es Spanish

Apología de la encapuchada

Señor Director:

   No conocemos  el rostro de quienes controlan, manejan, gobiernan la sociedad y el destino de sus miembros;nosotros y nosotras, no nos encontramos con aquellas personas- si procede llamarles así, por la falta de evidencia de su corporalidad- en la esquina del barrio, en el almacén de la población, o en el paradero bajo la lluvia y el frío inclemente o  soportando el yugo del sol que es licuadora de cerebros. Tal vez de soslayo; un atisbo, un escorzo, sean la pálida  presunción de su  existencia; pero lo cierto es que nunca les hemos encarado, menos confrontado, ya que habitamos universos paralelos- la lucha de clases que algunos decretaron extinta-.Adquieren el rango de fantasmagorías siniestras y ominosas, que, sin embargo,tienen un dominio absoluto de la cuna hasta la tumba, de la  pobre vida de ya saben ustedes quienes.

    Tampoco hemos visto cara a cara a quienes elaboran leyes, arrogándose la voz de la comunidad; o, como se dice ahora, de la ciudadanía empoderada, que pueden ser tan dañinas  como el peor cáncer, pero sin consecuencias para sus gestores  y promotores, sino para el perraje que las sufre  hasta el hueso y el alma. Sin duda,  conocemos fisonomías que roban cámara, con una morbosa proclividad a ser enfocados,encuadrados y con acercamientos óptimos; mas es una apariencia, una cáscara, de una maquinaria que trabaja produciendo leyes, para la auto reproducción, y cuya razón  y fin último es mantener doblegada la colectividad, para que no cunda la metástasis de la conciencia, y ocurra el milagro de la transustanciación: el ejercicio real de la soberanía…

     ¡Que curioso resulta una metáfora  ambivalente per se, aunque igualmente válida y legítima!…

     Con respecto a nuestra querida Encapuchada,que puede ser Encapuchado, cabe desgranar reflexiones entre drogadictas y borrachas: El acto de cubrirse la faz, es un notable ejercicio de sobrevivencia  y de rebeldía.

     Ocurre frente a los poderes y agentes que oprimen y reprimen, y que despliegan toda la tecnología, para suprimir cualquier  intersticio o resquicio de identidad no pervertida, por la pornografía mediática, y el totalitarismo que es la segunda  piel de nuestra sui generis democracia; por fuerza  y violencia, hay que desnudarlo todo, incluso contra la voluntad de quien fuere;de suerte que si deseo resguardar mis facciones corro el riesgo de recibir el mote de delincuente,  terrorista,anarquista; sin embargo: ¿qué mayor crimen que robar con impunidad al amparo dela ley; qué mayor terror, que amenazar con pobreza y miseria; qué mayor anarquía, la que pretenden hacer aparecer como orden natural, perfecto e inmodificable?. Por los demás,si ellos mismos usan testigos protegidos cuando les conviene: ¡Que doble estándar más grosero!…

     Y de rebeldía, por cuanto el potencial destructivo se descarga contra los símbolos, signos, señales, demarcaciones,que configuran las coordenadas de la esclavitud y la explotación; verdaderos campos alambrados, donde centinelas implacables, disparan a matar cuando alguien osa alzar la voz y rebelarse…

      ¿Un Banco tiene piedad o lástima, al momento de actuar como vampiro sobre la carne y la sangre de las víctimas, con un sed que no reconoce límite alguno?;¿acaso las Farmacias   no actúan como mafiosos implacables, que eliminan la competencia, para luego lucrar con la salud y vida de los anónimos?; ¿Las AFP y las Isapres,   no semejan, tal vez, minas de oro, como el cuento de nunca acabar; extrayendo toda la riqueza para luego transmutarla en fuegos fatuos, que se extinguen en la nada?.  Y así hacia el infinito.

     Entonces, la acción encapuchada cobra una dimensión épica heroica, que canaliza el odio acumulado, por los siglos de los siglos; ¡Amén!…contra los detentores del poder. Ante la agresión alevosa y con saña, el derecho a la autodefensa, es algo  vital y lógico: vital para sobrevivir; lógico, de acuerdo con la resistencia a ultranza.

     Algunos sostiene que es una acción marginal;  que no ha ganado ninguna revolución;  que no ha conquistado la-independencia para una colonia; que no ha torcido el curso hacia el advenimiento de una fase superior, en términos de la realización  de la pariente loca, encerrada en alguna habitación, sótano o mazmorra de la historia: la utopía. Pero yo no estaría tan seguro de que la resistencia acérrima y furibunda sea estéril, y sólo sirva de coartada para incrementar las dosis de coacción.

Arturo Jaque Rojas.

10.789.448-9

Facebook Comments

4,251,258FansMe gusta
174,718SeguidoresSeguir
292,344SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

India destaca como el mayor productor de películas del mundo

La industria de ese país experimenta un gran crecimiento en naciones europeos, así como en Canadá, Nueva Zelanda, China y Singapur
- Advertisment -