Alejandro Navarro, postulante de las regiones en carrera a La Moneda: «Como Presidente de Chile, voy a terminar con las AFP»

La nacionalización del agua y el litio, junto con la industrialización del mineral; una nueva Constitución vía Asamblea Constituyente; el fin de las AFP para crear un nuevo sistema de seguridad social público, solidario y sin fines de lucro; una reforma profunda al sistema de salud pública y otorgar un mayor rol al Estado en servicios básicos como la electricidad, el agua potable, el gas, la telefonía y el Internet, constituyen los ejes programáticos del candidato presidencial de Partido País, Alejandro Navarro Brain.

Lo encontramos en un céntrico café. Llegó con paso acelerado y hablando por teléfono. “Si hay algo que he aprendido en política, es a ser resiliente, me dan duro todo el tiempo, pero estoy tranquilo pues al menos yo sí puedo decir que tengo las manos limpias”, nos dice llegando y reflexionando sobre los últimos escándalos de corrupción en el país , y le entra otra llamada. Esperamos el momento para hacer nuestra primera pregunta.

Luego del episodio de las monedas comenzó a aparecer mucho más frecuentemente en los medios y ha sido Trending Topic en diversas ocasiones en Twitter. A pesar de ello, y cuando quedan pocos días para la elección presidencial, usted no parece marcar mucho en las encuestas

La gran mayoría de los medios sigue replicando los resultados de encuestas que claramente están sesgadas; dan por ganador a cierto empresario y lo ponen como el político más honesto de Chile… Encuestas que omiten candidaturas como la nuestra, que van en contra del status quo. Encuestas que están hegemonizadas por sectores empresariales, con un diseño que tiene como único objeto manipular a las masas para hacerles creer que no hay una alternativa distinta a la derecha y a la Nueva Mayoría, invisibilizando a los candidatos que sean un peligro para el actual modelo económico.

Pero no nos preocupa. Días antes de las elecciones los llamados estudios de opinión daban por ganadora a Hillary sobre Trump en Estados Unidos, a Fujimori sobre PPK en Perú, y afirmaban que en el Reino Unido el Brexit no tenía posibilidad. Sin embargo, la ciudadanía dijo otra cosa.

Además, luego del episodio de las monedas, las muestras de cariño que siempre he recibido se han multiplicado con creces por parte de la gente, por lo que siento que hay un sector social que ha sido invisibilizado por las encuestas, el voto del pueblo, pero que aparecerá sin duda el 19 de noviembre y puede dar una gran sorpresa.

Entonces, ¿quiénes votarán por Navarro?

Durante las últimas semanas me he dedicado a caminar Chile. Desde el Norte Grande hasta Punta Arenas, y solo he recibido cariño. Personas que se han acercado a darme su apoyo, para decirme que están conmigo y que votarán por mí. De hecho, de la ciudadanía nace la idea de #EnPrimeraConNavarro, frase que escuché en Iquique durante un encuentro con comunidades indígenas y que indica que son muchos y muchas quienes votarán con el corazón en primera vuelta, y que lo harán por nuestra candidatura.

Foto: Daniel Labbé

Por ello estamos apelando a los indignados, a quienes están hartos de la corrupción, a quienes quieren terminar con este sistema que entrega pensiones de hambre, a quienes quieren un proyecto político distinto al que proponen la derecha y la Nueva Mayoría.

¿De no pasar a segunda vuelta, le dará su respaldo a otro candidato o candidata?

Primero que todo, reitero que aunque las pseudoencuestas indiquen lo contrario, creemos que podemos dar una sorpresa el 19. Y de no pasar a segunda vuelta, será una decisión colectiva, de Partido País.

Pero tenemos claro que quienes han gobernado durante más de 20 años han llegado al poder con un discurso de cambios profundos, pero han seguido gobernando para el 1% más rico del país. Alejandro Guillier, quien se ve mejor perfilado, aún no ha dejado claro si terminará o no con las AFP. Por ello hemos firmado un compromiso notarial para que quien sea electo presidente o presidenta, termine con el actual modelo de pensiones.

Lleva años repitiendo que va a terminar con las AFP. ¿Cuál es su propuesta entonces?

Efectivamente, desde hace muchos años, termino mis intervenciones en el Parlamento con la frase, “Patagonia sin Represas, Nueva Constitución Ahora, No Más AFP”. Ganamos en la Patagonia, hoy el debate para una nueva Constitución es nacional y dos millones de personas salieron a la calle a pedir el término de las AFP.

Sin embargo, bajo esta monarquía presidencial impuesta por la Dictadura, para terminar con las AFP y tener un verdadero sistema de Seguridad Social, se requiere una moción que sea de una iniciativa surgida en La Moneda y que en el Congreso haya quórum calificado. Como Presidente de Chile, voy a terminar con las AFP.

Pero siendo más específico, ¿qué modelo propone en Seguridad Social?

Nuestra propuesta tiene 4 principios básicos: público, solidario, sin fines de lucro y tripartito. Los sistemas de capitalización individual han fracasado en todo el mundo, solo un puñado de países los mantienen, por ello creo que los fondos de los trabajadores deben ser resguardados y bien invertidos. Esto quiere decir que estos se inviertan en el desarrollo del litio, en las carreteras en Chile, en el agua potable, en la electricidad o en la telefonía, es decir, en mercados que tengan proyección y rentabilidad asegurada. También, se debe restablecer el seguro de pérdida, no resiste análisis que las AFP inviertan los fondos de los trabajadores sin riesgo alguno. En este sentido debe haber un seguro que respalde la inversión y en caso de una eventual pérdida, que esta sea devuelta en un plazo de 12 meses, tal como ocurría antes del Gobierno de Eduardo Frei, cuando este seguro fue derogado.

Regresando al episodio de las monedas, así como muchos lo aplaudieron por el gesto, hubo bastante crítica también…

Si bien he tirado monedas, nunca he tirado las manos. Fue un acto de justa indignación inspirado por el sentimiento de justicia, como diría Aristóteles.

«Termino mis intervenciones en el Parlamento con la frase, ‘Patagonia sin Represas, Nueva Constitución Ahora, No Más AFP’. Ganamos en la Patagonia, hoy el debate para una nueva Constitución es nacional y dos millones de personas salieron a la calle a pedir el término de las AFP»

Creo que a diferencia de la mayoría de la gente, que mientras más edad tiene se pone más cautelosa y conservadora, yo me vuelvo más revolucionario. Me indigno ante las AFP que dan pensiones de hambre. Me rebelo ante la corrupción y ante quienes financiaron la política. Me da vergüenza y rabia que alguien pretenda ser Presidente de Chile, y diga que ama su país, pero tenga su fortuna en paraísos fiscales y que, por tanto, miles de millones de pesos en impuestos que podrían usarse para pagar la deuda histórica de los profesores.

Según usted, “Chile vive una de sus mayores crisis políticas desde la dictadura”

Así es. Creo que para resolver la crisis que vive la política, se debe devolver poder a la ciudadanía, ya sea por medio de plebiscitos resolutivos y mecanismos de democracia participativa, como el referéndum revocatorio o la iniciativa popular de ley, así como rebajar la edad de votación a los 16 años, ya que si los jóvenes tienen discernimiento penal, también lo tienen para participar en la política. Por eso digo con firmeza que se requiere de un quinto poder, el Poder Ciudadano, que fiscalice con fuerza, a modo de Contraloría Social, los actos del Gobierno.

Del mismo modo, creo que se debe hacer una investigación profunda sobre los hechos de corrupción que se han destapado, que la corrupción no prescriba -para lo que hemos presentado un proyecto de ley-, ya que el estado de ánimo de la ciudadanía no soporta el manto de impunidad que se está tendiendo en los casos Penta, SQM, Aguas Andina, Exalmar.

No comparto en absoluto la delicadeza con que la Fiscalía persigue a los delincuentes de cuello y corbata. Por ejemplo, cuando el fiscal Guerra cierra la investigación contra Sebastián Piñera por el caso Exalmar, sin pedir los correos de la época y sin citar a declarar a testigos clave, como la periodista del Financial Times, Jude Webber -quien señaló en un artículo que sí existía un Terminal Bloomberg en La Moneda-, pues la gente se percata de eso y lo que queda es un sentimiento de traición. Creo que ahí hay un punto que ayudaría a distender el estado de ánimo de la gente, enojada de tanta impunidad de la élite política y económica de nuestro país.

En esa línea, ¿cuál sería el principal cambio estructural si llegase a ser Presidente?

Lo primero que hay que hacer es una nueva Constitución mediante Asamblea Constituyente, ya que lo que tenemos en la actualidad es la Constitución de Pinochet con la firma de Lagos. Una nueva Carta Magna es el eje estructural de cualquier reforma, de lo contrario corremos el riesgo de que la oposición recurra al Tribunal Constitucional en protección de los intereses de las corporaciones de la élite, que hoy ostenta el poder. Esa es la principal camisa de fuerza que impide cualquier cambio estructural.

¿Y en lo económico?

Quiero un Estado empresario, no propietario, que en definitiva sea un motor junto al mercado para generar empleos de calidad, riqueza para distribuirla, y no solo empleos precarios como ha sido la tónica en los últimos gobiernos y que ha llevado a que hoy en día solo el 8% de los trabajadores negocie colectivamente.

¿Cual es su motivación para ser Presidente de Chile?

Chile requiere cambios revolucionarios y no logro distinguir ningún liderazgo capaz de realizarlos; así lo dijimos el año 2006 en entrevista con diario La Nación, diario que por lo demás fue privatizado por Piñera con el objeto de terminar con el único periódico que quedaba bajo propiedad del Estado. En esa entrevista dijimos, y seguimos sosteniendo, que Chile requiere reformas estructurales, que no pasan por la derecha neoliberal ni la agotada Nueva Mayoría.

Mi motivación pasa por una nueva Constitución vía Asamblea Constituyente, por la que fui acusado de fumar opio por Camilo Escalona, y que hoy tiene más del 60% de apoyo en la ciudadanía, lo que sin duda es un avance significativo, ya que da cuenta de que somos muchos y muchas quienes creemos que este, y solo este, será el punto de inflexión que ponga fin a la transición.

CRISIS EN SALUD

Otro de los grandes problemas y que afectan a la mayoría de la población, es la falta de médicos

Uno de los ejes de mi programa se refiere a la reforma al Sistema de Salud Pública, la que es absolutamente necesaria, sobre todo en momentos que la lista de espera para atenderse en el servicio público es de casi dos millones de personas, y cuando cerca de 100 mil personas han fallecido en los últimos diez años mientras esperaban por atención.

El problema nuevamente es que un derecho humano como la salud se dejó en manos del mercado, claro está, para favorecer el negocio de los privados dueños de las clínicas privadas. Porque cuando un médico extranjero llega a Chile, puede atender sin problemas en una clínica, pero no así en el servicio público, porque le exigen una prueba.

Por eso hemos dicho que se debe permitir a los médicos que estudiaron en el exterior que puedan atender en Chile, pues no resulta coherente que los médicos que estudiaron en el extranjero que llegan al país, pueden operar y examinar en la Clínica Las Condes y la Clínica Alemana de forma inmediata y no así en un hospital público, Sapu y Cesfam.

Un dato: tenemos 2 millones 300 mil personas de la tercera edad, pero solo hay 83 geriatras. Si a eso le sumamos que no se está formando la cantidad de médicos especialistas que se necesitan, en un país con un claro envejecimiento de su población, la crisis es sin duda severa.

¿Cual sería a su juicio la solución a esta emergencia sanitaria?

 La solución es implementar la campaña ‘Más Médicos para Chile’, que busca instaurar un programa para traer una misión temporal de profesionales extranjeros. Pues no podemos continuar con la lógica de las comisiones de estudio, mientras la gente se muere. Las cifras son realmente alarmantes: solo durante el año 2016 fallecieron en nuestro país 26 mil personas esperando atención médica o una operación y hay 24 mil menores de 14 años que aguardan por atención.

