es Spanish

EE.UU. contempla detención inhumana de niños migrantes

Por Álvaro Fontana, Director Ejecutivo de SOS Discriminación y especialista en temas migratorios


La administración de Trump comunicó un nuevo plan que permitiría al gobierno detener a familias migrantes que viajan con niños indefinidamente, llamando efectivamente a poner fin al acuerdo del gobierno federal con un tribunal hace más de 20 años en el que no se retendría a los niños por largos períodos de tiempo porque es muy perjudicial para su salud.

La idea pergeñada, es el último intento del presidente Donald Trump para tratar de frenar una ola de migración que no tiene precedentes en la frontera entre Estados Unidos y México. La propuesta nos plantea interrogantes sobre si la administración tiene la capacidad de cuidar a las familias, que han llegado de a miles cada mes. No caben dudas de que la medida puede ser impugnada  por los tribunales judiciales y podría ser bloqueada por un juez antes de que tuviera la oportunidad de estar vigente.

En este sentido, el secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, dijo a los periodistas que las nuevas reglas se referían a devolver la “integridad” a la inmigración estadounidense. “Ningún niño debería ser un peón en un plan para manipular nuestro sistema de inmigración”, dijo en una conferencia de prensa el miércoles. McAleenan dijo que los centros cuidarán a los niños e incluirán servicios como una biblioteca y videojuegos.

Históricamente podemos hablar de un acuerdo que el gobierno de los Estados Unidos hizo con un tribunal federal en 1997 después de que abogados que representaban a niños migrantes, incluida una niña llamada Jenny Lisette Flores, presentaron una demanda objetando su tratamiento bajo custodia. El “Acuerdo de Flores” resultante limitó el tiempo que los niños podían estar bajo custodia a 20 días y requirió condiciones seguras y sanitarias.

Para poder contrarrestar su efecto y hace tiempo el presidente Trump y los republicanos han afirmado durante mucho tiempo que la restricción de 20 días ha alentado a los migrantes a traer a sus hijos, sabiendo que no pueden ser retenidos por mucho tiempo y que finalmente se les permitirá ingresar a los EE.UU., donde puede llevar meses o años para  casos de asilo para abrirse paso a través de la corte. El presidente Barack Obama había pedido en un momento a un juez que permitiera que las familias fueran detenidas juntas y fue denegado.

El acuerdo ha sido una espina en el costado de la administración Trump desde el verano pasado, cuando el DHS intentó evadir el asentamiento de Flores separando a las familias en la frontera. Los adultos en una unidad familiar podrían ser detenidos mientras esperan audiencias en la corte, mientras que los niños fueron retenidos en otro lugar.

No obstante esta semana Trump defendió la nueva norma ante los periodistas en la Casa Blanca, declarando “Tengo en mente a los niños”. Dijo que cuando las personas se dan cuenta de que no podrán ingresar a los Estados Unidos, no vendrán en primer lugar. “Y mucha gente se salvará. Y la vida de muchas mujeres no será destruida ni arruinada”, dijo.

Diversas organizaciones de Derechos Humanos y expertos sostienen que obligar a los niños a pasar lo que podrían ser meses de detención sería traumático, y que la administración está mal equipada para cuidarlos. Siete niños murieron después de haber estado bajo custodia de los EE.UU. Desde la primavera de 2018, seis de ellos exhiben síntomas parecidos a la gripe que los grupos de defensa atribuyen a las condiciones de hacinamiento e insalubridad. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos actualmente mantiene dos “centros residenciales familiares” donde los niños serían retenidos con sus padres, uno en Texas y otro en Pennsylvania; pero el Congreso hasta el momento  ha rechazado dinero adicional para expandir esos centros.

La administración inicialmente propuso eliminar el acuerdo de Flores el otoño pasado. Un proyecto de norma publicado en septiembre habría permitido la detención a largo plazo de familias con “dignidad, respeto y especial preocupación por su vulnerabilidad particular como menores”. Sin embargo, esas reglas propuestas languidecieron, ya que la administración enfrentó un aumento masivo en los cruces fronterizos indocumentados que recientemente comenzó a disminuir. Se espera que el reglamento final actualizado, que se publicará el viernes, haga que la regla sea definitiva, aunque un juez tendría la oportunidad de bloquearla. Según el nuevo plan, no hay un límite específico sobre cuánto tiempo podrían ser detenidos los niños con sus padres. Las familias podrían intentar obtener libertad condicional o libertad bajo fianza, una opción actualmente disponible para algunos detenidos inmigrantes.

Los demócratas del Congreso señalaron que lucharan contra la idea. El legislador Bennie G. Thompson, demócrata de Mississippi y presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, dijo que el plan era “ilegal” y violaba los valores estadounidenses sobre el tratamiento de los niños. “Esta regulación permitirá a la Administración expandir dramáticamente la detención familiar y encerrar indefinidamente a los niños”, dijo en un comunicado. “La regla de la Administración pondrá aún más estrés en nuestro sistema de inmigración y aumentará el caos que la Administración continúa creando”.

El senador Beto O’Rourke, sostuvo “el impulso de la administración Trump para extender la detención de las familias migrantes es “parte de este ataque más grande contra los inmigrantes y, francamente, contra los hispanos que ayudó a producir una de las peores tragedias y actos de terror doméstico que hemos visto en El Paso, Texas”.

Mientras tanto el congreso estadounidense deberá demostrar que tiene  la capacidad de restringir las crueles políticas de esta administración hacia las familias migrantes, los tribunales de justicia  siguen siendo el único control institucional contra una catástrofe humana.

Ya desde hace décadas y desde 1980, las sucesivas administraciones han utilizado prácticas severas de detención, incluido el encarcelamiento de niños, para disuadir la futura inmigración. Es así como cuando se producen  momentos de mayor tensión política sobre la migración, el gobierno  opta repetidamente por hacer un corto circuito en el debido al proceso en lugar de extenderse para proteger los derechos básicos y los derechos humanos.

La norma en cuestión es otro taque cruel contra los inmigrantes. Su objetivo es permitir el encarcelamiento a largo plazo, con la potencial detención indefinida, de niños y familias en instalaciones con condiciones de abuso. El acuerdo de Flores tiene como fin proteger a las familias y a los niños que buscan una vida mejor, que se garantice se mantengan en condiciones razonables y solo en periodos de corto tiempo, siendo tratados con humanidad y dignidad. Está claro que la administración Trump reconoce en el tratado se reconocen y ofrecen a los inmigrantes derechos básicos y humanidad. La propuesta de eliminarlo está violando un acuerdo legal sino que pone en evidencia la intención de eliminar esta protección para que haga disuadir a los inmigrantes buscar el sueño de vivir mejor.

¿Cómo se puede pensar en esta época en que la detención de niños es una alternativa a la separación? ¿Alguien puede creer que la detención familiar indefinida es aceptable? Los niños deben estar lejos de las rejas y aún la misma detención de tiempos más breves es perjudicial para ellos.

Facebook Comments

4,250,623FansMe gusta
173,338SeguidoresSeguir
292,044SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -