Comisión Europea examina la compra de Fitbit por Google

Google adquiriría la base de datos mantenida por Fitbit sobre la salud y el estado físico de sus usuarios

La Comisión Europea abrió una investigación para evaluar las consecuencias de la posible adquisición de la empresa fabricante de pulseras inteligentes Fitbit por parte de Google, en virtud del Reglamento de concentraciones de la UE.

“A la Comisión le preocupa que la transacción propuesta afianzaría aún más la posición de Google en los mercados de publicidad en línea al aumentar la gran cantidad de datos que Google podría usar para personalizar los anuncios”, dice el comunicado de la Comisión Europea.

Se precisa que “al adquirir Fitbit, Google adquiriría la base de datos mantenida por Fitbit sobre la salud y el estado físico de sus usuarios; y la tecnología para desarrollar una base de datos similar a la de Fitbit”.

Según la Comisión Europea, los datos recopilados a través de dispositivos portátiles que se usan en la muñeca, en esta etapa de la investigación, parecen ser una ventaja importante en los mercados de publicidad en línea.

“Al aumentar la ventaja de Google en la personalización de los anuncios que ofrece a través de su motor de búsqueda y muestra en otras páginas de Internet, sería más difícil para los rivales presentar los servicios de publicidad en línea iguales a los de Google”, subraya la nota.

Por lo tanto, la transacción podría crear “barreras para los competidores de Google por estos servicios, lo que perjudicaría a anunciantes y editores que enfrentarían precios más altos y tendrían menos opciones”.

En octubre pasado, la empresa matriz de Google, Alphabet, anunció su intención de adquirir Fitbit, una compañía que fabrica rastreadores de estado físico y relojes inteligentes. En noviembre, Google celebró un acuerdo para adquirir la compañía por 2.100 millones de dólares.

La Comisión fue notificada sobre la transacción el 15 de junio de 2020. Google asumió compromisos de crear un almacenamiento virtual de datos, para que los datos recopilados a través de dispositivos portátiles se mantengan separados de cualquier otro conjunto de datos dentro de Google, y restringir el uso de esos datos para fines publicitarios.

Sin embargo, la Comisión considera que la creación de almacenamiento de datos propuesto por Google es insuficiente para resolver las serias dudas sobre los efectos de la transacción, en particular, ya que no abarca todos los datos a los que Google accedería y que serían valiosos para fines publicitarios.

La Comisión tiene ahora 90 días, hasta el 9 de diciembre de 2020, para tomar una decisión al respecto.

Fuente: Sputnik

Continúa leyendo…

Compártelo

Comentarios