«Un derecho humano como la salud se dejó en manos del mercado para favorecer el negocio de los privados dueños de las clínicas privadas. Porque cuando un médico extranjero llega a Chile, puede atender sin problemas en una clínica, pero no así en el servicio público, porque le exigen una prueba»

Paralelamente, hay que tomar medidas, como establecer la figura del médico de dedicación exclusiva, duplicar los salarios y con ello triplicar el nivel de atención.

A mediano plazo, debemos aumentar el gasto en salud de forma gradual, ya que el promedio de gasto en esta área de los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es de 10 puntos del PIB, mientras en Chile estamos alrededor de 7%, y de los cuales 4% queda en el sector público y otro 3% se destina al sector privado de forma encubierta, por medio de la compra de servicios.

¿Ha presentado esta propuesta al Ejecutivo?

Hace más de dos años, junto a 258 alcaldes y alcaldesas de todo de Chile, de todos los colores políticos, desde la UDI al PC y que representan a más de 10 millones de personas, entregamos a la ministra de Salud, Carmen Castillo, una propuesta que buscaba la llegada de una misión de médicos generales y especialistas -por un tiempo acotado- mientras se forman los chilenos.

El apoyo era transversal y cuenta aún con el respaldo de cientos de alcaldes. Además, realizamos una marcha en Concepción que reunió a más de tres mil personas en las calles, en apoyo a dicha propuesta, la que tuvo un alto impacto mediático y social.

 ¿Y qué pasó con la iniciativa?

Nunca tuvimos respuesta de la ministra. Es más, parte de las autoridades del Gobierno, de la ASOFAMECH y del Colegio Médico, tanto las pasadas como actuales, aumentaron la defensa corporativa del EUNACOM (Examen Único Nacional de Conocimientos de Medicina), a pesar de lo dictaminado por el Contralor General de la República, quien sentenció que los médicos extranjeros pueden ser contratados, en vista de los miles de fallecidos esperando atención por un médico especialista o una cirugía.

Por ello es que presentamos una denuncia ante el Ministerio Público por el delito de homicidio omisivo en contra de quienes resulten responsables por los 100 mil fallecidos desde el año 2010 y, por cierto, la ministra debe ser citada a declarar por su responsabilidad directa al no implementar las políticas necesarias.

RECURSOS NATURALES

Muchas empresas están interesadas en el litio chileno. ¿Qué haría usted con este mineral estratégico?

Tengo la convicción de que Chile tiene una oportunidad histórica en el desarrollo de la industria mundial del litio. Tenemos al 2016 el 54% de las reservas de este mineral estratégico a nivel mundial, por lo que si se invirtieran los fondos de pensión en ello todos los chilenos se verían beneficiados, y creo que debe ser el Estado quien controle este estratégico recurso.

Si a esta tremenda potencialidad le sumamos los yacimientos de cobre bajo las reglas de cero emisión, o el cobalto recientemente descubierto en el sur de Chile, podríamos pasar de ser un país en vías de desarrollo que solo exporta materias primas a países como China y Alemania, a ser un país desarrollado, industrializado, que crea sus propios productos de litio como pilas y baterías, los que se utilizan en celulares, notebooks y -¿por qué no?- generar nuestros propios autos eléctricos.

 ¿De dónde sacará los recursos para esto?

En este escenario, lo más conveniente para el interés de todos los chilenos y chilenas, es que parte de los fondos de pensiones, que alcanzan los US$ 200.000 millones aproximadamente, sean invertidos en el desarrollo de esta industria en una alianza estratégica público-privada, donde el Estado asuma los riesgos de la industrialización, pero mantenga los beneficios como generar empleo y mejorar las pensiones.

Para ello es necesario crear nueva institucionalidad de forma que esto se concrete, por ejemplo, con una nueva Empresa Nacional del Litio. Por eso espero que el conjunto de los parlamentarios entienda que en esto hay una oportunidad que no podemos desaprovechar.

Lo hemos repetido incansablemente, Chile debe pasar a ser un país industrializado y terminar con la venta de materias primas. No es posible que enviemos el cobre y el litio fuera del país, y luego compremos los tubos y las baterías, cuando tenemos todas las condiciones técnicas y la capacidad de hacer la transferencia de tecnología y capital humano para hacer esto en Chile.

¿Y qué haría con respecto a los problemas que hoy estamos teniendo con el agua y la electricidad?

Lo primero es recordar que han habido traidores a la Patria, que han hecho lo que han querido con nuestros recursos, vendiendo empresas estatales a precio de huevo en beneficio de privados, la mayoría de las veces a extranjeros, y que han traído problemas y precios más caros en los servicios básicos a la población.

Pues si solo tenemos en consideración las exorbitantes ganancias que tienen ciertas compañías, el caso de Aguas Andinas es el mejor ejemplo con sus $120 mil millones anuales. En este sentido hay que ser claros: los privados no son buenos administradores de los servicios básicos. No es posible que tras la nieve se corte la luz, o que cuando llueva se corte el agua.

Por eso tengo la firme convicción que debemos nacionalizar servicios como el agua potable y la electricidad a fin de devolver estos servicios básicos a donde nunca debieron salir, lo público. Quiero recordar que empresas como Endesa, Essbío o Aguas Andinas, antes de pasar a ser propiedad de capitales de Italia o España, estaban en manos del Estado y jamás tuvimos problemas de suministros porque se hacían las inversiones correspondientes en infraestructura.

¿Por qué cree que ha habido tanta impunidad para estos empresarios?

Se debe a que estas empresas -tanto Endesa como Aguas Andinas- han financiado las campañas de todo el ámbito político, pues existen boletas a sociedades de Eduardo Frei o Sebastián Piñera, pasando por Andrés Zaldívar y Laurence Golborne, así como donaciones millonarias a los think tanks de todo el espectro ideológico, como la Fundación Jaime Guzmán, Instituto Libertad y Chile 21.

Es por esto que nos hemos formado la convicción de que la propiedad del agua y su uso, así como el de la electricidad, debe volver al Estado. De este modo, las ganancias generadas podrían ser reinvertidas en obras que vayan en beneficio de los usuarios.

Respecto a la contaminación que hay en Chile, ¿cuáles son los principales desafíos?

Chiloé y la crisis de los salmones es el fiel reflejo de lo que pasa en Chile. La ambición de las salmoneras llegó a un nivel tal que liquidó el fondo marino. La marea roja y la crisis social que se generó en la isla, y que parece haber sido olvidada por el gobierno central, son producto de la inversión desregulada, que no dice relación con las necesidades de las comunidades locales, ni con las necesidades del país, sino con los intereses de privados que más encima el Estado subvenciona. Da un poco de vergüenza.

Si se quiere resumir, el problema medioambiental en Chile es el extractivismo, porque este no genera valor en los territorios, por el contrario, los deprecia. Necesitamos regular, fiscalizar y reparar, pero pensando en las comunidades, no sólo en el crecimiento económico que no le llega a nadie.

Por ello es que el impacto en los ecosistemas, ya sean marinos o terrestres, ha sido tal en diferentes partes de Chile, que hoy no basta solo con regular, hay que restaurar. Necesitamos limpiar los mares del sur, no solo frenar la contaminación, de la misma forma en que necesitamos una política de Estado para la restauración del bosque nativo y regular los monocultivos.

Del mismo modo, debe darse autonomía a los territorios, de forma tal que estos puedan definir sus futuros, y hacer que sus opiniones sean vinculantes con la decisión final, sobre si se instala o no un proyecto que contamine en alguna forma. Para ello, las comunidades deben tener el derecho a informarse sobre las ventajas y desventajas que traen los proyectos.

FORESTALES y PUEBLO MAPUCHE

Se acerca el verano y con ello los incendios forestales. ¿Qué opina del rol del Estado en la materia?

Es un tema grave. A pesar de las miles de hectáreas y casas quemadas, el Estado no ha hecho nada entre el año pasado y este. He presentado proyectos de ley al respecto: para franjas de zonas de seguridad entre los monocultivos, las casas, las carreteras y el tendido eléctrico; mejorar las condiciones laborales de los brigadistas para convertirlos en funcionarios de carrera, que no solo apeguen incendios sino que también hagan prevención. Presenté recursos de protección para que la Corte obligue a las forestales a tomar medidas, sin embargo, ésta ha señalado que no hay ley, tirando la pelota al Congreso. He hecho los proyectos, he pedido urgencia, he pedido la creación de un Ministerio de Emergencias y Catástrofes, pero al parecer los intereses creados no dejan avanzar estas iniciativas.

