El hallazgo fue de un grupo de biólogos estadounidenses

Organismo portador de células madre capaz de postergar la muerte

La investigación logró identificar y aislar una célula crenobia alpina, del género de tricládidos planáridos, que es de una familia de gusanos que son capaces de regenerarse

Organismo portador de celulas madres

Un grupo de biólogos del Instituto de Investigación Médica Stowers (Estados Unidos) logró identificar y aislar la célula viva de un organismo adulto capaz de regenerar cualquier órgano, tejido o sistema y salvar al organismo de la muerte, según un informe publicado por la revista Cell.

Se trata de una investigación sobre los ‘neoblastos’ -células capaces de regenerar tejidos- que durante casi un siglo ha ocupado a los científicos. Hasta ahora, los experimentos han demostrado que no todas las celulas eran aptas para la regeneración.

Los biólogos lograron aislar una célula crenobia alpina, del género de tricládidos planáridos, que es de una familia de gusanos que son capaces de regenerarse, lo que atrae el interés mundial de la comunidad científica. Es la primera vez que una célula de esta se logra extraer viva para un estudio.

Al hacer este descubrimiento, se aclaró que, efectivamente, estas células madre son un tipo de neoblasto y, por ende, posibilitan la regeneración. Sin embargo, los estudiosos no conocían las herramientas para separarlas del resto sin dañarlas y poderlas estudiar a fondo.

Los ‘neoblastos’ son células capaces de regenerar tejidos. Foto: Web

Los investigadores seleccionaron, mediante un proceso de estudio, unos tipos de células madre que generan la proteína piwi-1, las cuales denominaron como Nb1 y Nb2. La Nb2 resultó ser generadora de la proteína TSPAN-1, perteneciente a las llamadas ‘tetraspaninas’, una familia de proteínas muy antigua representada en las células de animales, plantas y hongos, siendo tal vez su antepasado común.

Para comprobar si de verdad se trataba del ‘elixir de la vida’, el grupo liderado por Alejandro Alvarado expuso unas planarias a una dosis letal de radiación y trasplantaron a cada una sólo una célula Nb2. Tales trasplantes salvaron a los gusanos, al parecer, condenados. Una célula madre reemplazó a todas las células muertas de tejidos y órganos.

Compártelo

Comentarios