es Spanish

Todo por la imagen

Los resultados de la encuesta del CEP, correspondiente a junio-julio de 2010, constataban que la popularidad del presidente Piñera, esto es, que el porcentaje de aprobación a su gestión era tan solo de un 45%. Ahora si este resultado es comparado con el alto porcentaje de popularidad de la ex presidenta Michelle Bachelet, de seguro que no le ha sentado muy bien, y me arriesgo a pensar que su comité asesor y de imagen se ha llevado más de un tirón de orejas.

No es novedad que Piñera ha sido, es y será un empresario astuto. No entraremos aquí a preguntarnos por el cómo hizo su fortuna, damos por descontado que eso es algo conocido por todos. Su astucia se vale de cualquier cosa con tal de sacar algún rédito a su favor. Para desgracia de muchos, unos mineros quedaron atrapados en la mina San José. Para gracia de otro, la mejor oportunidad para levantar la imagen, su imagen. Su alma de empresario ha sabido sacar rentabilidad a una desgracia para lavar y levantar su imagen de ‘líder’ en esta nueva forma de gobernar. Con todo, el único que ha ganado con esta desgracia es él. Esta desgracia minera, libre y aséptica de todo germen político, le ha venido muy. Ocupa una desgracia de 33 mineros para ocultar, silenciar y condenar al olvido la huelga de 32 mapuches. ¿Has movido una pala de tierra para ayudar a los mineros?, ¿Cuántas veces se ha acercado Piñera a hablar con los mapuches?, ¿Cuántas misas ha pedido celebrar en La Moneda por este tema?, ¿Cuántas mesas de diálogo ha celebrado con estudiantes, trabajadores o pobladores? ¿Le sirve alguno de estos problemas de Chile para salvar su imagen?. Todo por la imagen, se muestra sonriente y preocupado, pensado sólo en la próxima encuesta y en cuanto subirá su aprobación.

Para su desgracia, otro incidente puede tirar por tierra los beneficio obtenidos a través de la desgracia de los mineros. La aprobación de la instalación de dos centrales termoeléctricas en Punta de Choros. Aprobación que contó con el voto de 15 de personas que fueron puestas en sus cargos por el mismísimo presidente, y por lo tanto cuentan con su absoluta confianza. Según muchos recuerdan, durante la campaña presidencial Piñera sostuvo que en una entrevista con el periodista Amaro Gómez-Pablo que en su gobierno “se opondrá a todas las plantas termoeléctricas que atenten gravemente contra la naturaleza, las comunidades y la calidad de vida” y no sólo eso, sino que también se encargaría de  “promover las energías limpias y renovables”. Cuando la ciudadanía hoy le reclama cumplir con su palabra, Piñera vuelve a temer por su imagen.

Por ello la ministra vocera de gobierno, Ena Von Baer, rápidamente van en auxilio de la imagen presidencial haciendo la siguiente reflexión: que el presidente Piñera tiene un compromiso con el medioambiente, y que cumplirá con su palabra.” Y en un análisis del discurso eso es correcto. Piñera sostuvo que su oposición irá contra toda termoeléctrica que atente, y pone un énfasis superlativo “gravemente”, contra  la naturaleza, las comunidades y contra la vida. Y es en lo que ha insistido en recalcar la vocera de gobierno. Con ello quiere salvar la imagen del presidente de gobierno destacando el “compromiso” con la ciudadanía. Pero deja abierta la posibilidad a la instalación de las termoeléctricas en Punta de Choros o en cualquier punto del país, siempre y cuando, y este es el qué del asunto, cumplan con todos los requisitos exigidos por la Conama y otro organismo internacional e independiente.

Piñera está con las termoeléctricas y sólo, para mantener limpia su imagen, exigirá, quizás algún otro informe. Jurará una y mil veces que defiende todo lo que la opinión pública quiera escuchar, con tal, insisto, de mantener en alto su imagen y su seudo proyecto de una nueva forma de gobernar. La lucha contra las termoeléctrica será a largo plazo. Se juega con el tiempo a su favor. Cuando la prensa deje de prestar interés a este tema, la mayoría de la gente tendrá la idea de esta lucha, y como ha pasado con otras tantas más, como un lejano recuerdo. La lucha es a tiempo y en el tiempo. La resistencia puede dar la victoria. Habrá que exigir, entonces, que nos enseñe cuáles son los planes del gobiernos en torno a temas de energías renovables y limpias que tiene en carpeta. El problema es que no hay carpeta de esos temas, en eso consiste la nueva forma de gobernar: mentir, mentir que algo quedará.

Por Martín Ríos López

Facebook Comments

4,249,903FansMe gusta
172,228SeguidoresSeguir
291,828SeguidoresSeguir
16,509SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -