La siderúrgica pararía su producción en septiembre

Plantas de aluminio rusas podrían paralizarse por las sanciones estadounidenses

La paralización de esa industria pudiera elevar el precio del aluminio hasta los tres mil dólares la tonelada, por una reducción de la oferta mundial del metal, pronostica la agencia de medición de riesgos Fitch

Si Estados Unidos no levanta las sanciones a la empresa rusa del aluminio, Rusal, se verá obligada a parar la producción en la mayoría de sus plantas a partir de septiembre, comunicaron a Sputnik fuentes cercanas a la empresa rusa.

El 6 de agosto, Rusal informó de la suspensión de la producción en su planta de aluminio Nadvoitski, en la República rusa de Karelia, por las sanciones de Washington.

Este 8 de agosto, la agencia de medición de riesgos Fitch advirtió que si EE. UU. no cancela las sanciones, el precio de aluminio ascenderá en 2019 a 3.000 dólares por tonelada y el mercado internacional enfrentará un déficit duradero de este metal.

La paralización de Rusal llevará a una reducción de la oferta mundial de aluminio. Foto: Web

Por su parte, una fuente cercana a Rusal comunicó que la situación en el mercado de aluminio “en realidad es peor de los que estiman los expertos”.

En opinión del interlocutor de esta agencia, “si las sanciones no se levantan en el futuro cercano, al expirar los contratos desde el 1 de octubre toda la producción de la empresa, destinada a la exportación, será enviada a stock, donde desde abril ya se almacena el aluminio no aprovechado”.

“En esta situación, Rusal no solo tendrá que suspender la producción en la planta de aluminio Nadvoitski, por las sanciones, ya que producía solo para EEUU, sino que también tendría que cerrar otras fábricas”, dijo.

Antes de la imposición de las sanciones, Rusal exportó 80% de toda su producción, por lo que “la situación puede resultar catastrófica, no solo para las plantas de la empresa en el mundo, sino para el mercado de aluminio internacional”. Esta información fue confirmada por una fuente de una planta de aluminio de Rusal, aseguró Sputnik.

“En la situación actual, la producción de las aleaciones y los productos de valor añadido para los clientes extranjeros puede ser suspendida a partir de septiembre”, informó.

Cerca de 80% de la producción de Rusal va al mercado externo. Foto: Web

Empeoran relaciones con Occidente

Las relaciones entre Moscú y Occidente empeoraron a raíz de la situación en Ucrania y la adhesión de Crimea a Rusia, ras el referéndum celebrado en marzo de 2014, en el que más del 96% de los votantes avaló esta opción.

Desde entonces, Estados Unidos, la Unión Europea y otros países aprobaron varios paquetes de sanciones contra Rusia.

El pasado 6 de abril, Washington extendió sus restricciones financieras a 38 ciudadanos y compañías privadas y públicas, entre ellas la exportadora de armas Rosoboronexport, el gigante de aluminio Rusal, los conglomerados industriales Russian Machines, Basic Element, la empresa automotriz GAZ y otras.

Trasfondo político

Las autoridades norteamericanas también impusieron restricciones a Moscú con el argumento de una supuesta intromisión en las elecciones presidenciales de 2016, en las que el magnate republicano Donald Trump derrotó a la candidata demócrata Hillary Clinton.

En abril, el Congreso estadounidense presentó un informe en el que reconoció que ninguno de sus testigos entrevistados tenía evidencias de la presunta intromisión de Rusia en el proceso electoral.

Sin embargo, el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes sigue insistiendo, aunque sin pruebas, que hubo interferencia en esos comicios.

Compártelo

Comentarios