En Australia se debe declarar impuestos sobre la tenencia de criptomonedas

En las próximas semanas, cientos de miles de inversores australianos en criptodivisas recibirán un recordatorio de sus obligaciones tributarias por parte de las autoridades del país

37
Imagen referencial Cointelegraph

En las próximas semanas, cientos de miles de inversores australianos en criptomonedas recibirán un recordatorio de sus obligaciones tributarias por parte de las autoridades del país.

Citando a un representante no identificado de la Oficina de Impuestos de Australia (ATO), news.com.au informó sobre la próxima campaña el 11 de marzo.

Se estima que «hasta un millón» de australianos están comprando o vendiendo criptomonedas

En 2019, la ATO había publicado su marco de orientación sobre los impuestos a las criptomonedas, definiendo Bitcoin (BTC) y otros criptoactivos como formas imponibles de propiedad.

Además de esto, la oficina publicó un Protocolo de emparejamiento de datos para criptomonedas, que utiliza para obtener datos de transacciones de exchanges de criptomonedas sobre todos los contribuyentes que compraron y vendieron criptomonedas, explicó el representante de la ATO, y agregó:

«Al utilizar estos datos, descubrimos que, debido a la naturaleza compleja de las criptomonedas, algunas personas pueden no ser conscientes de que puede haber obligaciones fiscales, por lo que nuestra campaña está diseñada para ayudar a crear conciencia y dar a las personas la oportunidad de corregir cualquier error».

En los próximos dos meses, la ATO espera ponerse en contacto con «hasta 350,000 personas que han comerciado con criptomonedas en los últimos años».

Por medio de correo electrónico o carta, la oficina estaría informado que escribirá a todos aquellos que conoce que tienen criptomonedas, independientemente de si las vendieron o intercambiaron durante el último año financiero. El propósito de estas comunicaciones será «recordarles sus obligaciones tributarias y los registros que deben mantener».

Además, los contribuyentes que hayan vendido criptomonedas durante el año fiscal 2017–18 podrían ser contactados por la ATO con la solicitud de que revisen su declaración y se aseguren de haber informado sobre las ganancias de capital correctas en todas las actividades comerciales.

Marc Chapman, director de comunicaciones fiscales de la firma multinacional estadounidense de preparación de impuestos H&R Block, dijo a los periodistas que la ATO había estado investigando las discrepancias en las declaraciones de impuestos «en segundo plano» desde el año pasado.

Observó que algunos de sus clientes habían tenido la oportunidad de subsanar donde se encontraban discrepancias.

Afirmó que la ATO estima que hasta un millón de personas en Australia han tenido algún tipo de trato con el comercio de criptomonedas, lo que implica que la campaña de la oficina tendrá un alcance bastante amplio.

Relacionado:  Argentina, México y Colombia se encuentran entre los seis países del mundo con mayor cantidad de usuarios de criptomonedas

Si bien algunos traders pueden haber incursionado en las criptomonedas sin darse cuenta de las implicaciones fiscales, Chapman agregó que otros:

«Bien podrían haber conocido las implicaciones impositivas, pero asumí que la ATO nunca se enteraría porque todo se hace en línea y no está en dólares australianos; es una transacción muy virtual, por lo que algunas personas han asumido que la ATO no podría rastrear el dinero, que obviamente no es correcto. La ATO obtiene información directamente de estos exchanges de criptomonedas».

Comparó las ganancias de capital en las transacciones de criptomonedas como si fueran similares a comprar o vender acciones. Chapman dijo que cualquier persona que no haya reportado con precisión parece haber recibido un mes de gracia para solucionarlo, de lo contrario, estarán sujetos a un proceso de auditoría formal potencialmente costosa.

Hasta el cierre de esta edición, la ATO no ha respondido a la solicitud de comentarios de Cointelegraph.

Las autoridades fiscales internacionales se están acercando

El año pasado, la ATO investigó 12 grandes esquemas internacionales de evasión fiscal, con un enfoque clave en las actividades habilitadas con criptomonedas. La oficina coordinó sus investigaciones transfronterizas con el J5, también conocido como «Jefes Conjuntos de Aplicación de Impuestos Globales».

El J5 es un grupo de trabajo internacional de autoridades fiscales de Australia, Canadá, Países Bajos, Reino Unido y Estados Unidos, establecido en julio de 2018 en un intento por abordar los riesgos relacionados con las criptomonedas y el delito cibernético.

De forma similar a la ATO, el Servicio de Impuestos Internos (IRS) de EE. UU. ha llamado la atención por sus propias campañas de comunicación dirigidas a los traders de criptomonedas.

En sus esfuerzos por combatir la evasión de impuestos, el IRS convoca datos de exchanges de criptomonedas, tal como se supone que hizo la autoridad de aduanas y pagos del Reino Unido, Her Majesty’s Revenue and Customs.

Las objeciones de privacidad contra este uso de datos de clientes de exchanges de criptomonedas hasta ahora han fracasado en los tribunales estadounidenses.

Cortesía de MARIE HUILLET Cointelegraph

Te podría interesar