Qatar saboteó a sus rivales para el Mundial 2022 con “operaciones negras”

160

Una investigación de un whistleblower (soplón) reveló este lunes que el equipo promotor de la candidatura de la Copa Mundial de Qatar 2022 rompió las reglas de la FIFA, al ejecutar una campaña secreta de «operaciones negras» para sabotear a los rivales que compiten para organizar el torneo.

Según filtraciones divulgadas por el diario británico The Sunday Times, exagentes de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) y firmas de relaciones públicas fueron contratados en una campaña de trucos sucios que rompió las reglas de la FIFA.

De acuerdo con el medio, un denunciante mostró a través de correos electrónicos cómo la oferta de Qatar pagó por estos servicios “para que hicieran propaganda falsa sobre sus principales rivales”, en este caso: Estados Unidos, Australia, Corea del Sur y Japón.

“La campaña incluyó el reclutamiento de personas influyentes para atacar las ofertas en sus propios países, buscando crear la impresión de que había ‘cero apoyo’ para la Copa Mundial a nivel nacional”, uno de los principales criterios establecidos por el organismo rector del fútbol mundial, reveló el diario británico.

Al parecer, el comité de Qatar utilizó la oficina en Nueva York de la compañía de comunicaciones Brown Lloyd Jones (BLJ Worldwide) con un equipo de exagentes de inteligencia para desarrollar la campaña, precisó la BBC.

Compra de votos

En 2014, Qatar fue señalado por una supuesta compra de votos, pero fue exonerado tras una investigación de dos años de la FIFA, realizada por el abogado estadounidense Michael García, reseña HispanTV.

En 2017, el diario alemán Bild hablaba de informaciones comprometedoras que se basaban en el «Informe García» y relacionadas con la concesión del Mundial de Fútbol 2022 a Qatar, con extrañas transferencias de dinero o viajes en aviones privados.

Relacionado:  Reino Unido retoma entrenamientos con contacto físico

Las investigaciones se realizaron, pero el órgano de decisión de la Comisión de Ética de la FIFA concluyó que no había habido irregularidades en los procesos de las candidaturas a 2018 y 2022.

El Comité Supremo de Qatar encargado del Mundial ha negado «todas y cada una de las alegaciones» planteadas por el rotativo y recuerda que colaboró con la investigación de la FIFA y cumplió estrictamente con la normativa del organismo.

«Hemos sido minuciosamente investigados y hemos sido abiertos con toda la información relacionada con nuestra postulación, incluyendo con la investigación oficial encabezada por el fiscal Michael García», declaró el órgano.

Por su parte, Arabia Saudita, Yemen, Mauritania, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Egipto enviaron en una ocasión una carta a la FIFA solicitando se le quite la sede a Qatar, acusando a dicho país de financiar grupos terroristas.

Un comunicado de la FIFA señala que «una minuciosa investigación fue conducida por Michael García y sus conclusiones están disponibles en el informe», refiriéndose a la investigación completada tras dos años.