Fernando González, uno de los cinco héroes cubanos: «La jugada es crear la desestabilización que permita la intervención militar de los Estados Unidos»

En un nuevo capítulo del programa ¡Que se vayan a Cuba!, subrayó que las mayores agresiones a la isla han venido de administraciones demócratas
Publicado en

Entrevistas

0 0


fernando_gonzález-cuba

Fernando González, presidente del Instituto Cubano de Amistad de los Pueblos, conocido en el mundo como uno de los cinco héroes cubanos, considera que la historia de la contrarrevolución cubana, desde los inicios de la Revolución, ha sido tratar de que el Gobierno de EE. UU. le resuelva lo que ellos no han tenido el valor de resolver.

En un nuevo capítulo del programa ¡Que se vayan a Cuba!, conducido por Denis Rogatyuk, subrayó que  las mayores agresiones a la isla han venido de las administraciones demócratas.

«La jugada es crear la desestabilización que permita la intervención militar de los Estados Unidos», afirmó González.

Por Denis Rogatyuk

DR: Me gustaría hacer un resumen breve de las campañas que ha sufrido Cuba durante las últimas décadas, en estos tiempos en que una de las armas más populares, de las armas no convencionales, son las redes sociales. Desde su perspectiva, ¿cuáles han sido algunos de estos ejemplos más prominentes de la manera en que Estados Unidos a utilizado la guerra no convencional contra Cuba?

FG: Creo que la Revolución Cubana desde el triunfo mismo en enero del año 1959 ha estado sometida a una hostilidad y una agresividad por parte de las autoridades de los Estados Unidos que ha incluido todo tipo de agresión, desde el terrorismo, la agresión biológica, las amenazas de agresiones militares, la agresión militar por sí misma y no podemos olvidar que estamos en estos días conmemorando el aniversario de la victoria de Girón, una agresión militar organizada y financiada por los Estados Unidos a través de la Agencia Central de Inteligencia y la guerra que se nos hace, desde el punto de vista propagandístico, siempre ha estado presente desde el mismo inicio de la Revolución.

Recordemos los esfuerzos de crear Radio Swan en una isla de Centroamérica para transmitir hacia Cuba, los esfuerzos de la mal llamada Radio Martí y la Televisión Martí y así desde los mismos inicios el componente propagandístico ha sido parte de la manera en que los Estados Unidos hostiliza a la Revolución Cubana, desvirtúa ante el mundo la realidad de nuestro país y agrede a nuestro país.

Hace días se estaban celebrando conversaciones en Washington sobre los temas migratorios y esta guerra propagandística no ha estado ajena a ese tema de la migración, una manera de incentivar la migración cuando ha sido ese el propósito de los Estados Unidos se ha conducido también por las vías de estos medios de comunicación propagandístico contra la Revolución Cubana.

En los últimos años se han desarrollado las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, se ha desarrollado la internet y eso también ha sido puesto en función de la guerra propagandística y de la guerra contra Cuba.

Existe, en mi opinión, una guerra cultural en general, que no solo implica a las agencias del Gobierno de los estados Unidos. Estados Unidos como sistema imperialista trata de imponer su hegemonía cultural en el mundo, a través de toda la industria pseudo cultural que genera ese país, la prensa, los medios de comunicación masiva, la industria de Hollywood, eso es en general para el todo el mundo, es una manera en que el imperialismo pretende imponer su hegemonía, su manera de ver las cosas, el consumo de su pseudo cultura, el tratar de borrar las identidades nacionales de cada país y que se impongan las maneras de ver y actuar del modo de vida norteamericano.

Ahora nosotros estamos sometidos a eso a través de los medios de comunicación, las redes sociales y la internet, pero a la misma vez a eso hay que adicionar la subversión ya organizada por agencias especializadas del Gobierno de los Estados Unidos para específicamente crear determinadas condiciones en Cuba.

Estando yo todavía en la prisión la propia agencia AP, Associated Press, destapó aquí una operación que estaba organizada por la USAID (Agencia de Ayuda al Desarrollo de los Estados Unidos, una dependencia del Departamento de Estado) que hace hoy, por vías supuestamente abiertas, lo que la CIA por mucho tiempo estuvo haciendo de manera clandestina, y ese reportaje de la AP destapaba precisamente un intento financiado por agencias de Estados Unidos de crear en Cuba una internet fuera del control del Gobierno de Cuba.

