Latinoamérica

Multitudinaria marcha docente en Argentina pone en aprietos al gobierno de Macri

En un conflicto que ya lleva meses de extensión, los docentes de la escuela pública en Argentina convocaron a la denominada "Marcha Federal Educativa" para reclamar una mejora salarial y una mayor inversión en educación. La movilización convocó a 400.000 personas de todo el país frente a la Casa de Gobierno. Mientras tanto, Mauricio Macri y su gabinete parecen lejos de querer solucionar el conflicto.

Una movilización histórica

En Argentina, al igual que en otros países de la región, se suele decir que el salario docente sirve como vara para los demás sueldos. Si el gremio de los maestros cierra en una paritaria baja, los trabajadores de otras ramas no pueden esperar un mejor futuro. Quizás ahí se encuentre el tema central de este conflicto docente que lleva ya meses bajo el gobierno de Mauricio Macri y aún parece estar lejos de una resolución.  Además, la falta de inversión en la educación pública y un constante ataque desde sus funcionarios a los docentes, hacen que el clima siga agitándose.

Durante el día de ayer, 400.000 docentes se convocaron en  la histórica Plaza de Mayo bajo el reclamo de una convocatoria a una paritaria nacional, algo a lo que el gobierno argentino se ha negado pese a que, según los docentes, figura en la ley. Con presencia de maestros de todo el país, la movilización fue considerada como histórica para la lucha docente.

(Ver nota relacionada: (FOTOS) Las mejores imágenes de la impactante marcha docente contra Macri en Argentina)

Tal como informa la revista digital La Primera Piedra, una recomposición salarial del 35%, regularización de los contratos ad honorem, plena implementación del Convenio Colectivo de Trabajo y la continuidad de los programas de capacitación docente gratuita, fueron algunos de los puntos que hizo circular FEDUBA (Gremial Docente de la UBA) días antes. Sin embargo, tanto desde el gobierno de Macri como desde los grandes medios, se hizo hincapie en los alumnos como «rehenes» de este conflicto y la pérdida de clases, desoyendo el reclamo de los docentes.

Una recomposición salarial del 35%, regularización de los contratos ad honorem, plena implementación del Convenio Colectivo de Trabajo y la continuidad de los programas de capacitación docente gratuita, fueron algunos de los reclamos de la movilización.

Desde las 11 de la mañana del día de ayer, fueron llegando a la histórica Plaza de Mayo ubicada frente a la Casa de Gobierno en la Ciudad de Buenos Aires, numerosos gremios docentes y agrupaciones estudiantiles de todo el país, quienes se unieron para conformar esta Marcha Federal Educativa.  Alrededor de las 15hs comenzó el acto que tuvo como principales oradores a los representantes de los distintos gremios docentes que protagonizaron esta movilización, aunque Roberto Baradel, dirigente gremial de la Provincia de Buenos Aires y cara más visible de este conflicto no hizo uso de la palabra.

Según señalaron desde la organización del acto y como luego ratificó el propio Baradel, la decisión se centró en «demostrarle al gobierno que todos los docentes están unidos en este conflicto» y, a la vez, evitar centrar un debate tan importante en la figura del dirigente gremial que fue duramente criticado por Mauricio Macri y la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

Además, los gremios recibieron apoyo a nivel internacional por parte de numerosas personalidades públicas y sindicatos. Edson Díaz Bicalho expuso su adhesión en nombre de la Coordinadora de Centrales Sindicales del Conosur, y Rafael Lamas hizo lo propio como portavoz de los sindicatos europeos. Para el cierre se entonaron las estrofas del himno nacional, emocionando a todos con el último fragmento del mismo a capella. A su vez, organismos sociales y de Derechos Humanos, como Madres y Abuelas de Plaza de Mayo se hicieron presente en el acto para mostrar su solidaridad al reclamo docente.

Los gremios recibieron apoyo a nivel internacional por parte de numerosas personalidades públicas y sindicatos. Edson Díaz Bicalho expuso su adhesión en nombre de la Coordinadora de Centrales Sindicales del Conosur, y Rafael Lamas hizo lo propio como portavoz de los sindicatos europeos.

Un debate que pone a Macri contra las cuerdas

Las recientes declaraciones de Mauricio Macri en una conferencia de prensa, donde justamente presentaba los resultados de la prueba «APRENDER» (programa de evaluación a los estudiantes puesto en marcha en 2016 por su administración que recibió las críticas de los mayores pedagogos del país por su mala implementación), prendieron aún más la corta mecha que este conflicto posee. Allí, el mandatario expresó que “Esto marca un problema de fondo: la terrible inequidad entre aquel que puede ir a una escuela privada versus aquel que tiene que caer en la escuela pública”.

El uso del verbo “caer” generó una polémica que involucró a los opositores, los sindicatos docentes y que repercutió en las redes sociales con cientos de personas indicando su pertenencia a la educación pública. Además del error en el lenguaje, la expresión de Macri marca un escenario real en la educación: la constante desinversión en educación pública y el desprestigio al que se ven sometidos los docentes a diario. Como contraposición de ello, las escuelas privadas son mostradas como la “única alternativa confiable” para este gobierno.

“Esto marca un problema de fondo: la terrible inequidad entre aquel que puede ir a una escuela privada versus aquel que tiene que caer en la escuela pública”, señaló Macri.

La desafortunada frase de Macri, lejos de ser corregida o rectificada, fue avalada por los altos funcionarios de su gobierno. El caso más destacable es el del propio Ministro de Educación de Argentina, Esteban Bullrich, quien expresó que lo dicho por el presidente «marca una realidad», como si él no fuera el encargado de modificarla. Además, mientras se reclamaban mejoras en la condición de la educación pública, Bullrich señaló que van a implementar un programa para crear «conductores de drones», que es algo que falta en el país. La polémica, como no podía ser de otra forma, siguió aumentando.

Así entonces, mientras los docentes llaman a que el gobierno nacional convoque a una paritaria, Macri y sus funcionarios se muestran inflexibles. El debate sobre la educación pública es un tema central en Argentina, país que para muchos es un ejemplo en la región por su gratuidad y calidad. Ahora bien, tal como señalamos anteriormente en El Ciudadano, este conflicto tampoco sorprende. Tanto Macri como el Ministro de Educación y otros altos funcionarios del gobierno argentino asistieron a colegios y universidades privadas, lo cual retrata fielmente el panorama actual de la situación.

Por Gustavo Yuste
@gusyuste