Grandes tragedias en conciertos de rock.

La noche del jueves, el rock nos volvió a recordar ese lado salvaje que describió Lou Reed. La tragedia ocurrida en el concierto de Doom es el resultado de una mala organización, pero también es el resultado de cierta rabia, de una exaltación social, una energía subterránea que se merece un análisis más profundo que el solo discurso que culpa al punk o a la música. Por eso, recordemos otros conciertos de rock donde los ánimos subieron de tono y se transformaron en tragedia:

Por Felipe Oviedo

21/04/2015

Publicado en

Cultura / Música

0 0


 

Guns N’ Roses, Santiago 1992.

La banda de Axl Rose estaba en la cumbre de la música y los excesos cuando visitaron Chile por primera vez. Hacía poco más de un año que habían publicado Use Your Illusion I y II (disco que salió al mundo 4 días antes de Nevermind, marcando el fin del glamour en el rock).
El concierto en el Estadio Nacional fue mítico e inolvidable, pero también trágico. Esa noche, Myriam Henríquez de 15 años, fue aplastada contra las rejas en el acceso al estadio, muriendo tras 5 días de agonía.

Callejeros, Buenos Aires 2004.
La banda argentina se presentaba esa noche en Cromañon.
Los fanáticos de la banda acostumbraban a llevar bengalas a sus conciertos, típico del fulgor porteño que vive el rock con la misma pasión que despierta un equipo de fútbol.
El problema fue que el lugar no era precisamente el mejor para encender bengalas, las que causaron un incendió. Las malas medidas de seguridad y las puertas de emergencia cerradas, dejaron 194 muertos.

Rolling Stones, Altamont 1969.
En el Altamont Speedway Free Festival, los Rolling Stones decidieron ese año, cerrar su gira por Norteamérica, sin saber que eso casi les cuesta la vida. Un gran error de la organización fue contratar para la seguridad a los Hells Angels, unos motoqueros que aceptaron gustosos en trabajo a cambio de 500 dólares en cervezas.
Los líos comenzaron cuando un fans de la banda, Meredith Hunter, trató de subir al escenario. Los Hells Angels solucionaron el asunto a golpes, lo que causó tal enojo en el joven, que sacó un arma con la cual le apuntó a la banda. Fue entonces cuando el desalmado recibió 4 puñaladas de parte uno de los improvisados guardias de seguridad.>

Deep Purple, Santiago 1997.
El verano del 97, la banda inglesa vino a presentar su nuevo disco, Perpendicular. El concierto se vivía en el Estadio Santa Laura (El mejor lugar de Chile para ver fútbol, pero no el más apto para conciertos de rock). Sonaba la segunda canción de la noche y la torre de sonido se desplomó, víctima de fanáticos que la treparon para sentirse más cerca de la banda.
El descontrol no causó muertes, pero dejó 44 heridos y un video inolvidable del momento en que la torre cae.

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬

Sigue Leyendo