Sobre la represión, contra la represión en Aysén

***Nulo resguardo estatal, mientras la gobernadora de Aysén, Felisa Ojeda, se desmarca de tal instrucción a las tropas, y la intendenta no aparece si quiera dando alguna explicación de tal represión Hemos visto que la represión en nuestra gente no ha sido sino un arma ante la falta de voluntad, de manejo político y la […]

Por Director

Publicado en

Columnas

0 0


***Nulo resguardo estatal, mientras la gobernadora de Aysén, Felisa Ojeda, se desmarca de tal instrucción a las tropas, y la intendenta no aparece si quiera dando alguna explicación de tal represión

Hemos visto que la represión en nuestra gente no ha sido sino un arma ante la falta de voluntad, de manejo político y la evidencia de su pretensión de avasallarnos, como antaño -nos cuentan nuestros padres y amigos- sucedió en el oscuro momento de la dictadura.

Comprendo que el gobierno se sienta sobrepasado por una población de 105 mil habitantes,repartidos en un kilometro cuadrado por persona aproximadamente, gente fuerte, que hemos tenido que lidiar a diario con la naturaleza, expuestos día a día, año a año, a nuestra propia pequeñez ante la omnipotencia y ommipresencia del agreste clima.

Acá aprendemos a diario. Conocemos a nuestra gente. Si hablaban de los seis grados de separación, acá esos grados se reducen a uno o dos. Podríamos decir que somos todos una gran familia en comunión, una comunión que se siente cuando en las marchas y manifestaciones reímos y conversamos, analizamos lo que sucede, nos da vergüenza la labor que cumplen esos armados hasta los dientes, nos convocamos nuevamente para seguir luchando, con la presencia, con el alma, sin el orgullo herido, con la paciencia que sólo enseña este aislamiento y soledad. No somos sino la proyección de nuestra propia naturaleza, acá que vivimos expuestos y permeables a lo impredecible que acontece cuando no sabemos cuándo se detendrá la nieve, el viento, los temporales, los caminos cortados hacia otros pueblos.Aún así, Sabemos que no estamos solos. Chile, no estamos solos! Levántate País!

Los hemos sobrepasado porque hemos resistido, tal cual como los músculos con grados bajo cero. Nos hemos reunido con hambre y sueño, con carencias, pero con sólo una certidumbre: DIGNIDAD. Curiosamente, pese a que alrededor de una semana se abrieron los caminos, el desabastecimiento sigue siendo un tema que actualizamos a diario. Pasamos el dato sobre dónde hay tal o cual producto, qué servicio está funcionando, comprendiendo que todos los días de nuestra agenda se ven modificados por las últimas novedades de la mesa de diálogo. Agendamos una diligencia y nos encontramos con una manifestación, nuestros pies siguen a nuestra gente, todo lo podemos hacer en otro momento.En este momento el fin es mayor: nuestra gente, la que está y la que ya ha partido, y que forman parte de la pequeña e intensa historia que nos enseña una identidad.

No es un desfile, es la represión en Coyhaique.
14.mar.2012

Nada nos importa más ahora que se resuelva esta intrincada discusión en la que el gobierno ha quedado encerrado en sus propias trampas. Han demostrado su propia cobardía, patente insulto el de ayer, 14 de marzo, que citan a los dirigentes a reunión en la intendencia, y ellos viajan desde Aysén, dejando a sus familias en los piquetes y punto cero, quienes son atacados (no hay otra palabra más que ataque para tal cobardía), dejando heridos a mujeres y ancianos, atacando a los bebés, irrumpiendo en las casas, llevando detenidos a vecinos que protegían sus casas con planchas de zinc ante el nulo resguardo estatal, mientras la gobernadora de Aysén, Felisa Ojeda, se desmarca de tal instrucción a las tropas, y la intendenta no aparece si quiera dando alguna explicación…de tal represión, de por qué las FFEE se toman los hospitales e impiden la atención de los heridos, pregunto entonces ¿no será apropiado otorgar fuero a quienes resguardan la salud? ¿no será hora de establecer un punto de tregua con la atención de heridos, en vez de discutir en el Congreso la ley Hinzpeter, una ley de suyo, prohibitiva del elemental derecho a la libertad?

