Sobre el Estallido Social y nuestra fuerza ancestral

Por Mayda Plant, escritora y tallerista
Publicado en

Columnas

0 0


Revisando mis distintos textos expuestos en mi cuenta de Facebook hoy, justo a 10 meses del maravilloso Estallido Social de octubre de 2019, di con éste.

Debido a todo lo que ha sucedido este tiempo: estallido, acuerdo por la paz, pandemia, desempleo/hambre y justificado descontento producto de un sistema económico/social profundamente desigual, es menester recordar que aún así la Lucha debe continuar y desde las distintas tribunas que permite el COVID-19. Sumado a esto, creo esencial realzar la extensa y eterna Lucha mapuche contra todo el aparato opresor amparado principalmente por el Estado chileno, y es más que todo por esto último que deseo exponer tal opinión a modo de reflexión conmemorativa y, asimismo, porque estamos a poco más de 2 meses de llevar a cabo el acto cívico más importante desde la elección que dio paso al retorno de la democracia en Chile: el plebiscito por una nueva Constitución hecha por y para la ciudadanía completa.

27 de octubre de 2019:

Llevamos 1 semana y 2 días del estallido social en donde el país al fin despertó y esta imagen fue tomada justamente en #LaMarchaMásGrandeDeChile a 1 semana exacta de esta revolución. Algunos lo llaman “Movimiento del 18”, “Movimiento de los 30 pesos”, etc., que la Historia evalúe después. Yo sólo quiero ser clara y muy respetuosa con este mensaje.

Recuerdo que en medio de las manifestaciones en Ecuador y a pocos días del gran estallido chileno, una tarde tomando té blanco en un café de Buin con un amigo dirigente sindical, le comentaba lo impresionante que me parecía el power de los ecuatorianos: luchando a full en las calles, sin miedo, hasta conseguir sus peticiones. Di mi teoría del caso “¡Estos locos luchan así porque son indígenas! Nadie más que un indígena pelea con tanto esmero y sin miedo al opresor ¿Por qué? No lo sé, debe ser ese “algo” que llevan consigo de tiempos ancestrales: convicción, honor, no dejarse avasallar, etc.”
Mi amigo me miraba con cara pensativa.

Soy una simple escritora de 31 años, madre de un pequeño de 5 llamado Lautaro y creo con firmeza en mis ideales, mi opinión (como la de todos) es sólo mi percepción del mundo y ni se acerca a la cátedra ni tampoco pretende serlo (ojalá nunca llegar a ello, en todo caso). Sin embargo, el despertar de Chile, del chileno y la chilena común, creo que se gráfica notablemente en esta imagen que la encabeza la bandera de la imbatible nación mapuche. Pienso que esta apertura de conciencia, el #ChileDespertó es sencillamente el recordar muy profundamente nuestros orígenes: la sangre mapuche que corre por las venas enojadas de todos los chilenos que hoy con los ojos ultra abiertos decimos BASTA de abusos y represión, y lo demostramos combatiendo cuerpo a cuerpo, honrando a nuestros ancestros en este proceso de cambio radical por un país realmente justo con TODOS quienes lo habitamos. TODOS.

Y me atrevo a ir más allá: no por nada el primer escudo patrio en el proceso de Independencia Chile/España mostraba con orgullo a una pareja mapuche y consignaba, entre otras frases “Post Tenebras Lux” (Después de las Tinieblas, la Luz), demostrando ya la admiración a estos guardianes de la tierra (¿Por qué olvidamos nuestro origen tanto tiempo?).

Es verdad: hay horrores, torturas, muertes que ameritan ser pagadas AHORA con todo el rigor de la ley, pero a la vez existe esta emoción gigante cuando pienso en que el despertar de Chile pudo estar inspirado en la incansable lucha del mapuche, verdadero dueño de la tierra y del espíritu combativo e intuitivo.


Les debemos y les agradecemos por ser escuela, maestros de vida.

MARICHIWEU

¡Venceremos!

Mayda Plant

https://www.elciudadano.com/prensa-libre-donaciones-a-el-ciudadano/

Compártelo

Comentarios