es Spanish

Una mexicana es la primera menor en 100 años que cursará un posgrado en Harvard

La vida de la joven mexicana Dafne Almazán está llena de grandes logros. Aquella pequeña que a los seis años ya sabía leer y escribir regala ahora a su país una gran conquista.

Con solo 17 años pasa a la historia por ser la mexicana de menos edad que ingresa a la Universidad de Harvard para cursar un posgrado y, por si fuera poco, se convierte en la primera menor de 18 años que, en 100 años, lo logra.

En un trabajo especial de la agencia EFE, la joven contó que cursará una maestría en enseñanza de las matemáticas en la institución estadounidense.

«Siempre se piensa que las matemáticas son difíciles, pero son algo que está en nuestras vidas y se necesitan estrategias para enseñarlas y que los niños se puedan interesar», relató.

Sus antecedentes son sencillamente brillantes: a los 10 años ya había terminado la preparatoria y a los 13 pasó a ser la psicóloga más joven del mundo.

Se graduó de psicóloga a los 13 años. Foto: EFE.

No queda duda de que Almazán es una joven superdotada, lo que significa, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es parte de ese selecto grupo de personas que tienen un Coeficiente Intelectual (CI) mayor a 130 puntos en una prueba psicométrica científica y estadísticamente validada.

En este sentido, es una de los casi un millón de niños que tienen esta clase de talento en su país natal, reseñó EFE.

Toda la educación básica la cursó en línea con el apoyo irrestricto de una familia llena de genios.

Su padre es el doctor Asdrúbal Almazán, quien ahora dirige el Centro de Atención a Talentos (Cedat), una instancia que nació gracias a la labor que desarrolló junto a su hijo mayor, Andrew, quien también ostentó el mérito del psicólogo más joven del mundo.

Desde ese lugar aplican un modelo educativo que desarrolló Andrew y denominó «Teoría Nouménica», con el que buscan mantener a los niños genios en su ambiente infantil pero con enseñanzas acordes a su intelecto.

A los seis años ya sabía leer y escribir. Foto: Conacyt.

«Los niños superdotados en México son estereotipados, mal diagnosticados y poco comprendidos», comenta Dafne.

Ella aclara que no solo se dedicaba a estudiar y a «cosas de genios», sino que también jugaba,  aprendió a tocar instrumentos y paseaba a sus perros. «Estoy aprendiendo piano, violín, guitarra, canto y teatro», contó. Además, estudia chino y practica taekwondo y kempo.

Una de las metas de la joven, que ha impartido clases en el Cedat, es seguir desarrollándose profesionalmente «para poder ayudar a los niños, que no sufran y vean que pueden también lograr muchas cosas».

El cerebro de las mujeres se conserva más joven que el de los hombres

Una bala dejó paralítico a joven promesa de la natación italiana

4,225,593FansMe gusta
152,361SeguidoresSeguir
288,657SeguidoresSeguir
16,453SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -