Corredor Latinoamericano de Teatro

El Corredor Latinoamericano de Teatro, estrena a fin de septiembre en Chile y a principios de octubre en Argentina, el Primer Encuentro de Dramaturgia Internacional Estudiantil (EDIE), donde se presentarán los textos seleccionados por el destacado jurado integrado por   Mauricio Kartun y Ramón Griffero.

Por Arturo Ledezma

22/09/2014

Publicado en

Artes / Entrevistas / FISURA / Teatro

0 0


EDIE - Afiche de presentaciones CHILE - Final

El Corredor Latinoamericano de Teatro (CLT) es una plataforma internacional de intercambio permanente entre teatristas, entidades y centros de formación teatral en Latinoamérica. El Encuentro de Dramaturgia Internacional Estudiantil, es parte de este intercambio, generando un encuentro entre dramaturgos y directores chilenos y argentinos, logrando producir una enriquecedora experiencia creativa entre los artistas.

En Chile se presentará el texto “Jet Lag” de la dramaturga argentina Leticia Arbelo, bajo la dirección de Sebastián Zeballos; y el texto “Una pequeña ficción política” del dramaturgo de Valparaíso Eduardo Silva León, bajo la dirección de Tomás Ahumada.

CLT conversó con los dramaturgos y directores que se presentan en Chile, en el marco de este encuentro.

CLT: ¿Reconoces temáticas que se presentan en el texto argentino y se repiten en el panorama teatral de tu país?

Sebastián Zeballos: Creo que es evidente cuando nos encontramos frente a un buen texto dramático, pues en él podemos encontrar diversos temas universales que nos afectan a todos. Jet Lag, por supuesto, no queda exento de aquello. En él saltan a la vista varias convergencias temáticas presentes en nuestro “circuito teatral”: la violencia, la discriminación, la crisis del sistema neoliberal, el derrumbe de la estructura familiar, entre tantos otros. Sin embargo, en el texto de Leticia hay algo, un tema en particular, que  –quizás por ser provinciano o qué se yo- llamó mi atención de sobremanera; este es la crisis de identidad latinoamericana o, siendo aún más específico, el pudor a reconocernos como mestizos y a valorar la cultura propia por sobre la del primer mundo. Algo así, en la tierra de los llamados “Jaguares de Sudamérica”, no lo he visto últimamente, o al menos no en el Teatro.  Al contrario, veo que hay una tendencia cada vez mayor a montar lo que vende más, lo que ya ha dado resultados, lo “globalizado” y políticamente correcto, como obviamente también sucede en la economía impuesta hace años en el país y que al parecer nos quedó gustando muchísimo. Todo tiene que parecerse a lo gringo, a lo europeo, o si es nuestro, a lo que ya ganó premios.

CLT: ¿Cómo crees que pueda resonar tu dramaturgia fuera del país?

Leticia Arbelo: En el caso de Jet lag creo que al público le va resonar bastante la temática, dado que la obra aborda ampliamente el tema de la identidad, cuestión que ronda toda la historia Latinoamericana. Pienso que al ser una dramaturgia cruda y con un humor irónico y corrosivo los otros temas que están presentes como la violencia, y el abuso intrafamiliar- temáticas que desconocen fronteras y clases sociales- se tornaran más llevaderos sin perder su potencia ni su fortaleza escénica.

CLT: ¿Qué semejanzas o diferencias ves entre el texto de Valparaíso que estás trabajando y la dramaturgia que se está haciendo en Santiago?

Tomás Ahumada: Creo que más allá de las distancia, lo interesante es encontrar intereses creativos y temas que nuestra generación comparte. La crisis de la identidad, la caída de los discursos, y la invasión de los medios de comunicación dentro del ámbito social-político-cultural, entre otros, dan cuenta de una necesidad por construir nuevas visiones de mundo. El interés por la interpelación a las figuras e instituciones que representan el poder, se transforma en un arma de descarga, en una posibilidad social de reconocer las problemáticas que nos pertenecen y asumir una responsabilidad como sujetos dentro de un territorio común.

Es complejo referirse a las diferencias en este caso, ya que el tema del texto es transversal a nuestro País. Podría aventurarme a decir que deben existir experiencias locales que ayuden a los dramaturgos en su interés creativo, pero tengo la sensación de que a pesar que Chile es una franja de territorio extenso, se manifiesta un interés compartido por construir ficciones que pongan en crisis al poder.

CLT: ¿Cómo ves el panorama teatral en Valparaíso?

Eduardo León: Fructífero. Con grupos humanos que están trabajando de manera intensa para levantar proyectos, y a la vez una suerte de negación a la competitividad (esa a la cual te obliga el mercado) que me parece muy sana. Además de  muchos creadores que ya  se han instaurado como tales, todo con un trabajo de años y un aguante verdaderamente valioso, y otros que van progresivamente posicionándose  en la retina de los espectadores con el mismo trabajo duro pero con un poco de mejores condiciones. Si se sigue trabajando cooperativamente, Valparaíso puede ser un buen lugar para el teatro nacional.

Las presentaciones de EDIE  en Chile, se realizarán los días 25, 26 y 27 de septiembre, a las 20 horas, en la sala Agustín Siré de la Universidad de Chile, Morandé 750. El día sábado se cerrará la jornada con un conversatorio con los directores y dramaturgos que participan del encuentro.

Por su parte en Argentina se presentará el texto chileno “La Farsa de las Ovejas” de Tomás Díaz Honores dirigido por  Ana Laura Suárez Cassino (Arg) y el texto argentino “Ellos, los Malos” de Valeria Cardinale dirigido por Lucas Lagré (Arg). Las presentaciones se realizarán el día 8 de Octubre a las 19 horas, en la Sala Tuñón del Centro Cultural de la Cooperación. Avenida Corrientes 1543, Buenos Aires.

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