Las políticas gubernamentales y el coronavirus

Por Daniela Arévalo
Publicado en

Columnas

0 0


El mundo comienza a demostrar las consecuencias de la cuarentena aplicada debido al coronavirus, en primer lugar vemos la recesión en la economía producto de la paralización de la industria en el mundo, también observamos como la fauna salvaje se está apropiando nuevamente de espacios que le habían sido arrebatados por los seres humanos, como aspectos positivos surgen la  solidaridad y además, la mejora en la contaminación del aire, el cual disminuyó de manera dramática la concentración de dióxido de nitrógeno, en países como China e Italia. Sin embargo, hay consecuencias que no son precisamente del virus Covid-19 pero que gracias a la situación generada se han puesto en evidencia.

 La pobreza como problema, se ha profundizado de manera dramática en países como Brasil, en el cual las medidas neoliberales aplicadas por el Gobierno de Jair Bolsonaro mezcladas con la precariedad en sus acciones para atacar la crisis sanitaria dejan a la vista la vulnerabilidad de las favelas de Río de Janeiro, en donde como medida regional el gobernador suspendió las actividades escolares por 15 días, muchos niños perdieron el acceso a la única comida fuerte que ingerían. Las medidas de prevención dictadas por la OMS son imposibles de cumplir pues el agua, ese líquido vital, no es un recurso disponible en las favelas. Por supuesto, debido a la paralización aparece el pánico pues muchas familias dependen de la actividad informal que realizan día a día para llevar alimento a su hogar. A esta situación se suma que en vista de la ausencia de medidas efectivas por parte del Estado, las bandas de crimen organizado han instaurado un sistema de “toque de queda” y regulación de los desplazamientos. Pero esta problemática también se vive en países del llamado primer mundo, por ejemplo España, donde los ciudadanos de los sectores más pobres temen morir de hambre antes de infectarse del virus, mientras el Estado no desarrolla políticas efectivas para bridar la atención necesarias a estas personas que viven de trabajos informales y resuelven su alimentación día a día.

En el campo de las acciones tardías frente a la pandemia, se encuentra Gran Bretaña, el cual ocupa un lugar en entre los diez países con más casos reportados y de los seis primeros en la cifra de muertes, no fue hasta este lunes 23 de marzo cuando el primer ministro Boris Johnson, aplicó medidas severas y acordes a la situación.

Otro caso que también llama la atención es el de el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien insiste en que la economía no puede paralizarse por lo que, según su criterio, es un virus simple que pasará con la llegada del calor (hipótesis que no tiene aval científico), a pesar de que la cifra de contagiados en el país es realmente alarmante, según los datos oficiales ascienden a 65 mil los casos  positivos en territorio norteamericano. Por otra parte, bajo esta misma tendencia podemos mencionar al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quién hasta hace pocos días hacía llamados a la población para que saliera a los restaurantes porque eso ayudaba al mejoramiento de la economía y fue hasta el este jueves 26 que fue decretado el cierre de los comercios.

Existen también naciones en el cual el uso de medidas preventivas ha resultado exitoso en la disminución del riesgo de propagación, un gran ejemplo es Rusia, que comenzará la jornada de cuarentena en toda la nación a partir de este jueves 26 de marzo, garantizando trabajos y salarios, ha cerrado el tráfico aéreo y está desarrollando una vacuna que se encuentra en su segunda fase experimental.

Por último, nos encontramos con países que destacan por su heroicidad al enfrentar esta adversidad en medio de graves conflictos externos y externos, en principio mencionaremos a Cuba, isla que ha sido asediada económicamente por Estados Unidos y sus políticas injerencistas. Además de aplicar políticas efectivas para la contención de la propagación del virus, ha mostrado su cara más humana, al hacerse responsable de un grupo de turistas británicos que se encontraban confinados en un crucero pues las naciones no le permitieron atracar en ningún puerto por temor a la presencia del Covid-19 en la nave.

Venezuela, además de sortear las sanciones criminales impuestas por la administración Trump, debe luchar con el conflicto interno provocado por los líderes de la oposición y sus continuas conspiraciones con el Gobierno colombiano, a pesar de ello ha mantenido controlada la cifra de contagios en  106  casos confirmados y aún no presentan víctimas fatales. Todo esto haciendo uso de medidas preventivas como el despistaje ampliado y con la ayuda de sus aliados de Rusia, Cuba y China.

El coronavirus 2019 ha intensificado las posturas políticas y gubernamentales de las naciones, hemos visto como diversos líderes de Estados han pretendido aplicar una política de indiferencia que solo conducirá al exterminio de los más pobres, mientras que otros han afianzado su postura más humana y han dejado ver al mundo que la solidaridad, la cooperación y la ayuda mutua son las claves para superar cualquier vicisitud que se presente.

Compártelo

Comentarios