domingo, octubre 20, 2019

EE. UU. valúa Citgo para ofrecerla a cambio de dinero para financiar la guerra contra Venezuela

Estados Unidos renovó sus estrategias contra el Gobierno de Venezuela este año. Impulsó la autoproclamación del líder de la Asamblea Nacional (AN) en desacato, Juan Guaidó, como “presidente interino” y el lunes 28 de enero disparó al corazón de la economía venezolana con la imposición de sanciones contra la estatal Petróleos de Venezuela S. A. (PDVSA) y su filial en territorio estadounidense, Citgo.

Ese era el límite que la Casa Blanca no había cruzado en todos sus intentos por derrocar al presidente de la nación sudamericana, reelecto el pasado 20 de mayo, Nicolás Maduro. Las medidas restrictivas implican el bloqueo de los activos de la compañía Citgo, estimados en 7.000 millones de dólares.

Además, establecen, “con efecto inmediato”, que “en cualquier compra de petróleo venezolano, el dinero tendrá que ir a cuentas bloqueadas”. Los fondos, según su deseo, serán administrados por Guaidó.

¿Propiedad privada?

Lo primero que aclaró David Paravisini, ingeniero venezolano experto en políticas públicas energéticas, es que tanto Citgo como las otras refinerías que tiene Caracas en el exterior son empresas de carácter privado.

Por lo tanto, explicó que esa filial de PDVSA está protegida por leyes nacionales estadounidenses que resguardan la propiedad y la inversión privada. De manera que, el Poder Ejecutivo puede confiscar cuentas de Venezuela, pero va a traspasar el umbral de lo público a lo privado, entonces ya hay otro problema, porque son cosas distintas.

Paravisini explicó por qué las acciones de la Casa Blanca contra Venezuela no son legales y son un robo. Foto: Web

En entrevista con El Ciudadano, Paravisini recordó que cuando sucedieron los hechos del 11 de abril de 2001 en las Torres Gemelas, las empresas saudíes o de la familia de Osama Bin Laden no fueron confiscadas, sino que fueron tratadas como compañías de capital privado que tienen un régimen de control.

El analista petrolero manifestó que estas acciones que aplica la Casa Blanca contra la nación sudamericana no son legales y son un robo. “Es más, creo que no hay forma de materializarlo, porque no es competencia del Poder Ejecutivo. Estados Unidos tiene un sistema capitalista donde la propiedad y la actividad privada están privilegiadas por encima de los derechos colectivos y generales”, dijo.

¿Qué hay detrás de estas sanciones?

Paravisini precisó que los $ 7.000 millones que dice EE. UU. que está congelando representan la valoración que hacen de Citgo, pero esa filial es “una propiedad privada” y el Poder Ejecutivo “no puede hacer algo como eso, porque no existe en su Constitución ni en las leyes una base que le dé la potestad para ejercer una acción de este tipo“.

En su análisis, el también constituyente venezolano fue más allá y detalló la explicación política tras todo “este disparate” de la administración del presidente Donald Trump.

La administración estadounidense emitió sanciones contra la estatal petrolera Foto: Web.

Señaló que “Trump no tiene presupuesto para declararle una guerra a Venezuela, una cosa costosísima porque implica movilización de tropas y aviones, y no está contemplado en el polémico presupuesto por el que se generó un cierre parcial de Gobierno desde el 22 de diciembre hasta este lunes 28 de enero”, mientras siguen las negociaciones por el tema fronterizo para tratar de evitar otro cierre el 15 de febrero.

“La administración de Trump está diciéndole a algún privado que financie la guerra y el premio es la refinería (Citgo). Eso es lo que está pasando, por eso es que le están poniendo un precio, porque no tienen el dinero para hacerlo, no tienen fundamento ni cómo sostener la amenaza de la guerra”, expresó.

Relacionado:  El olvido del llamado a diálogo de Bachelet

En el escenario hipotético de que ellos lograran declarar la guerra sin tener los dólares y se den los resultados de la invasión, con la legalización del golpe de Estado y la llegada al poder de Guaidó, sería él quien entregaría la filial como forma de pago al financista, acotó Paravisini.

Impacto y opciones para Caracas

Sobre el impacto de las medidas, declaró que tienen, sobre todo, uno psicológico en la población que está asustada y preocupada porque “cree que llegó el fin de los fines” y “nos robaron la refinería”.

Reiteró que lo que está haciendo EE. UU. no obedece a ninguna lógica del Derecho Internacional ni de la economía y aunque genera una situación compleja para Venezuela, hay alternativas con las que se puede salir adelante.

Relacionado:  Democracia restringida

En este sentido, mencionó que hay países con una demanda sólida y estable de petróleo a los que podría destinarse la producción venezolana, entre ellos China, India, Japón, los de Centroamérica y algunos africanos.

Al ser consultado sobre las implicaciones que tendría la venta para algunos de los más lejanos, por el tema de los fletes y otras cuestiones operativas, agregó que hay unos costos más altos para el traslado a Pekín, por ejemplo, pero “los precios del crudo van a subir y hoy están en unos niveles que soportan esa diferenciación de fletes“. “Dará menos ingresos para Venezuela, pero también trae más seguridad en su comercio”, comentó.

Sufrirán los estadounidenses

Otra de las consecuencias que se derivan de la imposición de estas sanciones impacta directamente al pueblo de Estados Unidos, el cual se verá afectado ―según Paravisini― cuando tenga que comprar combustible.

¿De dónde va a sacar Estados Unidos el petróleo que nosotros producimos? Va a sacrificar al propio pueblo estadounidense también, porque tendrá que pagar el doble o el triple por la gasolina. Va a sufrir el pueblo estadounidense, no solamente vamos a sufrir nosotros en Venezuela,  allá también habrá un castigo promovido por la intolerancia y por la arrogancia de un país que se cree con derecho de imponer a otros sus dictámenes”, aseguró.

Hay potencial para salir de la coyuntura

Finalmente, Paravisini enumeró entre los problemas que enfrenta la industria petrolera de la nación sudamericana la caída de la producción y el retiro de personal capacitado que se fue del país.

Problemas tenemos, pero no estamos muertos, ahí está el petróleo, hay recursos naturales, humanos, tenemos otros recursos mineros, talento humano nacional y un pueblo capaz de transformarse”, dijo.

Llamó al pueblo venezolano a estar unido y a entender que es un proceso de consolidación de la libertad, “porque nunca antes habíamos sido sometidos a una exigencia tal para defender” ese derecho.

Cree que EE. UU no puede sostener indefinidamente ese sistema de presión, por lo que está condenado a ser derrotado más temprano que tarde y aunque tienen la opción de la invasión, representa un “costo político demasiado alto y no tienen el dinero para hacerlo”.

“Estoy absolutamente convencido de que vamos a superar esta coyuntura en paz y no se va a dar la guerra”, concluyó.

EE. UU. arrecia cerco contra Venezuela y bloquea $ 7.000 millones en activos de PDVSA

Intelectuales condenan plan de EE. UU. para derrocar a Maduro

Comentarios

Ayúdanos!

4,254,505FansMe gusta
193,889SeguidoresSeguir
296,978SeguidoresSeguir
16,600SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

Los Más Leídos