Mientras tanto, en Coyhaique, unas 400 personas éramos intimidadas por un contigente policial que superaba los 100 efectivos, 4 carros de carabineros, 2 vehículos lanzagases, un lanzaaguas, más el bus de imputados que traslada -a su vez- a aquellos “extranjeros” de las tropas fuerzas especiales. Esos mismos que cuando andan de civil son reconocidos por su manera de vestir, de hablar, porque acá “todos nos conocemos”. Esos mismos que nos violentan, que se infiltran, son los mismos que preguntan dónde está tal o cual lugar turístico, a los que respondemos con el cariño y atención característica de nuestra tierra: nuestra capacidad de hablar, la oralidad que tenemos instintivamente de la cultura de la pampa y de nuestros pueblos originarios.

Sin embargo, no deseo dejar en última instancia, mi vital reclamo como comunicadora, como periodista, como ser humano y como patagona,e l hecho de que esta mañana hemos despertado sin servicio de internet, con una interrumpida señal de celulares, sin dinero en los cajeros automáticos. Anoche llamó una de las dirigentas, Edilia Naiman, a Claudia Torres, al programa nocturno que nos informa y protege, de la radio Santa María, para informar de la marcha “anti represión” del día de hoy y que se unirá a la de los estudiantes, entonces la luz se corta en casi toda la ciudad. Mi rol como comunicadora trasciende el miedo y pretende una objetividad que se enfrenta con cadenas de tv abierta y periodistas que no informan debidamente. Preocupada, llamo a Edilia, y ella me dice con sólo 5 litros de petróleo y el programa de la Santa María puede salir de nuevo al aire. Edilia estaba reunida con otros participantes del movimiento, le pedí que se encerraran donde estuvieran. Sabemos que quienes cortan la luz son ellos mismos, que utilizan la estrategia para atacar. Era algo más de las dos de la madrugada. Sé que el hospital está sitiado, a pesar de haber doble turno por los heridos. No puedo salir a la calle. Simplemente, el asunto es: no quiero que me golpeen ni menos desaparecer. Ya me han dicho un par de veces que no hable nada por el celular, que no ande sola, que me cuide. Ya hemos aprendido una serie de códigos. Hemos vuelto a la visita en persona para poder informarnos y ver el modo de replicarlo. No tengo miedo, esta es mi tierra. Este mediodía llamo a Edilia, reiteradas veces por la falta de señal celular, hasta que doy con ella, mientras ella sin cansancio: en las poblaciones repartiendo comida y preocupada por áquellos que no tienen…pues el tema del desabastecimiento en las familias no tiene que ver sólo con lo que no llega, sino con el dinero que no aparece por los días no trabajados. Es por esto que en la ANEF se han concentrado los esfuerzos para coordinar y procurar todo aquello que resulta básico para cualquier comunidad que se precie de tal. También, producto de la represión y sus consecuencias, la ANEF ha solicitado voluntarios que sepan de primeros auxilios, además de inhaladores.

Sinceramente, sin querer mostrar un pesimista escenario, creo que uno de los pasos siguientes podría ser hacer desaparecer misteriosamente a nuestros dirigentes o familia. Por eso lo digo. Para que todos, toda la opinión pública, todos los chilenos, se mantengan atentos a los hechos acontecidos en nuestra tierra. En este momento, los patagones representamos a todos los chilenos, en las mismas demandas, con la misma pasión que nos levantamos por dignidad, con el ímpetu de pensarnos indestructibles, manifestarnos vulnerables. No así sentirnos ganadores. Ya va un mes y un día, el gobierno desea agotarnos y provocarnos al hacer daño a nuestras familias y amigos. Pese a la voluntad y diligencia puestas, aún no recibimos ninguna respuesta. Más bien, vemos a un gobierno que no llega a reunión, so excusa de la violencia que ellos mismos han generado en Pto Aysen. Para nosotros no tienen argumento. No tienen nada, se les fue en collera che. Vemos a un gobierno que tiene a su servicio unos medios de comunicación que nos sindican como delincuentes, como “unos pocos llenos de maldad”, como unos brutos violentistas. Mientras el ministro y comitiva salen escapando temprano de regreso a Santiago, desde el regimiento donde se alojan, tal cual lo hicieran hace un par de semanas…cuando tampoco tenían nada y quisiera aplicarnos las Ley de Seguridad Interior del Estado.

Si es necesario, iremos a caballo donde sea a golpear puertas por soluciones. Sí, buscaremos el modo de romper el cerco informativo, buscaremos a ong´s de derechos humanos para que condenen la repudiable actitud del gobierno hacia nosotros los patagones, que hemos dado de nuestro cariño, de nuestros talentos, de nuestras virtudes, de nuestras ideas, de nuestra colaboración, de nuestro sueño, a este movimiento que continúa…no se puede hacer callar a un pueblo, menos aún cuando las bombas siguen zumbando en nuestros oídos.

Por Ivonne Couñecar

Compártelo

Comentarios