Satélite chino que se salió de control se estrellaría contra la Tierra este fin de semana

Los ingenieros han estado afinando sus estimaciones sobre cuándo abandonará la órbita el satélite Tiangong-1 y resolvieron que es probable que caiga entre el 30 de marzo y el 3 de abril, según la Agencia Espacial Europea y la Corporación Aeroespacial.

Satélite Tiangong-1

Expertos predicen que una estación espacial China que está fuera de control se estrellará contra la Tierra durante el fin de semana de Pascua.

Los ingenieros han estado afinando sus estimaciones sobre cuándo abandonará la órbita el satélite Tiangong-1 y resolvieron que es probable que caiga entre el 30 de marzo y el 3 de abril, según la Agencia Espacial Europea y la Corporación Aeroespacial.

El satélite, también conocido como el Palacio Celestial, ha sido objeto de observación por un buen tiempo, ya que se hizo evidente que sus ingenieros habían perdido el control y que terminaría cayendo. Pero no ha sido fácil predecir cuándo será la colisión, puesto que los expertos occidentales saben muy poco sobre su trayectoria.

Los entendidos tampoco tienen claro qué hay abordo del satélite, por lo que también es difícil calcular el peligro que representa su llegada a la Tierra.

Es poco probable que el objeto golpee a alguien al caer, pero el impacto podría significar riesgos inestimables. La Corporación Aeroespacial advirtió que nadie debería acercarse al objeto una vez que haya caído.

«Potencialmente, a bordo de la nave puede haber una sustancia altamente tóxica y corrosiva llamada hidrazina, que podría sobrevivir al reingreso [a la atmósfera]», dice el sitio web dedicado a Tiangong-1, el que advierten que no se debe tocar ningún residuo que pueda quedar en el suelo, ni inhalar los vapores posiblemente emitidos.

Es posible que la reentrada del satélite sea visible desde la Tierra, dependiendo de la hora y la ubicación en que suceda. Si es así, las piezas probablemente se desgarrarán y se verán como luces brillantes en lo alto del cielo. Algunas probablemente sobrevivan al viaje y aterricen en el suelo.

Las autoridades chinas todavía no han declarado que el objeto está fuera de control, pero se cree que los ingenieros no podrán manejarlo mientras se precipita de vuelta a la Tierra.

Los expertos han recalcado que es muy improbable que una persona sea alcanzada por los escombros de la caída. Se conoce un solo caso de una persona golpeada por escombros espaciales. Lottie Williams, de Oklahoma, Estados Unidos, recibió el impacto de un pequeño trozo de escombro espacial en 1996, pero no sufrió heridas significativas.

El Ciudadano, vía The Independent

 


Comparte 👍

Comenta 💬