Forestal CMPC de famila Matte ensucia más la deslegitimada certificación del Forest Stewardship Council (FSC)

La colusión para fijar precios del papel higiénico por parte de la empresa de la familia Matte y la compañía sueca TORK/SCA, cuestiona una vez más el sello de certificación FSC. 800 millones de dólares habrían ganado estas empresas de manera fraudulenta en perjuicio de los consumidores chilenos.

Por CVN

25/11/2015

Publicado en

Chile / Economí­a

0 0


fsc-cmpc-sca

La cuestionada certificación del Forest Stewardship Council (FSC), la cual sigue siendo usada por la Compañía Manufacturera de Pepeles y Cartones (CMPC), propiedad del tradicional clan político empresarial de la familia Matte, recibió un nuevo golpe de parte de la corrupción y colusión de los empresarios chilenos que manejan el sector forestal impuesto mayoritariamente en territorio Mapuche.

El hecho ocurre a 10 años de que CMPC y la compañía ahora de capitales suecos TORK, marca global de SCA, se coludieran para fijar precios de venta del papel tisue (papel higiénico y servilletas) en valores “desmedidos” de estos productos.

Según un informe del economista y empresario Germán Polanco realizado para la Radio de la Universidad de Chile “el total estimado de ganancias obtenidas por las empresas a partir de esta figura delictiva supera los 800 millones de dólares, en los más de diez años en que, según la Fiscalía Nacional Económica, se llevó a cabo este comportamiento delictual. Es decir, el valor de dos a tres hospitales de alta complejidad, o 5 mil 600 casas de 100 millones de pesos cada una.

Frente a la indignación de la ciudadanía chilena, los representantes del cuestionado sello FSC en Chile no tuvieron más remedio que salir a criticar a la poderosa familia Matte  y calificar que esta empresa “hace prevalecer intereses económicos desmedidos por sobre el derecho de los consumidores”.

FSC surge a principios de 1990 y promueve el manejo forestal responsable, abogando por que las empresas cumplan con tres principios: procesos ambientales adecuados, beneficio social y viabilidad económica. A pesar de estos para ellos nobles valores, este sello ambiental ha estado abiertamente criticado porque en definitiva ha estado protegiendo las empresas, lavandole la imágen y encubriendo violaciones de derechos humanos, ambientales y sanitarios de las comunidades aledañas a sus centros de producción.

Los representantes de FSC en Chile publicaron un comunicado en que rechazan “la actitud de estas empresas que hacen prevalecer intereses económicos desmedidos por sobre el derecho de los consumidores a acceder libremente a productos a precios justos”.

FSC Chile dice que llevará el caso a FSC Internacional para evaluar sanciones más tajantes. “Además de nuestro público rechazo y consideración de sanciones a nivel nacional, tomaremos contacto con FSC Internacional con el objeto de evaluar otras sanciones tanto sancionatorias a estas empresas como correctivas a aplicar con tal de enfatizar ante la sociedad nuestra misión y proteger la integridad de FSC ante los riesgos que ocasionen organizaciones asociadas al involucrarse en actividades inaceptables”.

FSC lava con basura imagen de forestales y empresarios deben moderar su codicia

Para Claudio Donoso, ingeniero forestal, el FSC no es una herramienta muy válida, es un certificado que representa un lavado de imágenes de las empresas forestales y además cumple con una función que debería cumplir el estado por medio de políticas públicas: “No es un sistema que tiende a cambiar el modelo, al contrario, tiende a perfeccionarlo. El modelo forestal en Chile y en muchos otros países, es un modelo basado en el saqueo del suelo, del agua, y en Chile particularmente es un modelo con muy poca regulación, además de ser un país donde las políticas públicas en torno al tema del bosque y las plantaciones son muy poco explícitas”.

El especialista también se refirió a las estrategias que utiliza FSC junto a las empresas forestales para que las comunidades no signifiquen un problema a la hora de imponer sus instalaciones. “El FSC ha implementado varias formas para tener un mejor contacto con las comunidades, y ahí una de las herramientas que están dentro de esta estrategia que ha implementado el FSC es sentar a la mesa al dirigente campesino con las empresas forestales sin que haya ningún trabajo previo de fortalecimiento organizacional ni político de estas comunidades ni de sus dirigentes, los sientan ‘desnudos’ en estas mesas y en esos casos las comunidades se van a perdida, no tienen una capacidad de dialogar ni de negociar con las empresas forestales”, dice el profesional.

“La codicia no es solamente una condición de CMPC y la familia Matte, la codicia es una condición ya prácticamente arraigada en el empresariado y en los que ostentan el poder económico en Chile y en el mundo, estas prácticas ahora salen a la luz, pero probablemente tenemos colusión en muchas otras cosas y no lo sabemos, y probablemente se producen en otros países y el mercado, en general funciona así” sentenció Donoso.

Finalmente hace un llamado a las empresas a moderar su codicia: “El mensaje que le mandaría al mercado internacional es que moderen la codicia, que dejen de saquear el planeta, que dejen de explotar a los trabajadores, que dejen de coludirse para afectar a la gente con menores recursos y en general mi mensaje a todos, es que podamos llegar alguna vez a tener un desarrollo local y de menor escala, porque es la única forma de progresar en este planeta”.

Vía Mapuexpress

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