es Spanish

Jordan Belfort: honor o vergüenza

 jordan belfort

Cómo conquistar al cliente, las claves para una venta exitosa, el arte de la persuasión, cómo cerrar un negocio, psicología del comportamiento y otros ítems  el “Straight line system” (sistema de línea recta) hacia la venta perfecta” “……

El seminario se avisó con publicidad en los Medios de Comunicación donde estos señores siguen la pauta de cómo ser mejores en negocios y en cómo ganar, ojala sin tanto esfuerzo. Y para ello nada mejor que contar con el mago del engaño: Jordan Belfort,.

Los ejecutivos y quienes pagaron entre 130 y 500 mil pesos para presenciar la charla en Casapiedra de  El Lobo de Wall Street, Jordan Belfort, se dieron el gusto de aplaudir a uno de los estafadores más importantes del mundo financiero hoy en día. Tuvieron el “honor” de estrecharle su mano. A otros, la gran mayoría de chilenos, esto es otro aporte a nuestra vergüenza.

Jordan R. Belfort antiguo broker o corredor de bolsa. Es célebre por haber sido acusado y declarado culpable por manipulación del mercado de valores, lavado de dinero y otros delitos relacionados con las altas finanzas. Hizo su fortuna mediante el engaño, creando empresas fantasmas y acciones inexistentes, para luego dejar en la miseria a quienes creyeron en la posibilidad de hacerse millonarios sin esfuerzo alguno.. Tal como lo muestra la película  sobre su vida brillantemente dirigida por Martin Scorsese y con Leonardo di Caprio, Belfort alcanzó la cima mediante la codicia, la vulneración de principios morales  haciendo de la amistad un eslabón para mentir, engañar, explotar la fe y la confianza en la transacción financiera. Cocainómano y adicto al sexo, este ejemplar se llena de dinero hoy dando charlas y asistiendo a seminarios como el realizado en Chile el cual convocaba con:

Chile es un país donde se ejerce la libertad de expresión. Se es libre de atender este tipo de charlas y puede ser hasta divertido darle la mano a un tipo que ha hecho del desprecio a la transacción financiera su máxima de vivir. Y pagó con cárcel por ello.

Belfort fue acusado en 1998 de fraude de valores, lavado de dinero y manipulación del mercado de valores. Tras colaborar con el FBI, fue encarcelado en una prisión federal durante 22 meses condenado por Pump and dump, un tipo de fraude que consiste en difundir un rumor con el fin de inflar artificialmente el precio de unas acciones a través de afirmaciones positivas falsas, erróneas o exageradas, con el fin de vender esas acciones compradas previamente a un precio muy inferior a un alto precio.

 Una vez que los operadores del esquema venden sus sobrevaloradas acciones, el precio cae y los inversores pierden su dinero. lo que se tradujo en una pérdida de 200 millones de dólares para los inversores. Belfort tuvo que indemnizar con 110,4 millones a sus antiguos clientes.jordan belfort di caprio

 De acuerdo con los fiscales federales y una sentencia de 2003, Belfort sigue en la obligación de restituir todo lo defraudado a sus víctimas. La sentencia le obliga a pagar el 50% de sus ingresos a los 1513 clientes que estafó. De los 11,6 millones de dólares que han conseguido recuperar sus víctimas, 10,4 millones proceden de la venta de propiedades decomisadas a Belfort. Esto significa que Belfort apenas ha devuelto un 10% de los 110,4 millones que debe devolver en concepto de indemnizaciones. O sea, sigue debiendo a sus victimas.

La presencia de este señor en Chile, la considerable asistencia al Seminario en casa de Piedra demandando y aplaudiendo su participación debería inquietar precisamente a quienes viven del gestionar negocios en el mundo financiero.. El país cuenta desgraciadamente con tipos de esta talla.El caso Cascadas es la copia del delito por el cual Belfort fue condenado. Ni Julio Ponce Leroux ni sus conspicuos socios han sido siquiera procesados.

Nuestras leyes adolecen de medidas drásticas para condenar sus acciones. Cárcel? Ninguno está en la cárcel. Belfort lo estuvo. Un punto a favor.. Los gestores de la sinvergüenza criolla  han enlodado la transparencia en el negocio financiero, y otros atributos que hicieron de este país un lugar donde se podía invertir y colocar dinero. Con todo esto, poco a poco, los chilenos presencian pasmados que su orgullo  de ser menos corruptos se desvanece.

Mas que haber pagado por escuchar la nuevas fantasías de Jordan Belfort habría que debatir cuánto esta sociedad perdió en manos de la codicia, cuántos valores violentados.. Una sociedad que trastoca sus principios morales, que los pisotea en el barro es una sociedad condenada a morir Lo hace en medio de la vergüenza de una gran mayoría de chilenos que día a día trabaja honestamente. Que no desea ser millonario sino obtener un justo salario para educar a sus hijos, tener casa y mejor salud. Y por cierto, ser medianamente feliz.

Facebook Comments

4,249,914FansMe gusta
172,228SeguidoresSeguir
291,827SeguidoresSeguir
16,509SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -