es Spanish

La comunidad científica confía en que se harán mayores descubrimientos con el FAST

Telescopio gigante capta señales que podrían provenir de una distancia a 3.000 años luz de la Tierra

El visor óptico FAST, ubicado en China, es el más grande del mundo y es utilizado por los investigadores con el objetivo de avanzar en el conocimiento humano sobre la astronomía, la astrofísica y la física fundamental


Los astrónomos chinos han detectado repetidas ráfagas rápidas de radio (FRB, por sus siglas en inglés), unas señales misteriosas que se cree provienen de una fuente a unos 3.000 millones de años luz de la Tierra, utilizando el radiotelescopio más grande y sensible jamás construido.

Los científicos ubicaron las señales con el Telescopio de Apertura Esférica de Quinientos Metros (FAST, por sus siglas en inglés) y están verificando y procesando cuidadosamente los datos, según investigadores del Observatorio Astronómico Nacional de la Academia de Ciencias de China.

Las FRB son las ráfagas más brillantes conocidas en el universo. Se las califica de “rápidas” porque sus pitidos son muy cortos, de sólo unos milisegundos de duración. Sin embargo, aún no existe una explicación científica sobre su origen.

La detección de las ráfagas podría ayudar a arrojar luz sobre el origen y los mecanismos físicos de las FRB, explicaron los investigadores.

Los científicos chinos han instalado un sistema de FRB altamente sensible en un receptor de 19 haces del telescopio gigante y lo han utilizado para observar una fuente llamada FRB121102, que fue descubierta por el Observatorio de Arecibo en 2015.

Entre finales de agosto y principios de septiembre se detectaron más de 100 ráfagas de FRB121102, el mayor número jamás identificado hasta ahora.

El sistema de FRB del telescopio chino tiene una capacidad de captura de pulsos en tiempo real con alta eficiencia y puede utilizarse en paralelo con la mayoría de las tareas de observación, indicaron los especialistas.

Precisaron que este dispositivo desempeñará un papel importante en el descubrimiento de nuevos FRB, mejorará la precisión de su ubicación y capturará en tiempo real y alta definición las líneas de absorción generadas por las ráfagas.

Dada la importancia de esta fuente y su aparente estado activo, el FAST está llevando a cabo más labores de monitoreo. Los astrónomos chinos alentaron a sus homólogos de otros países a realizar más observaciones con sus instalaciones.

Situado en una honda depresión kárstica natural en la provincia de Guizhou, en el suroeste de China, el FAST empezó a funcionar en septiembre de 2016.

Astrónomos de más de diez países y regiones están elaborando planes de observación para emplear mejor la potencia sin precedentes del FAST, que supera a cualquier otro telescopio del pasado.

Con el objetivo de avanzar en el conocimiento humano sobre la astronomía, la astrofísica y la física fundamental, los especialistas han propuesto ambiciosos objetivos de observación para el telescopio, incluidos ondas gravitacionales, exoplanetas, rayos cósmicos de ultra alta energía y materia interestelar.

La comunidad científica confía en que se harán mayores descubrimientos con el FAST.

Cortesía de Xinhua

Te podría interesar

Facebook Comments

4,250,281FansMe gusta
172,830SeguidoresSeguir
291,918SeguidoresSeguir
16,518SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -