es Spanish

La verdad de las elecciones y raíz de malas decisiones

1381435_10201751605806202_1818651584_nNo voy a culpar al pueblo chileno por dejar en segunda vuelta a dos candidatas que no parecen ser la mejor alternativa, creo que el verdadero responsable de que la gente no le otorgue la importancia que merece la elección a conciencia de un Presidente, dice relación con el adoctrinamiento político del que Chile ha sido parte desde 1980.

Es tanta la falta de educación, que la sociedad no considera importante leer los programas de gobierno, ni informarse a qué se debe que “el costo del pan suba cada día”, siendo que los sueldos y las pensiones son vergonzosas en proporción a los recursos que un país como nosotros tiene.

Somos uno de los países donde se trabaja más horas al día, y por sólo migajas. Las personas llegan cansadas a sus casas, y es evidente que no quieren confiar en candidatos ni leer programas de gobierno que no entienden, debido a la carencia educacional de la que reitero, Chile ha sido víctima. La clase trabajadora prefiere buscar en la TV alguna distracción con el objeto de encontrar un poquito de calidad de vida, porque tiempo para deportes o pasatiempos no hay, y menos hay “plata” para invertir en ello, ya que hay que priorizar.

En estos dos días post primera vuelta, me he percatado de la constante recriminación que se hace a los chilenos por los resultados de estas elecciones. En las redes sociales como Facebook y Twitter, el común denominador son comentarios como: “la gente chilena es tonta que vota por los mismos de siempre!”. ¡No señores!!, La gente chilena no es tonta, la gente chilena ha sido mal educada.

Al 70% del país se le considera “mano de obra barata” para el beneficio de las 7 familias más ricas que se llevan el dinero obtenido principalmente de nuestros recursosnaturales, ganancias que por derecho nos corresponden a “todos” los chilenos.

Por favor entendamos que a los más ricos les conviene que la gente sea ignorante respecto de temas políticos, porque así siguen trabajando como esclavos que no exigen lo que por ser chilenos nos corresponde: Sueldos dignos, educación de calidad al alcance de todos, salud pública que cubra las necesidades mínimas y pensiones decentes. Todo eso es lo mínimo que el Estado debe garantizar como administrador de los recursos de nuestro país, pero nos han educado en un duopolio que enseña que todo eso hay que ganárselo. Una falacia, eso es un derecho, no un lujo.

Espero que estos próximos 4 años sean suficientes para que pasemos “el dato” a quienes no saben que la forma de obtener lo que como chilenos nos corresponde es cambiando la Constitución, para que el día de mañana podamos despertar en un país donde nos podamos sentir orgullosos y no avergonzados.

Los grandes responsables son todos los que han pasado por La Moneda y el parlamento sin modificar las normas que permiten uno de los sistemas más desiguales del mundo. Alianza y Concertación, no veo mucha diferencia en cuanto a la forma de administrar. Hago un llamado a votar AC en segunda vuelta y en un futuro, apoyar a pequeños partidos y candidatos cuyos programas sean en beneficio de todo Chile.

Amo mi país, pero odio que insulten a su gente por no saber elegir, entendamos que no nos han educado para elegir al correcto, sino que al políticamente conveniente para los bolsillos de unos pocos. Eduquemos pasando la voz.

Por María Jesús Bermúdez P.

Para su libre circulación.

Facebook Comments

4,251,024FansMe gusta
174,441SeguidoresSeguir
292,315SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -