OPINION

La ley Longueira contradice el “signo” de Jesús de la multiplicación de los peces

El Papa ha afirmado que el  milagro con que Jesús multiplicó los panes y los peces No es magia y que “Simplemente los panes no se acabaron”
Publicado en

Columnas

0 0


El Papa ha afirmado que el  milagro con que Jesús multiplicó los panes y los peces No es magia y que “Simplemente los panes no se acabaron”. Por el contrario en Chile, el poder y la ambición demencial de las 7 Familias les permitió a estos apoderarse de todas las cuotas de pesca, y simplemente acabarán con el pan y los peces para más de 100 mil pescadores artesanales y  para un centenar de Pyme y emprendimientos de innovación,  que fueron desterrados a sobrevivir con migajas.

Durante el pasado gobierno de Piñera, éste junto al Congreso establecieron que las cuotas de pesca por cerca de dos millones de toneladas por año, de nuestras principales pesquerías, quedaran por ley concentradas en manos de las 7 Familias, corrupción que a Bachelet no le incomodó y por lo mismo no hizo nada por anularla. Por ello para Carlos Peña, rector de la UDP, la ley de pesca aprobada por senadores y diputados, fue un remedo de mal gusto para suplantar lo hecho por Jesús : “Fue un perfecto regalo regulatorio, una pesca bíblica, milagrosa, en la que el Congreso cumplió el papel de Jesús y las empresas el de muchos Pedros agradecidos”.

“Simplemente los panes y los peces no se acabaron” afirmó el Papa. Sin saber que en Chile ha ocurrido justo al revés, ya que los peces han sido devastados por las 7 Familias con la complicidad del Estado. De allí que si el Papa pide el listado de peces agotados y sobreexplotados encontrará que ello es insólito, y peor será, si se entera que desde hace cinco años existe la Ley Longueira, que dice se promulgó para proteger la sustentabilidad, sin embargo sus resultados al respecto, son catastróficos, ya que a partir de su entrada en vigencia las pesquerías AGOTADAS pasaron de tres a NUEVE, con la complicidad de los pseudo “Comité Científicos”, que han justificado en fines científicos, entre otros, la manipulación de la condición de agotada de la merluza común, para mantener su explotación intensiva que beneficia a las 7 Familias. Ahora la corrupción, es parte de la ley, según se puede concluir.

A la par, los Salmoneros, lanzan 500 mil litros de antibióticos por año a los mares de la Patagonia, con la complicidad de SERNAPESCA, SUBPESCA y gobiernos de turno, y contaminan uno de los territorios con mayor biodiversidad del planeta, , desencadenando la destrucción de su vida marina (fitoplancton y zooplancton). No dejando lugar a duda que para los Salmoneros y para el presidente de su Asociación empresarial, Felipe Sandoval, demo-cristiano, su Dios es el Dinero.

El Papa dando cuenta de su compromiso con la verdad, ha dicho: “Respecto a los panes y los peces quisiera agregar un matiz: no se multiplicaron, no, no es verdad”. Pero a los demo-cristianos, Pablo Berazaluce Subsecretario de Pesca y a Rodríguez Grossi, Ministro de Economía, practicar la verdad les resulta una pérdida de oportunidad para manipular la realidad y hace poco multiplicaron el consumo de peces de los chilenos hasta los 13,5 kilos per cápita, aunque esa misma cartera, durante el pasado gobierno de Piñera había reconocido en otro estudio, también con platas públicas, que el consumo era de apenas 6,9 kilos per cápita.

El ha dicho: “Cuidado con los hipócritas. Se disfrazan de buenos”. Pareciera ser el caso de Angellini, el que a cambio de donaciones obtuvo de la principal Universidad Católica del país que su nombre sea destacado entre sus instalaciones. Este es dueño de Corpesca procesada por corrupción por el Ministerio Público, la principal beneficiada con la Ley Longueira, con casi un millón de toneladas por año de anchovetas, que corresponde a cerca del 100% de su cuota de pesca.

Pedimos al Papa que durante su estadía en Chile No acepte banquetes institucionales ni privados, preparados con PECES en condición de agotados o sobreexplotados, ni menos de salmón que se engorda en medio de la destrucción de la vida marina y del medioambiente de la Patagonia.

Pablo Fernando González, PYME Innovación

 

Compártelo

Comentarios