Incluso lo vimos talando árboles…

Así es. Junto a un grupo de mineros de Santa Ana de Curanilahue nos armamos de motosierras y cortamos árboles en diversas comunas de la Provincia de Concepción, donde los pinos y eucaliptus estaban encima de las casas y, por tanto, se transformaban en una gran amenaza para la ciudadanía.

Usted es uno de los pocos políticos que ha defendido al pueblo Mapuche

He luchado por las históricas reclamaciones de los pueblos originarios desde un principio, durante décadas, y lo seguiré haciendo desde el Parlamento o La Moneda, sin temor a criticar la nefasta política que el Estado ha tenido hacia ellos. En el caso del conflicto entre el Estado y el pueblo Mapuche el problema no es el robo de madera, sino el de tierras, pues son décadas, siglos, durante los que se ha tratado de pisotear a los pueblos originarios, muchas veces con el uso de la fuerza y en los últimos años por medio de leyes que solo han beneficiado a forestales en desmedro de las comunidades.

Firmó un acuerdo en Temuco…

La mayoría de los candidatos presidenciales ha evadido asumir un “compromiso” con el pueblo Mapuche. Y hace solo unos días, en la cima del histórico Cerro Ñielol de Temuco, fui invitado a un encuentro con diversas comunidades, entre las que se encontraban Ad-Mapu Puren, el Consejo Pewenche Lonquimay, el Consejo de Todas las Tierras con Aucán Huilcamán incluido, Trokiñ Mapu Imperial, Kiñe Raquizuam de Paillaco y la Unión de Comunidades Mapuche de Lumaco Sociedad Newen, a fin de firmar dicho compromiso, pero que nosotros tomamos como una ratificación de nuestros ideales, de nuestra lucha en conjunto al pueblo Mapuche y que se centra en autonomía, restitución de tierras, reparación para quienes has sido absueltos por la Justicia, Ley de Amnistía, Reconocimiento Constitucional y la fijación de cuotas parlamentarias.

Somos muchos quienes desde el lugar en que estemos, sea este el Congreso o la Presidencia de Chile, seguiremos comprometidos con los pueblos originarios, con el autogobierno del pueblo Mapuche y con una Asamblea Constituyente que los represente a todos.

“EL MAYOR REFLEJO DE UNA SOCIEDAD ES CÓMO ESTA TRATA A SUS NIÑOS”

En otro tema de relevancia nacional, de ser electo Presidente, ¿Usted cree que podrá terminar con la crisis del Sename?

El Estado fracasó en proteger a los niños; lo hemos sabido por décadas, por lo que todos los nuevos debates de las últimas semanas solo han buscado dejar las conciencias tranquilas. Mientras fui Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, encabecé 9 sesiones especiales respecto a este tema, donde todas las organizaciones sociales y de los poderes del Estado tuvieron participación, se hicieron análisis y obtuvimos muchas respuestas, pero pese a ello, el Gobierno de turno no ha sido capaz de brindar soluciones.

Ello mismo ocurrió en el período anterior, pues el año 2012 emplacé al en ese entonces presidente Sebastián Piñera, a resolver en ese momento la crisis del Sename, enviándole una carta con crudos relatos de lo que estaba ocurriendo en el Servicio. Pero lamentablemente, tampoco fue capaz o no le dio la importancia. Más aun, hace un año avizoramos lo que hoy mediante oficios sabemos: el 50% de la población penal en Chile estuvo en un centro del Sename. Como decía Nelson Mandela, “el mayor reflejo de una sociedad, es como esta trata a sus niños”.

 ¿Qué medidas concretas tomaría para con los infantes?

Lo primero es desburocratizar la adopción. Hoy al Estado le cuesta más de 700 mil pesos mantener a niños en el Sename o en organizaciones de lucro que se han apoderado de este servicio. Creo que parte de ese dinero, podría ser invertido en familias que quieran resguardar a estos niños en el seno de su hogar. En carne propia he sido testigo de lo lento en la tramitación de adopción para mi hermana menor, quien siendo profesional no ha logrado concretarla solo por ser madre soltera.

