fue de 2,23 años.

«Encontrar una ventaja femenina [de esperanza de vida] tan marcada y consistente entre todas las poblaciones, fue sorprendente», dijo Zarulli. «Aún más sorprendente fue encontrar que la mayor parte de la diferencia sexual en la esperanza de vida durante estas crisis, estaba determinada por las sorprendentes diferencias en la supervivencia entre los bebés. Este es el resultado más interesante», agregó.

Zarulli señaló al cromosoma doble X, presente en las mujeres, así como a la hormona estrógeno, como explicaciones plausibles para la mayor supervivencia de las mujeres sobre los hombres, independientemente de factores como la violencia o la toma de riesgos.

«En palabras simples, es fácil ver que si por casualidad una mala mutación tiene lugar en el cromosoma X, las mujeres tienen otra X que puede compensarlo parcial o totalmente, mientras que los hombres no tienen esta posibilidad», explicó Zarulli.

La investigadora dijo que los estrógenos, las hormonas femeninas más prominentes, protegen a los vasos sanguíneos y defienden contra una variedad de enfermedades, «[mientras] la testosterona, la hormona masculina más prominente, aumenta el riesgo de varias enfermedades fatales, además de ser la causa de las conductas imprudentes más típicas de los hombres, que aumentan el riesgo de muertes accidentales y violentas».

El Ciudadano, vía The Guardian

4,223,414FansMe gusta
139,469SeguidoresSeguir
289,176SeguidoresSeguir
16,448SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -