Venezuela. Un año más vivido peligrosamente: calendario de ataques y victorias

Por Geraldina Colotti / Resumen Latinoamericano
Publicado en

Columnas

0 0


Durante su programa Con el Mazo Dando, del pasado 16 de diciembre, el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, recapituló las etapas de los atentados de la derecha contra el socialismo bolivariano durante 2020. Un año incandescente.

Enero de 2020: «¡Un balbuceo te enterrará!»

La farsa había comenzado en enero de 2019 cuando, para los consternados periodistas que se cuestionaban entre sí para entender lo que había dicho, se había presentado un treintañero sin historia que, entre un balbuceo y otro, se había autoproclamado. «presidente interino» de Venezuela. Después de escuchar varias veces las grabaciones, salió un estribillo, que los medios internacionales continuaron repitiendo también a lo largo de este año, aunque con menos entusiasmo a medida que se desvanecía la posibilidad de concretarlo: «Fin de la usurpación, gobierno de transición, elecciones libres”.

Un teatro grotesco y surrealista, en el que las democracias tan «avanzadas» que tuvieron que ser exportadas con bombas, lucharon por reconocer a un señorito al que nadie ha elegido, y que en cualquier otro país habría acabado en la cárcel o en el asilo psiquiátrico. Bajo la presidencia de Guaidó, desde el parlamento «en desacato», que ya se había convertido en el centro de desestabilización de los demás poderes del Estado, se intentó acelerar el colapso del país, en un crescendo de medidas ilegales coercitivas y unilaterales que debieron provocar una revuelta contra el Gobierno. A pesar de la multiplicidad de los ataques a la revolución bolivariana, nada de esto había ocurrido al final del mandato de Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional.

Sin embargo, el autoproclamado no tenía intención de respetar la regla de cambio interno, decidida por la oposición cuando, por mayoría, el Parlamento nombró presidente a Luis Parra, el 5 de enero de 2020. El autoproclamado y su pandilla luego crearon un parlamento falso que continuó «legislando» en un edificio, donde Guaidó, cada vez más mal visto por sus propios compinches, continuó balbuceando su estribillo en beneficio de sus padrinos occidentales.

Febrero 2020: de la calle a la justicia internacional

Durante la gran marcha en apoyo a los trabajadores de la aerolínea nacional Conviasa, golpeada por nuevas medidas coercitivas ilegales por parte del Gobierno de Estados Unidos, a pedido de la extrema derecha venezolana, el presidente Maduro anuncia: “Denunciaremos a Trump ante la Corte Penal Internacional por delitos de lesa humanidad contra la población civil”. La solicitud, presentada a los jueces de la CPI en La Haya por el canciller Jorge Arreaza, será ilustrada a los periodistas durante una conferencia internacional. Ningún país había presentado hasta entonces una denuncia similar ante la CPI, órgano que actúa directamente contra las personas y no contra los Estados y que, en el preámbulo del Estatuto de Roma, regula los crímenes de lesa humanidad contra la población civil en el artículo 7.

La campaña de carnetización al PSUV, en solo 5 semanas, cuenta con un millón de afiliados más.

Trump anuncia un recorte del 50 % en el aporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), prefiriendo destinar los fondos de prevención científica de USAID a la desestabilización de Cuba, Venezuela y Nicaragua. Desde Estados Unidos, el excomisionado Simonovis amenaza: Maduro, Cabello y Tareck El Aissami terminarán como Soleimani, el general iraní asesinado en enero por drones estadounidenses.

Marzo: Coronavirus y coronagringos. Estados Unidos pone precio a la cabeza de Maduro

Trump pide al Congreso de los Estados Unidos que extienda el decreto ejecutivo de Obama por un año más, ya agravado por una larga lista de órdenes ejecutivas que luego promulgó el propio magnate, de más «sanciones» a Venezuela. Maduro denuncia que Trump «intenta provocar una guerra con Brasil».

En Táchira se incauta gran cantidad de armas y explosivos procedente de Colombia a un grupo de paramilitares que han ingresado a Venezuela con intenciones desestabilizadoras.

Un nuevo llamamiento a la plaza, lanzado por el «autoproclamado», fracasa.

La pandemia de coronavirus, negada por Trump y Bolsonaro, estalla en el mundo.

Trump ofrece una recompensa de 15 millones de dólares por las cabezas de Maduro y otros líderes bolivarianos, y declara a Venezuela un «narcoestado».

Abril: La flota estadounidense frente a Venezuela

Con el pretexto de combatir el narcotráfico, Estados Unidos envía una flota multinacional a las costas de Venezuela y México. El barco Resolute embiste al guardacostas venezolano Naiguatá y lo hunde.

El Gobierno de Estados Unidos declara su voluntad de levantar las «sanciones» si se forma un Gobierno de transición en Venezuela del que tanto Maduro como Guaidó están excluidos.

Maduro activa el Consejo de Estado, órgano de emergencia previsto por la Constitución Bolivariana. El presidente de la Asamblea Nacional, Luis Parra, en nombre de la oposición no golpista, firma el nuevo llamamiento a la unidad nacional que rechaza cualquier tipo de injerencia externa.

En Estados Unidos, el COVID-19 provoca una grave crisis económica que también es una crisis política y que se refleja en el ámbito militar, donde hay más de 3.000 infectados.

Mayo: pescadores cantan «Bella Chuao»

La cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), la segunda organización más grande después de la ONU, integrada por 120 países, se realiza en línea y debate con la ONU y la OMS.

Los pescadores del pueblito de Chuao, junto con las fuerzas gubernamentales, frustran un intento de invasión, llevado a cabo por 300 mercenarios procedentes de Colombia. Entre estos, contratistas de la firma de seguridad privada Silvercorp, vinculada a la administración estadounidense. Se trata de la operación Gedeón, financiada —como se descubrirá poco después— por la pandilla Guaidó. «Trabajo, salud, arma», dijo el 1 de mayo el presidente Maduro, invitando a la clase obrera a tener sus armas al alcance, para la defensa integral de la nación.

Citando fuentes dentro de la inteligencia colombiana, Maduro acusa al Gobierno colombiano de Iván Duque de querer infectar intencionalmente a Venezuela a través de migrantes que regresan al país.

En Estados Unidos, un policía blanco mata al afroamericano George Floyd, provocando una ola de indignación mundial. Trump acusa a Maduro de liderar las protestas del movimiento Black Lives Matter.

Más de 60 países de tres continentes, incluidos EE. UU., Canadá y Japón, la Unión Europea más Suiza, junto con ONG y organizaciones internacionales como la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para Migración (OIM), aportan más de 2.500 millones de dólares a países que «ayudan a los refugiados venezolanos».

Venezuela denuncia ante la ONU el robo de sus empresas extranjeras, como Citgo y Monomeros, y la incautación o congelación de sus fondos por 50 instituciones bancarias en 26 países.

Junio: Sanciones y fake news contra Venezuela

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) anuncia la nueva composición del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Una investigación tremendamente manipulada por el diario español de extrema derecha ABC afirma que, en 2010, Hugo Chávez envió 3,5 millones de euros al Movimiento 5 Estrellas en Italia.

El Consejo Europeo sanciona a otros 11 funcionarios del Gobierno bolivariano. Entre ellos, además de la primera vicepresidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Tania Díaz, está el presidente del Parlamento, el opositor Luis Parra.

Maduro pide a la embajadora de la Unión Europea, Isabel Brilhante, que abandone el país dentro de las 72 horas, denunciando el nuevo acto neocolonial de injerencia de la UE, también tras las revelaciones del Wall Street Journal según las cuales la embajada española había contribuido a la Operación Gedeón.

Julio: Maduro quiere diálogo, EE. UU. y UE lo rechazan

Una llamada telefónica entre el canciller venezolano, Jorge Arreaza, y el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, y la firma de un comunicado conjunto devuelven la crisis entre el Gobierno bolivariano y la Unión Europea.

Estados Unidos impone sanciones a otros dos funcionarios venezolanos. Elliott Abrams dice que financiará una campaña mediática masiva contra la Venezuela bolivariana. Al mismo tiempo, asegura haber mantenido conversaciones con la delegación noruega que se dirigió a Caracas.