Entonces, tenemos a un país, que es el país donde se desarrolla la internet, el país que domina prácticamente toda la infraestructura de la internet, y tengamos en cuenta que más del 90 % del tráfico de internet del continente latinoamericano pasa por nodos en Estados Unidos.

Entonces, el mismo país que crea la internet, que es algo positivo, que desarrolla esas capacidades de comunicaciones y que nos está negando a nosotros la posibilidad de acceder a esos mecanismos de comunicación y a esa globalización informativa, porque los cables de internet pasan a kilómetros de las costas de Cuba y el Gobierno de Estados Unidos nunca nos ha autorizado a conectarnos a esos cables, entonces el mismo Gobierno que nos estaba negando la posibilidad de acceder al internet, que a la misma vez por los medios propagandísticos de los que estamos hablando nos acusaba ante el mundo de que nosotros no queríamos que nuestra población estuviera conectada a internet, estaba tratando de financiar un proyecto aquí que a través de vías satelitales le daba acceso, a aquellos que ellos querían manipular, a una manera de acceder al internet ajena a los controles del país.

Vemos cómo todas estas tecnologías se van utilizando para subvertir el orden en nuestro país. Cuba, en los últimos cuatro, cinco años, ha tenido un desarrollo vertiginoso del acceso al internet y hoy en día Cuba es uno de los países de América Latina con la internet mas rápida del mundo y uno de los países en los que la penetración de internet en América Latina es mas desarrolladla, gracias a un esfuerzo del Gobierno cubano, porque eso lleva una infraestructura y lleva inversiones que son cuantiosas en momentos en que la economía de Cuba no está en un buen omento y, sin embargo, lo hemos logrado.

Hoy en Cuba, prácticamente hay siete millones de móviles con conexión a la internet. El Gobierno de los Estados Unidos ha estado tratando de utilizar eso también para fomentar allí un descontento a partir de condiciones que ellos mismos han creado.

Entonces, llegamos así y aunque no me lo has preguntado, llegamos así al 11 de julio, y qué sucede el 11 de julio, bueno en Cuba año y tantos meses de lucha contra la COVID, la COVID representó para Cuba, además de los grandes esfuerzos del Gobierno de disponer de los recursos para tratar no solo a nuestra población sino también de colaborar con otros países del mundo, desarrollar las vacunas, garantizar la atención médica, todo eso en un momento en el que la principal fuente de nuestros ingresos, que es el turismo, se había visto detenida. No solo en Cuba, en todo el mundo, pero no en todo el mundo no impacta de la misma manera, porque para Cuba es su principal fuente de ingreso, es decir, Cuba se queda sin su principal fuente de ingreso, el comercio internacional todo prácticamente se detiene, Cuba deja de percibir ingresos y a la misma vez tiene que utilizar de sus reservas para la atención médica a la población y el Gobierno de los Estados Unidos utilizó conscientemente esa circunstancia para atizar descontentos en nuestra población y lo hizo a través de esas vías de las redes sociales, de la internet, creando primero un grupo, un núcleo de personas financiados por ellos, instrumentalizados por ellos, que se propusieron por todos estos medios, aglutinar aquellas personas que legítimamente o no tenían insatisfacciones y descontento.

Así es como se produce el 11 de julio que no tuvo ni las dimensiones que se trató de hacer ver en el mundo, ni fueron pacíficos como se dijo en muchos de los medios del mundo.

No todo el que participó en las demostraciones que se produjeron el 11 de julio podemos decir que son personas que son contrarrevolucionarias, que son personas instrumentalizadas por el Gobierno de los Estados Unidos, que son personas que conscientemente participan de una oposición al Gobierno de Cuba, yo creo que hubo muchas personas de los participantes, que fueron unos miles no fueron tampoco cientos de miles, fueron unos cuantos, y algunos de ellos yo pienso, la mayoría de ellos, eran personas que realmente tenían un descontento, una insatisfacción, personas que no siempre comprenden las circunstancias en las que está el país pero que tienen un descontento legítimo y participaron, pero muchos de ellos cuando salieron y se percataron de la naturaleza  de las demostraciones se retiraron, otros se mantuvieron.

Pero ciertamente eso fue instrumentalizado por un núcleo de personas que reciben financiamiento por parte del Gobierno de EE. UU. y que se valieron de estos medios no solo para la movilización sino para la distorsión de la información de lo que realmente estaba sucediendo en Cuba.

Yo recuerdo a mi regreso a Cuba un periodista de la AP, la misma agencia que destapó el tema del ZunZuneo, este intento de formar un internet aquí al margen de los controles de las autoridades del país, y me preguntaba y ¿ese tema del zunzuneo realmente es tan peligroso para Cuba?, ¿qué puede representar un acceso?, yo le decía bueno el problema es cómo se produjo ahora el 11 de julio y cómo ha sido la experiencia en otros países donde se han implementado operaciones de este tipo, como es el caso de Venezuela o como han sido las famosas primaveras árabes, es que aquí tu pones cincuenta personas en una esquina a protestar y lo que los medios de difusión masiva y las redes sociales van a decirle al mundo no es que hay 50 personas en la esquina protestando en Cuba, lo que van a hacer es transmitir un estado de cosas que no es real como sucedió el 11 de julio.

Si tú te llevas por lo que se traspuso en las redes, lo que se transmitió a través de los medios de comunicación masiva controlados por grandes intereses comerciales que responden, en última instancia a los intereses políticos del imperialismo norteamericano, lo que se transmite y lo que ve el mundo y el mensaje que se impone es que en Cuba hay un estado de desestabilización y el Gobierno está sin capacidad de controlar la situación y que está acudiendo a la violencia, y que está reprimiendo, eso es lo que se transmite al mundo.

González. Foto: 20minutos.es

Entonces, sean 50 o 100 o 25, no hace la diferencia para ellos, lo que ellos le van a decir al mundo es que en Cuba el Gobierno está reprimiendo a su pueblo, y el pueblo está en la calle reclamándole al Gobierno, cuando no es la realidad.

Si tu entrevistas a algunos de los personajillos que instrumentalizaron aquí en Cuba esta cuestión del 11 de julio ninguno tiene un proyecto para el país, ninguno, tu le preguntas ¿si ustedes hubieran derrocado al Gobierno, y el 12 de julio tú estás en la oficina de la presidencia, que tú haces con Cuba?, ninguno tiene un proyecto, ninguno tiene una visión de hacia dónde debe ir el país y cómo conducirlo.

¿Cuál es la agenda? La agenda es provocar la desestabilización, el caos y, después de eso, viene la ochenta y dos división aerotransportada de los Estados Unidos, o sea, la jugada es crear la desestabilización que permita la intervención militar de los Estados Unidos y si nos vamos a las declaraciones de los políticos norteamericanos en aquellos días, qué es lo que estaban diciendo y qué es lo que estaban hablando los políticos de Miami, que en Cuba lo que hacía falta era una intervención humanitaria, esa es la agenda, no hay una agenda para el país, no hay una alternativa para los cubanos, no están pensando en el bienestar de los cubanos, lo que están pensando es en crear el caos, que las agencias informativas controladas por los Estados Unidos y las redes sociales controladas transmitan al mundo que en Cuba hay una situación de caos que justifique entonces una intervención militar de los Estados Unidos, la historia de la contrarrevolución cubana, desde el triunfo mismo de la revolución, ha sido tratar de que el Gobierno de los Estados Unidos le resuelva lo que ellos no han tenido el valor de resolver y esa es la agenda, lo fue desde el año 59, lo fue cuando la invasión de Girón, qué fue supuestamente el componente que desembarcó en Girón, eran de origen cubano pero era organizado por el Gobierno de los Estados Unidos, el armamento era de los EE. UU., la estrategia, y lo sigue siendo hoy por la vía de las redes también.

DR: Creo que lo más irónico de todo este episodio de la intervención de Estados Unidos en los eventos del 11 de julio fue lo que pasó después, su estrategia en los meses siguientes y la preparación de lo que ellos proclamaron que iba a ser una gran marcha el 15 de noviembre (…) Creo que esta jugada fue lo más contra productiva para ellos mismos, proclamar que estaban detrás de todo eso. Tal vez usted puede confirmar esta teoría que tengo, creo que la principal razón por la que eso no pasó es porque Estados Unidos proclamó o invirtió tanto en tratar de organizar e impulsar…

FG: Yo estoy de acuerdo con tu análisis de que Estados Unidos se descartó, y para todo el mundo y para los cubanos era evidente que era algo organizado por el Gobierno de los Estados Unidos porque ellos mismos se encargaron de hacer ver al mundo que eran ellos los que estaban detrás de ese esfuerzo.

Donde no coincido es en que esa haya sido la causa del fracaso del 15 de noviembre, yo creo que la causa del fracaso de 15 de noviembre es la resistencia del pueblo cubano y la organización de la sociedad cubana y de los amigos de Cuba en el mundo que vieron con claridad, también en parte por eso que tú estás señalando, que es un esfuerzo concertado del Gobierno de los Estados Unidos y que era una manera de ellos desestabilizar la situación en Cuba.

Yo creo que sí contribuyó a la compresión de todos en el mundo de que esto era un esfuerzo concertado de las autoridades de los Estados Unidos, pero la resistencia del pueblo cubano, la organización de la sociedad cubana, de nuestras organizaciones y de nuestros pueblos y de los amigos en el mundo, y lo que pasó en el 15 de noviembre yo creo que es un Girón moderno.

Y lo que pasó el 15 de noviembre es que esa noche alrededor de las siete de la noche aquí estaba desembarcando un avión procedente de los Estados Unidos con una caravana de pastores por la paz, eso es lo que nos llegó a nosotros de Estados Unidos ese día, amigos de cuba, compañeros y compañeras de diferentes estados de la Unión norteamericana que vinieron a Cuba en solidaridad con Cuba y a las siete de la noche en el aeropuerto José Martí estaban descendiendo por la escalerilla de un avión, esos son los norteamericanos que realmente vinieron a Cuba el 15 de noviembre, y eso es lo que nos llegó a nosotros de Estados Unidos, el apoyo y la solidaridad de su pueblo.

DR: El cambio de la guardia en la Casa Blanca no ha afectado mucho las relaciones entre Cuba y Estados Unidos… Por un lado vemos que EE. UU. ha comenzado otra vez el diálogo con Venezuela por el tema petróleo, ¿cree que tal vez Estados Unidos va a intentar hacer algo similar con Cuba a cambio de que Cuba empiece a cortar sus relaciones con Rusia?

FG: No sabría decirte, no estoy en la mente del Gobierno de los Estados Unidos, habría que preguntarle a ellos qué es lo que se proponen, o para nosotros lo que sí está claro es que esta administración demócrata ha sido una continuidad de la política de una administración republicana que además no fue cualquiera, es la administración y el Gobierno de los Estados Unidos que mas medidas ha tomado para asfixiar la economía de Cuba y esta administración demócrata ha sido una continuidad de eso y en algunos casos ha ido más lejos y ha aplicado medidas más restrictivas, incluso.

Durante la administración de Trump, más allá del entramado legal que implica el bloqueo económico, comercial y financiero que ha existido por 62 años, la administración Trump se dedicó a identificar cada una de las diferentes fuentes de financiamiento que tenía Cuba para sostener su economía.

Y mas allá del entramado legal que implica y las limitaciones severas que implica ese entramado legal para que Cuba acceda a financiamientos, a comercios, se dedicaron a cercenar cada una de las fuentes de financiamientos posible que a Cuba le quedaban, más allá del bloqueo, y fueron eliminando los viajes a Cuba, las remesas, cerrando la posibilidad de que los cubanos emigraran a partir de cerrar sus servicios consulares en La Habana y hacer que los cubamos tuviera que viajar a terceros países para hacer los trámites migratorios.

Fueron persiguiendo la importaciones de petróleo para Cuba, fueron castigando a las compañías navieras que transportaban ese petróleo, fueron buscando las aseguradoras de esas compañías navieras para impedir que ese petróleo llegara a Cuba y realmente hicieron el intento más consciente y dirigido que se ha hecho en la historia de tratar de asfixiar la economía de Cuba.

Esta administración que ha sido elegida y que ya lleva dos años en el Gobierno, a pesar de ser demócrata y a pesar de haber sido parte de su campaña política un cambio con respecto a  lo que estaba haciendo Trump con Cuba, nada de eso se ha concretado y ha sido una administración que ha mantenido esa política de tratar de asfixiar a la economía cubana.

Nosotros vemos de manera positiva lo que ha sucedido días pasados de que después de muchos años se han tenido conversaciones por parte de las autoridades, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba y el Departamento de Estado sobre los temas migratorios.

