es Spanish

Movimientos Sociales: Vanguardia del proceso de cambio

“Paradójicamente, en estos campos que son sede de una revolución permanente, los productores de vanguardia están determinados por el pasado hasta en las innovaciones previstas para superarlo, que están inscritas, como en una matriz original, en el espacio de las posibilidades inmanente al propio campo”. (Pierre Bourdieu: Razones prácticas sobre la teoría de la acción, p.70)

En Bolivia en los últimos años existió un proceso de crisis en el sistema político y se cuestionaron a las instituciones, la realidad nos transporta a escenarios propios de las revoluciones, es por eso que la sociedad civil como multitud se expresó de distintas formas, en la realidad boliviana esta multitud se expresó a través de los movimientos sociales, los cuales se opusieron al Estado y cuestionaron muchas de las decisiones emanadas en las esferas gubernamentales.

Hoy en día el contexto democrático es muy diferente en el cual la multitud o el movimientos sociales al que queremos denominar se ha orillado a un camino democrático, acompañado de un gobierno democrático, donde dirime, se acerca y juega con las instituciones de la sociedad, está claro que se identifica con un componente esencial que nos separa de los efectos de la multitud, y es que la construcción de los movimientos sociales en la política es para las identidades colectivas de nuestros tiempos, el pluralismo político, lo que se vive y los fuertes componentes de autoconciencia de las sociedades modernas. No cabe duda que si queremos entender a los movimientos sociales en la realidad boliviana debe estar distante de las conjeturas de la post-modernidad y aterrizar sobre los fenómenos concretos y la lucha que están protagonizando están encerradas en un escenario de crisis institucional.

Los movimientos sociales en la política boliviana se han convertido en las estructuras de rescate de lo nacional, la cultura y lo propio, extra-poniéndose a lo extraño y descubriendo los principales males y problemas. De ese modo se tiene alta legitimidad que se ha posicionado detrás de la sociedad altamente fragmentada y con un discurso que identifica como enemigos a los que están en contra de la nueva y refrescante visión pluralista.

Un gobierno de movimientos sociales

El Estado es la sociedad jurídicamente, políticamente organizada, por lo tanto para mantener esa organización se adueña del monopolio coercitivo, de la administración, de lo público que vendría a ser el gobierno.

El movimiento social es la multitud, es la organización social, y tiene características que le son inherentes, tiene una estructura de movilización y un sistema de decisiones, de deliberación, de tareas, de jerarquía y mandos que hacen posible llevar adelante sus acciones públicas.

El gobierno de movimientos sociales, es la concentración y descentralización de decisiones. Los circuitos representativos han sido capturados por la realidad cultural, los movimientos sociales han construido la nueva forma de construir un discurso de, acción y realidad política en estos últimos momentos, también los ámbitos de decisión se han escudado en su fuerza, y han logran institucionalizarlos como multitud activa, y la característica activa que representa tener una potencia y determinarse por un devenir articulando una fuerza en movimiento que modificaría las estructuras de la sociedad, es decir que estos movimientos sociales han logrado pertenecer latente y vigilante, con un eje articulador que vuela a encender el fuego de la acción.

El Gobierno de movimientos sociales atraviesa esa serie de concentración y descentralización, de monopolización y socialización de acciones, de decisiones, las decisiones las toma el pueblo articulados en los movimientos sociales.

Por eso como conclusión desde la acepción de movimientos sociales nace a la luz en la esfera boliviana, hemos tenido una presencia de procesos complejos, los cuales son liberadores de muchas estructuras, culturales, políticas. Estas acciones ha complejizado las estructuras de la realidad, manteniendo forzadas a las estructuras de la sociedad. Pero la sociedad no ha sido revitalizada de una corriente creadora, con potencia para establecer pautas en las que los procesos políticos son la respuesta. Lo que ha logrado es una confusión en las intervenciones del Estado y sublevación del Estado hacia las peticiones y órdenes que los movimientos sociales requieren.

Por Sergio Salazar Aliaga

Estudiante de Derecho y activista boliviano

Facebook Comments

4,250,495FansMe gusta
173,198SeguidoresSeguir
291,994SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -