Alto Mando de Carabineros: factor de inseguridad ciudadana

Qué duda cabe que la inseguridad ciudadana en Chile es un problema grave
Publicado en

Columnas

0 0


mario de la fuenteQué duda cabe que la inseguridad ciudadana en Chile es un problema grave. Y solo nos estamos refiriendo a los “raterillos de poca monta”, no a los delitos “blancos” y a los de “cuello y corbata” que son cuantitativamente superiores.

Pseudo-iluminados han creado cientos de planes “estrella” sin resultado alguno, porque a mi juicio atacan los efectos y no las causas de esta criminalidad galopante.

¿Alguien es capaz de mencionar una sola empresa en todo el mundo con 30.000 obreros, divididos en seis turnos, con un resultado real de 5.000 obreros operativos por turno, dirigida por 39 gerentes y todo lo que ello implica, subgerentes y sus respectivos equipos administrativos no operacionales? La pirámide resulta inoperante total. Esa es la matemática, y no hay duda que ahí está uno de los problemas de la actual inseguridad ciudadana.

Carabineros de Chile es una Institucion cefalópoda que está siendo devorada desde el interior mismo, lo que en su momento llamé la “implosión”. Los obreros están estresados. Ya los vemos en las noticias a diario, y se encubre la mayoría de los hechos delictuales con el desprestigiado “espíritu de cuerpo” y la falsa lealtad.

Ascender a general durante la dictadura fue un mérito bastante dudoso, ya que ni siquiera funcionaba la histórica “antiguedad” y creo, nunca se llegó por capacidad al generalato, sino por servilismo con el régimen. Pienso que poco ha cambiado y las estadísticas delictuales así lo confirman.

Con casi 40 generales y sus respectivos séquitos, no hay empresa que resista. Haciendo un análisis simple, hasta las funciones se sobreponen. Un escalon más abajo tenemos el triple de coroneles y comandantes, gente que sólo esta haciendo tiempo para jubilarse con mejor pensión. La historia de Carabineros siempre recuerda el dicho “esta vaca no se acuerda cuando fue ternero”. Es una cuestión de concepto, de entrega a la gente.

Se trata de la realidad que ven nuestros Carabineros de a pie y oficiales jóvenes, los que realmente están en la calle defendiendo a la ciudadanía.

Sugiero como alternativa a la crisis delictual una profunda reingeniería en Carabineros de Chile, una “jibarización”, achicar la cabeza. Por lo menos habrá más espacio y más presupuesto, más gente en la calle.

Ahora, también soy realista: con lo turbio que está el ambiente político a todo nivel y la desconfianza generalizada con las autoridades, creo que poco se podrá hacer.

Si es para la risa, tres generales encargados de la inteligencia. ¿Estará funcionando la medicina preventiva? Porque los escándalos son cada vez más frecuentes, aun considerando todo lo que “frena” la oficina de prensa de la DIGCAR.

Compártelo

Comentarios