Agosto: el chavismo pierde a Darío Vivas

La Corte Suprema de Justicia de Colombia ordena arresto domiciliario del expresidente Álvaro Uribe, acusado de fraude y corrupción de testigos.

Dos exsoldados estadounidenses, que participaron en la operación Gedeón, son condenados a veinte años de prisión.

Muere de coronavirus el dirigente chavista Darío Vivas, a quien se dedica el Comando de Campaña para las parlamentarias del 6 de diciembre

Maduro concede indulto a 110 detenidos de la derecha acusados de violencia contra el Estado. Entre estos, también algunos colaboradores de Guaidó.

Septiembre: «derechos humanos» utilizados como arma

En el estado de Falcón, el exmarine Heath Mattew Jhon es capturado, acusado de ser un espía estadounidense que monitoreaba refinerías de petróleo. Tenía un arsenal de armas sofisticadas y una gran cantidad de dólares con él.

El canciller Jorge Arreaza confirma la colaboración con el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, pero critica el informe «lleno de falsedad, elaborado de forma remota y sin ningún rigor metodológico por una misión fantasma controlada por Gobiernos subordinados a Washington», presentado para acusar al Gobierno bolivariano de presuntas violaciones contra la oposición durante las violencias de la derecha en 2014.

Octubre: Ley contra el bloqueo y vacuna rusa

Es aprobada por la ANC la Ley antibloqueo, con la que el Gobierno bolivariano quiere oponerse a las medidas coercitivas unilaterales impuestas por el imperialismo. Venezuela será el primer país de América Latina donde se aplicará la vacuna rusa.

Circula entre instituciones nacionales e internacionales el dosier «La Verdad de Venezuela contra la infamia», datos y testimonios que ha recogido el Estado Bolivariano sobre los ataques y la violencia de la extrema derecha durante el siglo XXI, silenciados por Estados Unidos y Gobiernos vasallos.

El líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, huye a Madrid, escapando del arresto domiciliario con la complicidad de la embajada española.

Noviembre: el retrato de Chávez regresa a Bolivia

Nuevo atentado terrorista en la refinería de Amuay, la más grande de Venezuela, ubicada en la parte occidental del país.

En Zulia son capturados dos mercenarios extranjeros que preparaban ataques contra los líderes bolivarianos.

Tras la victoria del MAS en Bolivia, el retrato de Hugo Chávez regresa a la embajada venezolana, mientras que el retrato del «autoproclamado» acaba en su lugar natural, la basura.

Muere Diego Armando Maradona. Maduro lo recuerda como un amigo generoso que «siempre demostró su lealtad a la causa revolucionaria de Venezuela».

Venezuela condena el nuevo intento de desestabilización contra la revolución cubana realizado por el imperialismo a través de una «protesta de artistas».

Diciembre: nueva victoria del socialismo bolivariano

Luego de la victoria del chavismo en las parlamentarias el 6 de diciembre, la oposición organiza una fraudulenta y ridícula «Consulta popular», que fue desmentida por varias investigaciones periodísticas internacionales, pero apoyada por el imperialismo estadounidense y sus vasallos.

La ANC finaliza su labor con un balance positivo, aportado por Diosdado Cabello. El presidente Maduro pronuncia un magistral discurso ante la ANC, resumiendo el camino de la revolución bolivariana.

Muere el periodista y político José Vicente Rangel, figura histórica de la izquierda venezolana.

Argentina recibe la presidencia pro tempore del Mercosur de manos de Uruguay.

La declaración final de la XVIII Cumbre de Alba es leída por Sacha Llorenti, representante de Bolivia que ha regresado al organismo. Reclama «el multilateralismo y los principios de la defensa de los derechos humanos, incluido el respeto a la libre determinación de los pueblos, la soberanía, la integridad territorial y la no injerencia en los asuntos internos de las naciones».

El chavismo recuerda al Libertador Simón Bolívar, quien falleció el 17 de diciembre de 1830, prometiendo renovar su sueño de una Patria Grande para todo el continente.

Compártelo

Comentarios