Este 25 de abril se conmemora otro año más de su muerte

El testamento de Aquiles Nazoa

“El poeta de las cosas más sencillas” o “El ruiseñor de Catuche” sigue siendo recordado por ser un periodista combativo

“La noción de lo que es vivir me ha llegado muy tarde. Permítanme, queridos deudos, organizadores de mi sepelio, evitarse la ampulosidad del coche fúnebre en el que habéis convenido enviarme al otro mundo como un hediondo paquete y dejadme ir por los propios pasos que marca mi corazón”, escribió el recordado escritor, poeta, periodista y humorista caraqueño Aquiles Nazoa en su Testamento 1975. No sabía que el 25 de abril de un año después se despediría de esta vida en un accidente automovílistico que dejó en luto a toda Venezuela.

Nazoa, conocido como “El poeta de las cosas más sencillas” o “El ruiseñor de Catuche” nació en la populosa zona de El Guarataro, en el centro de Caracas, lugar que siempre mantenía presente en su memoria y escritos. “Mi infancia fue pobre, pero nunca fue triste”, describió en algún momento.

Era un revolucionario que se apasionaba por la historia universal. También era ateo pero estudiaba profundamente la vida de Jesucristo. Fue carpintero, telefonista y botones de un hotel, empleado de una bodega, empacador de periódicos, corrector de pruebas, guía turístico y finalmente periodista de esos combativos que fue encarcelado durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez y, luego, en 1956, expulsado del país.

En 1948 ya había recibido el Premio Nacional de Periodismo en la mención de escritores humoristas y costumbristas. Diecinueve años después, en 1967, obtuvo el Premio Municipal de Literatura del Distrito Federal.

En sus obras expresaba los valores de la cultura popular venezolana y los derechos sociales del pueblo con fábulas, poemas o textos en prosa que contenían un lenguaje lírico y humorístico. Sus libros más importantes fueron Humor y amor de Aquiles Nazoa, Obras completas Teatro I, Los humoristas de Caracas, El burro flautista, El libro de los animales, Fábula de la ratoncita presumidaFábula de la avispa ahogada, por nombrar algunos.

Entre sus textos sueltos más reconocidos y replicados son Rezo el credoLa balada de Hans y Jenny, y Amor cuando yo muera.