“CANAS MÁS, CANAS MENOS”

El Alejandro Navarro que postuló a la presidencia de Chile el 2009, con el que postula hoy, ¿en qué se diferencian?

Sin duda hay un mayor grado de madurez, los años no pasan en vano. Hoy postulamos desde fuera de la Nueva Mayoría, porque en el último gobierno pude constatar la grave desconexión que existe entre las élites que gobiernan y la ciudadanía. Siento que la gente se siente traicionada, sobre todo cuando vota por un conglomerado que llega al poder con un discurso más o menos ‘progre’, como es el caso de la Nueva Mayoría, pero que al final del día terminan gobernando para los mismos de siempre.

Es así como -canas más, canas menos- hoy estamos convocando a un sector invisibilizado en Chile, a los trabajadores a honorarios y asalariados, a los pescadores, estudiantes y pobladores de sectores populares y de clase media, a la gente decente que día a día se levanta temprano para ganarse el pan, que creen que ‘el chancho está mal pelado en Chile’ y que son inconformistas con el actual sistema político y económico.

«Creo que Chile sigue colonizado, hoy no por ejércitos realistas o reyes españoles, sino que por empresas trasnacionales que tienen el control de nuestros recursos más preciados, como es el agua, el cobre o el litio»

En esa misma línea, ¿en qué se diferencia la candidatura de Alejandro Navarro de la del resto de los candidatos presidenciales?

En primer lugar, tenemos una larga trayectoria de luchas sociales, de defensa de los trabajadores, de honestidad y consecuencia, que nace hace décadas en la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción, la que presidí mientras luchábamos en contra de la dictadura, y luego como diputado por tres períodos y como senador por dos, siempre con un domicilio político nítido y claro: la izquierda y la ciudadanía. No veo a otros candidatos con la convicción de recuperar los recursos naturales y minerales para ponerlos a disposición de las mayorías y no de unos pocos, como sucede hoy día, a fin de que Chile pueda alcanzar una real independencia y soberanía. Creo que Chile sigue colonizado, hoy no por ejércitos realistas o reyes españoles, sino que por empresas trasnacionales que tienen el control de nuestros recursos más preciados, como es el agua, el cobre o el litio.

En segundo lugar, queremos realizar un cambio profundo al sistema económico, cosa que ningún candidato se atreve a proponer, ya sea por miedo a la campaña de terror que se desataría de forma inmediata y a los efectos que una eventual ‘campaña del terror’ podría traer a la economía; pero estas reformas deben hacerse duela a quien les duela.

Si llega a La Moneda, ¿cuál cree que sería la reacción de élite chilena?

Tenemos dos presidentes en la historia que han tratado de nacionalizar nuestros recursos para ponerlos a disposición del pueblo. Ambos han terminado siendo mártires: Salvador Allende, quien nacionalizó el cobre, y José Manuel Balmaceda, quien quería nacionalizar el litio. Sin embargo, creo que hoy no son tiempos de intervencionismo.

El rechazo a las declaraciones de Donald Trump ha sido amplio en América Latina y creo que hoy las fuerzas socialistas y democráticas no pueden permanecer inmóviles frente a amenazas de repetir esa historia. Por eso, defenderemos hasta el final la soberanía y la independencia de América Latina, ya sea en Chile, Bolivia, Argentina, Ecuador, Paraguay, Honduras, Brasil o el África. Defender la independencia, tal como lo hicieran Francisco de Miranda, Simón Bolívar o José de San Martín, debe ser motivo de honor y de orgullo. Si a alguien le incomoda esto, debe leer más de historia.

Entrevista publicada en la edición nº 218 de la revista El Ciudadano.

4,224,469FansMe gusta
141,177SeguidoresSeguir
289,099SeguidoresSeguir
16,449SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

OMS: Enfermedades mentales afectan a una quinta parte de quienes viven...

Estudios de ese organismo internacional muestran que la cantidad de personas que sufren trastornos mentales es mucho mayor en países...
- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -