Latinoamérica

El conflicto docente se agudiza en Argentina y desnuda la peor cara del gobierno de Macri

Desde principios de este año, el enfrentamiento entre el gobierno de la alianza Cambiemos (tanto a nivel nacional, como en distintas provincias) con los docentes de la escuela pública ha ido aumentando su tono. El jueves habrá un paro nacional y el conflicto parece lejos de querer resolverse por parte de Mauricio Macri y sus funcionarios.

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, les reiteró a los maestros la propuesta de aumento del 19 por ciento y planteó que si bajan el ausentismo mejorarían los sueldos. Los gremios señalaron que los funcionarios no tenían datos para dar esa discusión y lanzaron un paro de 48 horas en el distrito de mayor concentración poblacional de Argentina. Vidal, una de las caras más representativas de la alianza Cambiemos, no mostró posibilidad alguna de diálogo.

El conflicto docente es una lucha histórica que todos los años se repite en Argentina, pero este año ha tomado mayor crecimiento debido a la poca disposición a negociar por parte del gobierno argentino, encabezado por Mauricio Macri y el ministro de Educación, Esteban Bullrich, quienes lejos de mostrar soluciones al conflicto, prefieren deslegitimar la lucha docente y su trabajo.

“No hubo discusión paritaria porque no tuvieron la intención de discutir: ni siquiera llevaron a la mesa la información básica para hacerlo”, aseguró al diario  Página 12 la secretaria del gremio docente Suteba, María Laura Torre. “No se movieron un punto de la oferta anterior, ni trajeron un solo dato… ni siquiera para defender el ajuste que quieren imponer». En ese sentido, para la dirigente, fue “una reunión humillante”.

Actualmente en Argentina hay 18 provincias (de 24 en total) con paritarias docentes sin resolverse y eso parece aún más lejos si se toma en cuenta el reciente planteo del presentismo, que pone a los maestros como si fueran ellos los responsables de sus bajos salarios. Ese polémico argumentos se suma en lo discursivo a lo que parece ser la postura oficial del gobierno de Macri: lejos de resolver las necesidades, se prefiere encarar una batalla mediática.

En esa dirección, basta recordar una reciente declaración del ministro Bullrich, quien dijo que el problema es que los maestros trabajan cuatro horas y por eso cobran poco. Sin ir más lejos, el propio Presidente Macri les aconsejó dejar de hacer huelgas porque, según dijo, «se pasaron 20 años haciendo paro y no consiguieron nada”.  Desde el otro lado, los gremios lanzaron un paro de 48 horas en la provincia de Buenos Aires.

Además, los docentes harán un nuevo paro nacional junto a la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) durante el día de mañana y el 6 de abril se sumarán al paro nacional de la Confederación General del Trabajo (CGT), el cual será el primer paro masivo que enfrentará Macri en su año y medio de gestión ante la creciente pérdida del empleo y el poder adquisitivo en los sectores medios y bajos de la población.

Por Gustavo Yuste
@gusyuste


¿Disfrutaste este artículo? Déjanos una propina

Compártelo

Comentarios