-Entrevista Ciudadana-

Alessandro Di Battista, periodista y exdiputado italiano: «En Europa, europeísmo y atlantismo, son actualmente la misma cosa»

"Lo que podemos ver hoy, en Europa, es un completo desastre. Una completa desaparición del interés europeo y, obviamente, italiano", afirmó Di Battista.

Por Denis Rogatyuk

04/12/2023

Publicado en

Entrevistas / Mundo

0 0


En una nueva edición de la «Entrevista Ciudadana», el director de Internacional de nuestro medio, Denis Rogatyuk (DR), conversó con el exdiputado, periodista e investigador italiano Alessandro Di Battista (AB).

Di Battista fue consultado sobre diferentes temas, entre los que destacan, el impacto que ha tenido el gobiirno de extrema derecha de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni y su relación con Vladímir Zelenski. Así como el papel de los medios de comunicación en Italia y la elección del «libertario» Javier Milei como presidente de Argentina.

DR: Hola compañeros y compañeras. Bienvenidos a otro episodio de la entrevista Ciudadana. Hoy nos encontramos con Alessandro Di Battista, exdiputado de la república italiana, periodista, investigador y colega nuestro aquí. Alessandro, un placer.

AB: Gracias a ustedes, gracias por la invitación

DR: Me gustaría comenzar con su opinión de la situación política actual en el país, en Italia. Si nos puede dar un breve resumen, sabemos que, por primera vez, desde la II Guerra Mundial, está siendo gobernada por un partido fascista y una líder que dijo que admira mucho a Benito Mussolini, eso ha generado mucha preocupación, me imagino no solamente para los italianos, sino para muchos pueblos. ¿Cuál es su opinión?

AB: Bueno, yo, obviamente, estoy muy en contra de este gobierno, pero a veces pienso darle ese nombre de “los fachas”, es casi un regalo que se les hace a ellos, porque, la verdad, yo ni siquiera hablaría de fascismo, de “fachas”. Es un gobierno que entró hablando de soberanía, soberanía política, energética, alimentaria, guerra en contra de la Europa que nos empuja a perder nuestros derechos, y la verdad es que se volvió un gobierno totalmente europeista, en el peor sentido de la palabra, y atlantista.

Y, la cosa dramática para mí, es que, en la actualidad, en Europa, europeísmo y atlantismo, son actualmente la misma cosa. Y, tendrían que ser conceptos políticos distintos: una política para fortalecer Europa y, otra política, (en mi opinión) para seguir siendo los esclavos de los intereses norteamericanos. En cambio, desde hace varios años, sobre todo después de que salió del poder, Ángela Merkel, en Alemania, con todas las cosas que se podrían decir, trató, por lo menos, de fortalecer los intereses generales de Europa, por supuesto, comenzando con el interés alemán.

Lo que podemos ver hoy, en Europa, es un completo desastre. Una completa desaparición del interés europeo y, obviamente, italiano.

Entonces, el gobierno de Giorgia Meloni, con Matteo Salvini, con Tajani como ministro de Asuntos Exteriores, es un gobierno muy parecido al gobierno de Macron, muy parecido también, actualmente, al gobierno de Scholz. Muy parecido a todos los gobiernos (para mí) que sacrificaron los intereses europeos y nacionales, arriba del altar de los intereses norteamericanos. Esa es la problemática más grande.

Entonces, hablaría más de eso, que es algo muy actual, conectado al tema de Ucrania, conectado con el tema de Palestina, con el tema del Norte y Sur del mundo, más que hablar del siglo pasado. Para mí, gracias a Dios, el fascismo es algo del pasado, que nunca va a regresar. Gracias a Dios.

DR: Ud. mencionó el tema de Ucrania y el gobierno de Meloni, que ha sido uno de los gobiernos más “fan” de Zelenski, más “fan” de Kiev, incluso con el envió de armas…

AB: Si, absolutamente, y también yendo en contra de nuestra Constitución, porque tenemos un artículo, que es el artículo 11, donde está escrito que Italia repudia la guerra. Italia rechaza la guerra como instrumento de solución de las controversias internacionales y lo que se está … Lo que Europa y EEUU supuestamente están haciendo hoy en Ucrania, es tratar, con las armas, entonces con la guerra, resolver un conflicto entre países que, para mí, es un conflicto que nació en 2014.

Un conflicto, obviamente, supuestamente regional, y transformado, sobre todo, por la propaganda occidental, en una lucha de valores entre el bien mundial y el mal absoluto.

Las democracias contra el nuevo “Hitler”, Vladímir Putin. Yo nunca fui alguien que apoya a Putin, nunca, pero esas son mentiras.

A mí me pasó en el pasado, de decir … Por lo menos Putin, como se dice, una Rusia más fuerte, una China más fuerte, es una forma de balancear un poder muy grande de parte de los Estados Unidos. Pero, yo, si fuera un ciudadano ruso, no votaría por Putin, nunca.

Mira, como es la propaganda aquí: Si una persona se pone en contra del envío de armas a Ucrania o dice que desde hace dos años necesitaron haber negociado, como dijo Putin, dirían que es un “hombre muy cercano al Kremlin”. Son cosas absurdas. En realidad, obviamente, esa no es una guerra entre Rusia y Ucrania, es una guerra Rusia – OTAN en Ucrania.

Entonces, actualmente, la OTAN sigue persiguiendo objetivos que no tienen nada que ver con los intereses de Ucrania, lo que quieren es alejar Rusia de Europa y eso es un objetivo estratégico británico y norteamericano desde hace varios años, legítimo, pero no tendría que ser un objetivo europeo porque también va en contra de los intereses europeos.

DR: ¿De qué manera cree usted que este conflicto en Ucrania ha impactado en la vida cotidiana de los italianos?

AB: Todos los precios subieron. La energía subió, y también la información ha sido muy impactada porque la verdad, te lo juro … A mí no me importa nada porque sigo adelante. No me importan las críticas, un día me dicen que soy un amigo de Putin, el “ruso”, otro día que me gusta Hamas porque, obviamente, denuncio los crímenes contra la humanidad que el gobierno de Israel está cometiendo en Gaza.

Recuerdo cuando nosotros estuvimos en contra de la invasión militar en Afganistán y nos nombraban “filo Talibán”, o después en contra de las mentiras que justificaron la guerra en Irak, entonces decían: “te gusta Sadam Husein”. Es una forma bastante violenta y sucia de debate público y narración mediática, que sirve para volver más sencilla la discusión y tratar de dividir a cualquier persona, la opinión pública, en buenos y malos.

Con la historia no se puede pensar de esa manera, porque no existen buenos y malos, sobre todo si vamos a ver el conflicto en Ucrania. Existe gente que quiere tratar de trabajar para la paz, tratar de trabajar para una solución negociada y lo que veo es que, exclusivamente, para servir los intereses norteamericanos.

Gobiernos que, supuestamente, entraron, como te dije antes, con la idea de soberanía, se portan como esclavos y hoy, la Unión Europea, verdaderamente parece un protectorado de los Estados Unidos. Es muy triste, porque la Unión Europea nació después de la II Guerra Mundial, después de millones y millones de muertos, con la idea de trabajar para la paz, el desarrollo social y económico de la ciudadanía, pero actualmente me parece una organización (UE) bastante inútil y, lo lamento.

DR: Me gustaría hacer una pregunta sobre el tema de los medios. Usted como periodista también nos puede ayudar con eso. ¿Cómo ve el clima mediático en el país?, ¿Usted cree que hay cierta dominación por parte de la derecha? ¿Si hay algunos intentos de crear una red de medios independientes o de luchar contra esta hegemonía mediática?

AB: Yo no diría que es un objetivo de la derecha, (esa es mi opinión), porque no veo mucha diferencia sobre cuestiones bastantes importantes entre la derecha e izquierda, por lo menos en Italia.

Y, el partido que se supone que es de centro izquierda, que es el Partido Democrático, que nació del Partido Comunista italiano, que fue el partido más importante de toda Europa, (yo nunca fui comunista, pero admiré ese partido), es un partido que usted podría nombrarlo derechista.

Es el “establishment”, es el sistema. Entonces para mí, ya no existe derecha, izquierda, existe un sistema, un “establishment”, en el que confluyen partidos, supuestamente de izquierda y derecha, que buscan cuestiones distintas para diferenciarse ante la opinión pública. Si no, no existirían votos distintos, o electores distintos.

Pero, por otra parte, existe para mí, una ciudadanía que, lentamente, pasito a pasito, comienza a fortalecerse, a ser un poco más independiente a nivel mental, cultural, y que no encuentra una propuesta política, o tal vez encuentra muy pocas propuestas mediáticas, periodísticas, para tratar de buscar información.

Entonces, actualmente en Italia, en Europa, yo digo, a pesar de todo, la información en los Estados Unidos es más libre, pero más que periodistas, que obviamente existen, que son héroes en Italia, existen sicarios de la libertad de la información que la matan y tratan, como te dije antes, de golpear todas las personas que ejercitan el pensamiento crítico, que ejercitan el pensamiento.

Es muy triste. Repito, hay gente que sigue adelante. Yo estoy haciendo un montón de cosas, con mis redes sociales. Acabo de crear una asociación que se llama (no entendí) cómo tomar posición, porque yo veo que muchos políticos y periodistas en Italia, obviamente, a ellos les conviene quedarse en una posición cómoda y no tomar posición, pero también tienen miedo. Tienen miedo de perder sus puestos de trabajo, perder dinero, perder su “comfort zone”, entonces por eso, o dicen mentiras, o muchas veces atacan a personas que tratan de trabajar la verdad.

DR: Quisiera hacerle una pregunta sobre lo que ha pasado en Argentina. El vínculo entre Italia y Argentina es muy fuerte.

AB: Enorme.

DR: Algunos dicen que los argentinos son italianos que hablan español.

AB: Seguramente. Son nuestros hermanos. Gente muy parecida a los italianos.

DR: ¿Cómo usted evalúa los resultados electorales? ¿Por qué cree usted que el peronismo fue rechazado en estas elecciones?

AB: Porque mucha gente que yo conozco en Argentina, que no son de derecha, para ellos, el adjetivo “capitalista” es un adjetivo malo, negativo, pero dicen que el país, en los últimos años, empeoró mucho. Eso me lo dicen a mí. Yo no viajo a la Argentina desde hace varios años y, entonces, obviamente, como cuando en Italia ganó la Meloni o ganó Salvini, es muy cómodo y, digo también, infantil, pensar que toda la culpa es de los italianos que votan mal, o los argentinos que votan mal, y escogieron partidos así, derechistas o del “establishment”. No, me parece una forma de pensamiento muy infantil.

Evidentemente, el movimiento peronista, o movimientos supuestamente de izquierda, repito, para mí sería mejor llamarlos de otra forma, tienen sus responsabilidades. Porque si el país empeoró, (en Argentina) a nivel social, económico … si la gente escogió ese hombre muy particular, que yo personalmente, solo mirándolo en la televisión, no votaría por él nunca en mi vida, evidentemente, la responsabilidad la tienen quienes gobernaron los últimos años y no lograron mejorar un país tan importante que vive en una crisis económica y social desde hace muchos, muchos años.

Obviamente, yo recuerdo a la derecha, o a los capitalistas, o los partidos ultra liberales en los años noventa, y me parece que fueron los principales artífices de la crisis económica y social de ese país que quiero muchísimo.

DR: Nos puede comentar un poco de sus proyectos, por ejemplo, de ese documental/reportaje que está preparando sobre Rusia.

AB: No, no. Lo acabo de decir. Yo, el año pasado viaje por Rusia, y pensaba que los rusos eran personas peligrosas o que Rusia estaba muy cercano a una crisis económica, a una derrota económica, a un fracaso económico. Gracias a un periódico italiano muy importante, que se llama (No entendí) y a una sociedad de producción que se llama (no entendí) pude viajar a Rusia para tratar de investigar un poquito la otra parte.

Entonces, viajé e hice trece mil kilómetros en trenes, desde la Rusia europea hasta la última ciudad grande de la Rusia asiática, Vladivostok. Dos meses en un país maravilloso, con gente maravillosa, contando cosas, cómo la gente miraba la guerra, miraba a Putin, miraba a Europa, a Occidente, a los Estados Unidos, porque para mí, durante una guerra, es un deber también tratar de investigar la otra parte. Y, en cambio aquí, en los periódicos más importantes (nombró varios…no entendí), salían las noticias sobre la falta de papas fritas en Rusia durante la guerra, solo mentiras, o también muchos artículos ruso-fóbicos. Entonces, yo viajé, y me dijeron que el viaje me lo pagaba Putin. Un montón de ataques y mentiras contra mí. A mí me da igual, y sigo adelante.

Salieron cinco documentales distintos sobre este país, donde yo, hace casi dos años, conté lo que miraba y, que se está volviendo a la realidad. Porque, hoy, en Italia, la Meloni, públicamente, dice que Zelenski, hay que apoyarlo y que el objetivo es la derrota militar de Rusia. Un objetivo que no existe, es imposible.

Pero, dos cómicos rusos, le hicieron una broma hace unas semanas, y ella dijo, de manera privada, ojalá que más personas y gobiernos se puedan dar cuenta que aquí, se necesita llegar a un acuerdo negociado, porque un acuerdo es la única manera de salir de este desastre. Sobre todo, en los últimos meses, en que se ha dado la muerte de muchos militares ucranianos.

Obviamente, en la actualidad, en Italia no se habla de la guerra en Ucrania porque la famosa contraofensiva ha sido un fracaso. Y, por eso no se debe de hablar de la guerra. Esto pone la luz sobre el fracaso estratégico, político y militar, no solo de Ucrania, sino de Europa, y de los Estados Unidos.

Algunas cosas yo las escribí hace dos años, cuando mucha gente no estaba, evidentemente, todavía lista para escuchar la realidad o era bombardeada por una propaganda occidental que existe y es tremenda, como la propaganda rusa, cosas muy parecidas.

DR: Muchas gracias por la oportunidad de conversar y por su labor periodística.

AB: Gracias. Suerte a ustedes.

Puedes ver la entrevista completa en:

Sigue leyendo:

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