Habitan en la región árida de Kunene, en Namibia

Las hermosas mujeres himba y sus milenarios secretos de belleza

El protector solar himba es una pasta hecha de manteca, ocre, o tierra y barro; que se aplican de pies a cabeza. El resultado es una piel hidratada, con agradable olor, desodorante, y, además, sirve de maquillaje
Publicado en

Diversidad

0 0


Las mujeres himba, de la región árida de Kunene, en Namibia, crecieron en un territorio machista, donde el agua para el baño solo es un derecho de los hombres, razón por la cual han tenido que idearse técnicas originales y funcionales de belleza y aseo personal.

Una crónica publicada en el diario El Espectador describe a estos aborígenes africanos como “un grupo de hombres y mujeres de impactante belleza y calidez humana, que sobreviven en la aridez de este paisaje casi desértico, aferrándose a su legado cultural”.

En el texto se aprecia la admiración de unos turistas por la belleza interna y externa de los habitantes de esta tierra. Estas personas se caracterizan por  “su alegría, sencillez e impactantes costumbres –además de su piel de ébano (madera fuerte de color negro), radiante por sus rutinas de protección y cuidado–, estuvimos en Omapaha un buen rato, para compartir relatos y aprender de sus tradiciones milenarias”.

En el paseo por el lugar, la primera visita que realizan los turistas es a la pequeña escuela donde solo aprenden a leer y a escribir quienes son escogidos por los jefes de la comunidad. “Nos encontramos preciosos niños y niñas aprendiendo a contar, que no tardaron en mostrarnos cómo debíamos saludar a sus madres cuando pasáramos a verlas”.

El poderío de un miembro de la comunidad depende de la cantidad de cabezas de ganado que posea, de esta forma se amplían sus posibilidades de mantener varias esposas para procrear numerosos hijos que les ayuden con el trabajo en el campo.

La expectativa de vida en estas tierras áridas son realmente cortas, 40 o 50 años en las mujeres, quienes son esbeltas y hermosas.

Sus peinados

Según la descripción de los viajeros que obligatoriamente deben hacer una parada para conocer a los himba. Describen los peinados de las mujeres como “tocados inspirados en la fauna local de las planicies africanas. Su elaboración requiere horas enteras: una vez se trenza el cabello, se recubre con una mezcla especial de manteca y ocre o tierra”.

Hay variedades, pero claro, esto tiene su explicación: cuando las niñas no han llegado a la pubertad, este peinado consta de dos trenzas tejidas hacia adelante en la parte superior de la cabeza.

Luego de la llegada de la adolescencia, se añaden más trenzas. Seguidamente, tras su ceremonia matrimonial y el nacimiento de su primer hijo, se les permite usar una pieza ornamental llamada erembe, elaborada en cuero por ellas mismas.

El protector solar himba

Es una pasta hecha de manteca, ocre, o tierra, y barro, y se la aplican de pies a cabeza. El resultado es una piel hidratada, con agradable olor, desodorante, y, además, sirve de maquillaje.

“Es sorprendente ver su cuerpo cubierto por esta mascarilla que les da un tono cobrizo especial y además las hidrata y las ayuda a transpirar menos. Parecen recién maquilladas con polvos minerales, de esos que en tiendas de las nuestras valen una fortuna y que allí, simplemente, los provee la madre naturaleza”, afirmó la autora de la crónica, Kika Rocha.

Compártelo

Comentarios