Un embrión humano en Marte sufriría mutaciones por la radiación cósmica

Un físico y astrónomo financiado por la NASA, John Millis, alerta de los posibles efectos negativos de la baja gravedad y la radiación cósmica del planeta Marte sobre embriones humanos. Explicó que «sufrirían horribles mutaciones», poniendo en riesgo las misiones de colonización que emprende Estados Unidos.

Según el experto, un bebé podría mutar por la radiación cósmica y «pondría en peligro a toda la tripulación» que incursionaría en el vecino más cercano de la Tierra en los próximos 40 a 100 años.

La comunidad científica y los futuros colonizadores estarían considerando los peligros de tener un hijo en el misterioso planeta, dado que una colonia humana en Marte necesitaría reproducirse para tener éxito.

“Uno de los desafíos más grandes que enfrenta una misión humana a Marte es la cantidad de tiempo que los astronautas pasarían en tránsito hacia el planeta, en el cual se expondrían a una radiación significativa”, señala el experto.

Dado que Marte tiene muy poca atmósfera o campo magnético, el diseño y la construcción de los hábitats serían cruciales para el éxito de la misión, debido a los problemas de radiación en la superficie.

Esto representa un peligro para el feto en formación, pues “los niveles más altos de radiación podrían causar deformación y mutación de las células, y posiblemente el embarazo terminaría anticipadamente».

Peligro para toda la tripulación

Por su parte, los biólogos estadounidenses Haley Schuster y Steven L. Peck también advierten de estos riesgos para una astronauta que quede embarazada durante una misión a Marte, porque la situación «pondría en peligro a toda la tripulación».

Creen que recursos como los suministros médicos, el oxígeno y los alimentos se verían comprometidos por la futura madre y el hijo.

Como posible solución, consideran seriamente tener a los astronautas «esterilizados temporal o permanentemente».

Millis, de la Universidad de Anderson, en Indiana, insiste en que sería necesario desarrollar una nueva tecnología para que un niño nazca, crezca y sobreviva en el implacable planeta.

Falta de gravedad

Igualmente, Millis agrega otro desafío al que se enfrentarán la madre y la tripulación en Marte, un planeta que tiene solo el 40 % de la gravedad de la Tierra, algo que podría generar problemas en el crecimiento óseo del bebé.

Explica que los entornos de microgravedad pueden causar «degradación ósea y muscular», por lo que los astronautas tienen que hacer ejercicio con regularidad.

A su vez, Schuster y Peck, que estudiaron el impacto de un embarazo en una misión a Marte, están de acuerdo en que un bebé se desarrollaría «anormalmente» en un entorno sin gravedad.

«Los estudios que utilizan células madre de médula ósea humana encontraron un efecto significativo sobre las células en microgravedad y se generaron menos células (…) y dado que la proliferación celular disminuyó en estas células madre humanas, es probable que el ambiente espacial pueda hacer que el feto se desarrolle de manera anormal», comentó.

El peor escenario

Millis también alerta que es altamente improbable que un feto en formación pueda llegar a término en el espacio, al menos sin un importante blindaje contra la radiación, por lo que se requeriría un entorno de gravedad simulado en la nave espacial como los que se muestran en algunas películas, como «The Martian«.

Sin embargo, acota que con los límites de la tecnología actual es poco probable que un bebé nazca en el espacio, e incluso si lo fuera, enfrentarían desafíos significativos de desarrollo.

Riesgo de contraer una enfermedad

Otro de los problemas con el embarazo en el espacio, de acuerdo con Schuster y Peck, es el enorme riesgo de contraer una enfermedad provocada por otro miembro de la tripulación en la misión.

«Los patógenos pueden propagarse entre la tripulación más fácilmente en las condiciones de hacinamiento de una nave espacial” y está debidamente comprobado que los sistemas inmunológicos de los astronautas están suprimidos debido a la microgravedad.

«Los investigadores de la NASA esperan que un sistema inmunológico deteriorado podría representar un gran riesgo para vuelos espaciales más largos, como el de Marte», afirman.

Actualmente, el planeta rojo es fotografiado por la nave espacial Insight no tripulada de la NASA, que aterrizó allí hace dos semanas.

Al examinar y cartografiar el interior de Marte, los científicos esperan descubrir por qué los planetas rocosos de nuestro sistema solar resultaron tan diferentes y por qué la Tierra se convirtió en un refugio para la vida.

Volver a la Luna: Nasa se une a 9 empresas para planificar nuevo viaje y esta vez quedarse

La sonda InSight aterrizó en Marte tal y como se planeó desde la NASA

4,203,439FansMe gusta
128,669SeguidoresSeguir
289,451SeguidoresSeguir
16,407SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano