sábado, octubre 19, 2019

"Que no nos pregunten por nuestra crisis, que se miren el ombligo en Madrid"

Consejero catalán de Exteriores: “Nuestro horizonte es claro: queremos una salida democrática”

Alfred Bosch, relata la situación con los presos políticos por acciones independentistas, el juicio a Quim Torra y la grave crisis de gobernabilidad que vive España actualmente


El Tribunal Supremo de España emitirá en las próximas semanas su sentencia contra los doce líderes independentistas enjuiciados por el referéndum unilateral de 2017, por el que enfrentan peticiones que van de los 8 a los 25 años de prisión.

“Nuestra percepción es que la sentencia será muy dura, que se cometerá otro error histórico”, afirma el responsable de Acción Exterior del Gobierno catalán, Alfred Bosch que pide a la comunidad internacional —y a Rusia en concreto— un pronunciamiento a favor de la liberación de los presos.

Bosch se muestra convencido de la inminente sentencia solo servirá para agravar una crisis territorial que, pese a los intentos fallidos de negociación con el Gobierno de España, debe resolverse con “una salida democrática, sin cárcel ni porras”.

En manifestación de la Diada del pasado 11 de septiembre participaron 600.000 personas, lo que la convierte en menos multitudinaria desde el inicio del proceso soberanista en Cataluña. ¿Cuál es su valoración de las movilizaciones?

En la concentración había mucha gente. Me pareció que había muchísima gente. Las calles estaban llenas con más de medio millón de personas. Yo no sé cuántas manifestaciones pudo haber en Moscú o en Nueva York con más de medio millón de persona. Además llovió, lo que siempre afecta a la participación. Creo que fue una nueva demostración de fuerza

La manifestación estuvo plagada de llamamientos a la unidad tras unos meses en los que el independentismo catalán dio síntomas de división. ¿Está el independentismo en crisis?

No, la crisis la veo en Madrid. En Madrid tenemos a Sánchez que es incapaz de conseguir ser presidente y llegar a un acuerdo con otra fuerza de izquierdas. Si vamos a elecciones ya serán dos elecciones españolas forzadas por la crisis política. Desde que se constituyó el Gobierno de Cataluña hemos visto cuatro Gobiernos españoles. Que no nos pregunten por nuestra crisis, que se miren el ombligo en Madrid. Aquí tenemos un Gobierno de coalición con dos fuerzas: una de izquierda y otra de centro derecha. La capacidad de entendernos sigue siendo excepcional. 

Usted pertenece a Esquerra Republicana de Cataluña, la única fuerza catalana con representación en el Congreso de los Diputados que se mostró dispuesta a no bloquear la formación de Gobierno. ¿Qué votarán en la investidura de Pedro Sánchez?

No colaboraremos con las fuerzas reaccionarias. No colaboraremos en que haya un Gobierno de la derecha con la extrema derecha y con el nacionalismo español más radical. Eso nos llevaría a una regresión. Siempre tendemos la mano a esas fuerzas que quieren el diálogo. Nos parece que Pedro Sánchez tiene que hacer un esfuerzo para ponerse de acuerdo con otras fuerzas de izquierdas. No haremos boicot un Gobierno progresista, aunque lamentamos que el PSOE muchas veces demuestra que es incapaz de ser una fuerza progresista. 

¿Por qué fracasaron todos los intentos de diálogo con Cataluña por parte del Gobierno de Sánchez?

Esa es una buena pregunta para Pedro Sánchez. Nosotros estamos esperando. Hubo un buen primer intento, con la declaración conjunta de Pedralbes, para buscar una solución democrática, con el diálogo. Sin embargo, Pedro Sánchez rompe las conversaciones el fin de semana de la manifestación de la ultraderecha. Eso no nos parece propio de una fuerza progresista.

El Tribunal Supremo emitirá en las próximas semanas la sentencia a los enjuiciados por el referéndum de 2017. ¿Cuál será la reacción del Gobierno catalán ante la sentencia?

Lo estamos hablando entre los partidos, las organizaciones y las entidades cívicas. Estamos hablando sobre si es buena idea convocar elecciones, hacer una respuesta multitudinaria, o sobre un Gobierno de concentración nacional centrado en la democracia y la autodeterminación. Nuestra percepción es que las sentencias serán muy duras, que se cometerá otro error histórico, sobre todo cuando estas personas llevan casi dos años en prisión preventiva. Las elecciones solo las haremos si es una reacción que la gente entiende y para demostrar que el movimiento independentista está fuerte. Nuestro horizonte es claro: queremos una salida democrática.

Relacionado:  Beatriz Preciado: "El reto de lo que debería ser una izquierda para el siglo XXI es tomar conciencia de este estado de depresión colectivo"

¿Qué es para usted una salida democrática?

Eso es lo que queremos hablar con el Gobierno español. Pero una salida democrática no es cárcel o porras. Una salida democrática es contar con el pueblo. Las condenas o la violencia solo pueden empeorar las cosas.

¿Qué cree que dirá la comunidad internacional ante la sentencia?

Trabajamos para que se conozca la verdad y la realidad de lo que está pasando. El tema llegó a la ONU y el grupo de detenciones arbitrarias se pronunció pidiendo la libertad inmediata de los presos. Hemos visto también como el tema está en el Parlamento Europeo y en otros parlamentos, como el alemán o el británico, o en el Senado francés. Ya es un tema internacional, estamos seguros de que los pronunciamientos sobre este tema crecerán con la sentencia. Pedimos ayuda a la comunidad internacional, también a Rusia, que ya hizo algunos pronunciamientos, para que también diga lo que corresponda, de acuerdo con los valores democráticos y los valores humanos. 

Relacionado:  Beatriz Preciado: "El reto de lo que debería ser una izquierda para el siglo XXI es tomar conciencia de este estado de depresión colectivo"

Rusia también dijo que Cataluña es un asunto interno de España. ¿Qué reacción puede esperar?

Que hablen claro. Insisto en que no solo es un asunto interno de España. Está en la ONU, en muchos parlamentos. Esperamos por parte de Rusia y de la sociedad rusa que se pronuncien a favor de la libertad. No se puede cerrar los ojos ante algo que ya es una realidad internacional. Debido a los errores del Gobierno español, esto ya se ha convertido en un movimiento por los derechos humanos. El uso de la fuerza no va a solucionar nada.

Gran parte de su acción exterior se lleva a cabo a través de las polémicas delegaciones en el extranjero. ¿Tienen intención de abrir más? ¿Han pensado en hacerlo en Rusia?

Tenemos doce en todo el mundo, la mayoría en Europa, una Washington y otra en Riga. Nos gustaría estar presentes en todos los continentes. Nos gustaría abrir una delegación en Rusia y en todo el antiguo espacio soviético, que es un área de peso y creciente. Es algo que resulta interesante también por la cantidad de gente que viene a Cataluña desde Rusia, además de por los niveles de intercambio comercial, empresarial, cultural y deportivo. Nos gustaría aprovechar esa tendencia para que las relaciones fuesen más estrechas, aunque el presupuesto es limitado y eso tomará un tiempo. Claro que nos encantaría estar presentes. Rusia está muy presente en Cataluña, con la Casa de Rusia, el consulado y comunidades activas. Eso debe crecer. 

¿Cómo está la situación con los intentos de Josep Borrell [el canciller español] de cerrar las delegaciones catalanas en el exterior?

Me sabe mal que el ministro Borrell no actúe promocionando España y dedique sus esfuerzo a intentar cerrar delegaciones. Los tribunales no le dan la razón. Desestiman su hostilidad. Recordemos que es mismo ministro que dice que nuestro enemigo es Rusia, es alguien que ve enemigos por todas partes.

¿Cómo valora el nombramiento de Borrell para Alto Representante de Política Exterior de la UE?

Es la persona más anti diplomática del mundo. Alguien que dijo que Rusia es un viejo enemigo no es un buen diplomático. También dijo que en EEUU ‘mataron cuatro indios’, lo que tampoco es muy diplomático. Una de las primeras cosas que hice cuando me nombraron fue llamarle, y me dijo que no teníamos nada que hablar porque no nos pondríamos de acuerdo.

Usted apoyó la decisión del presidente mexicano de exigir disculpas al rey de España por la conquista. ¿Por qué cree que España debe disculparse?

Porque el presidente de México lo pidió. Está históricamente demostrado que hubo un genocidio y una colonización muy dura. Estaría muy bien que la potencia que lo hizo se disculpara. ¿Por qué es tan difícil? Lo han hecho muchos otros países.

Cortesía de Sputnik

Te podría interesar

Comentarios

Ayúdanos!

4,253,587FansMe gusta
187,982SeguidoresSeguir
295,391SeguidoresSeguir
16,600SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

Los Más Leídos