La información pública es que las conversaciones se desarrollaron en un ambiente profesional y cuáles fueron los elementos que planteó Cuba en esa reunión, habría que ver porque la política migratoria por parte de los Estados Unidos es un instrumento y ha sido un instrumento más históricamente utilizado por el Gobierno de Estados Unidos contra Cuba, no importa si es una administración demócrata o republicana.

Si te pones a fijarte en la historia, las mayores agresiones a Cuba han venido de administraciones demócratas, la invasión de playa Girón se produce con Kennedy, es cierto que él heredo ese proyecto de la administración de Eisenhower, pero lo implementó y así ha sido durante el transcurso de la historia.

González. Foto: Cubaminrex.

Esperemos que sean sensatos, que entiendan que no nos van a derrotar, esperemos que saquen las conclusiones debidas de ese 15 de noviembre fallido para ellos porque yo estoy seguro de que ellos realmente se creyeron la historia de que ese 15 de noviembre iba a ser un día de victorias para ellos.

Realmente yo creo que se lo creyeron, entonces esperemos que saquen las conclusiones debidas y que si no pudieron con una invasión militar en el año 1961, si no pudieron durante 60 años con su bloqueo y si no han podido ahora con todo este tema de las redes sociales y las capacidades que da eso para distorsionar, para producir reacciones de odio, para tratar de intimidar a sectores como los artísticos a que se pronuncien, si no han podido con nada de eso, esperemos que les quede claro que no van a poder y que la manera de ellos vincularse a Cuba para bien de Estados Unidos, de Cuba y del mundo, porque es una contribución también a la paz del mundo, es por la vía del diálogo.

No tenemos que ser los mejores amigos, lo único que tenemos que hacer es convivir uno al lado del otro sabiendo y respetando que esto es lo que nosotros queremos y nosotros no le decimos nunca a los Estados Unidos lo que deben hacer en su país.

Yo que tuve la experiencia de vida de vivir bastantes años de mi vida en Estados Unidos tengo opiniones y creo que son con bastante argumento sobre violaciones de derechos humanos en Estados Unidos, falta de democracia, desigualdades, tratamiento de la mujer, de los negros, de los latinos, pero oficialmente nosotros los cubanos no tenemos que decirle a los Estados Unidos cómo deben organizar su sociedad y no tienen ellos tampoco, por grande y por poderoso que sean, que decirnos a nosotros cómo tenemos que organizar la nuestra.

Espero que ellos en algún momento mediten y digan bueno la manera de vincularnos con Cuba debe ser otra, no tratemos de imponerle una idea que no es la que ellos quieren, esperemos que mentes sensatas se decidan a ver las cosas de esa manera.

DR: Hablando sobre el otro lado de las América, hemos visto un cambio político con la elección de nuevos líderes de la izquierda. Algunos dicen que estamos en la nueva ola progresista. ¿Usted cómo ve este nuevo ola progresista para Cuba? ¿qué espera usted de este cambio de orden?

FG: Creo, en primer lugar, que es un desarrollo o una evolución muy positiva para la región y para el mundo, yo creo que son gobiernos que mas allá de las limitaciones que puedan tener, unos u otros, son Gobiernos que realmente presentan mejor las aspiraciones de sus pueblos.

También entendemos que una cosa es llegar al Gobierno y otra cosa es tener el control real, entonces entendemos también que hay algunos países en los que se llega al Gobierno pero las posibilidades de transformaciones profundas son más difíciles, porque hay una estructura que todavía es la que mantiene, pero no hay dudas que cualquier política que tenga en cuenta de una manera más seria los intereses de los pueblos, mas allá de intereses económicos de grupos que controlan la economía, yo creo que es positivo para el afianzar a la región latinoamericana y caribeña como zona de paz que fue un acuerdo de La Habana en el 2014 en la cumbre de la Celac, y los jefes de Estado y de Gobierno de toda la región aquí presentes se comprometieron a que fuera la América Latina y el Caribe una zona de paz, la única en el mundo, hasta hoy que por voluntad de sus Jefes de Estados y de Gobierno es zona de paz, eso se está viendo amenazado, hay intereses que tiran en contra de eso.

Yo creo que es bueno cualquier desarrollo en cuanto a fortalecimiento de ese sentido de la solidaridad entre los pueblos, el fortalecimiento de mecanismos como la Celac, como el Alba, como otras instituciones en América Latina que tuvieron un componente importante durante un grupo de años y que prácticamente ahora están desmanteladas, pensemos en Unasur o en otros esquemas de colaboración que tienen un componente además social, no únicamente económico.

Yo creo que eso con esta llegada de Gobiernos más preocupados por sus pueblos, que debe ayudar a fortalecer todo esto.

Entendemos también las complejidades políticas de cada país, el caso de Castillo en Perú y uno lee las informaciones todos los días y uno se pregunta cuándo lo van a dejar gobernar, porque es complejo los intereses que están involucrados en cada uno de estos países pero yo veo con mucho optimismo esta evolución en muchos de los países, les deseamos el mayor de los éxitos a Lula en la campaña electoral, nunca hemos tenido duda de que es la preferencia del pueblo brasileño, pero tampoco hemos tenido dudas y hemos tenido muchas experiencias de procesos que han sido malogrados por métodos poco legítimos.

Le deseamos lo mejor a Lula en su esfuerzo y ojalá que el Partido de los Trabajadores llegue a asumir en la persona de Lula la presidencia de Brasil.

Creo que son contextos para la América Latina, para el mundo, muy positivos, no olvidemos digamos que uno, en mi opinión, de los factores que conduce a que los Estados Unidos cambie su visión de cómo relacionarse con Cuba tiene que ver con ese contexto que existía en América Latina, o sea, que incluso pensado ya de una manera desde Cuba, yo creo que sería también positivo en ese sentido.

Nosotros no estamos pensando nunca únicamente en Cuba, estamos pensando en toda la región y el mundo pero también yo creo que ayudaría a esto que estamos hablando de que Estado Unidos llegue a una compresión más racional, más humana de cómo relacionarse con Cuba, puede tener que ver también con un cambio de contexto de la región.

Cuando Obama decidió cambiar su política hacia Cuba lo decidió por una multiplicidad de factores, pero uno de los factores es el contexto que existía en América Latina, no olvidemos que los países latinoamericanos le habían dicho no hay Cumbre de las Américas si Cuba no está presente y el se enfrentaba a la posibilidad de que se obstruyera la realización de la cumbre si no cambiaba las cosas son Cuba. También visto desde esa perspectiva, lo vemos con optimismo.

Ahora, también es importante la capacidad de cada uno de esos procesos de consolidarse, de que no sean meramente un esfuerzo electoral, sino de que puedan realmente y que se le dé el espacio para que consoliden las transformaciones que se proponen.

Creo que hay un sentimiento, si uno compara digamos para poner los contrastes, la América Latina en el momento en que triunfa la Revolución Cubana en la que prácticamente todos los Gobiernos de América Latina se plegaron a las presiones de EE. UU., exceptuando a México, y rompieron relaciones con Cuba, hoy eso sería imposible, o sea, uno ve un sentimiento de independencia en los países latinoamericanos más allá de Gobiernos más próximos a Estados Unidos en cuanto a política, mas aliados de Estados Unidos, aun así hay un sentimiento nacional,

Entonces, en los Gobiernos de izquierda o progresistas ese sentimiento se profundiza, hay un sentido de la dignidad mayor, uno puede verlo digamos en las expresiones del presidente de México, preciosas, hermosas, con relación a Cuba, y de reconocimiento de la dignidad del pueblo de México en cuanto a una política que no tiene que ver con los intereses de Estados Unidos, son los intereses propios de México, y así en diferentes países.

Creo que es importante y el Comandante en Jefe en el año 94 decía en América Latina la unidad es indispensable con socialismo o sin socialismo, y yo creo que eso es algo a lo que los Estados Unidos le teme, al esfuerzo concertado de un continente que tiene un sentimiento de independencia en muchos casos aun no concertado hasta el fondo, independencia política, soberanía con una bandera, un himno, pero todavía hay Estados en los que no hemos alcanzado la total independencia, en caso de Cuba sí.

Entonces, yo creo que el esfuerzo de la unidad latinoamericana es conducente a esa independencia total de la América Latina, creo que Chávez lo tuvo bien claro, la Venezuela de Chávez y de la Revolución Bolivariana que continúa es eso, es el despertar del sentimiento bolivariano, de la independencia del continente y de la unidad del continente para alcanzar y garantizar esa independencia.


Comparte ✌️

Comenta 💬