Dignidad Ahora

Julián Macías, analista de redes sociales, detalla cómo actuaron los trolls y bots antes y durante las manifestaciones en Cuba

En entrevista en Voces sin Fronteras, conducido por Denis Rogatyuk y Bruno Sommer, indicó que analizó los más de dos millones de tuits usando el hashtag #SOSCuba que comenzó pidiendo ayuda humanitaria

Julián Macías campaña redes Cuba

Las manifestaciones que se desarrollaron en Cuba el pasado domingo 11 de julio acapararon titulares de medios de comunicación y fueron el centro de atención en las plataformas digitales. Julián Macías, analista de redes sociales y coordinador del sitio Pandemia Digital, explicó a El Ciudadano cómo se desarrolló toda la «confabulación para que todo este movimiento tuviera más fuerza».

En entrevista en Voces sin Fronteras, conducido por Denis Rogatyuk y Bruno Sommer, indicó que analizó los más de dos millones de tuits usando el hashtag #SOSCuba que comenzó pidiendo ayuda humanitaria con la participación de artistas y miles de cuentas recién creadas y bots por las muertes por COVID-19 y terminaron en movilizaciones en las calles.

«A la mentira se la combate con la verdad, siempre. Al odio se le combate con la empatía, con la dignidad y con la solidaridad siempre, y a los bots se le combate con militancia y con el factor humano», subrayó.

Por Denis Rogatyuk y Bruno Sommer

DR: Si nos puedes dar tu impresión inicial de cuándo descubriste esta red de trolls y de bots sobre el tema de Cuba, ¿cómo lo han desarrollado?, ¿en qué estado está ahora?

JM: Digamos que antes de empezar a analizarlo me escribieron por privado diciendo hay bots usando este hashtag, míralo por favor. Justamente en ese momento estaba recopilando información pues había pasado algo increíble, que es la reunión de Atlas Network, que como saben es mi tema y soy el único que en el mundo habla de eso, prácticamente, y justamente hubo una reunión, un encuentro de Atlas Network con varios presidentes del Gobierno, entre ellos (Mauricio) Macri, y mientras estaba celebrando el acto se supo información sobre la participación de su gobierno en el golpe de Estado en Bolivia y, al mismo tiempo, en ese acto se estuvo defendiendo un golpe de Estado en Perú, se estaba hablando del fraude y posiciones de gente de este entorno, que son militares, amenazando con un golpe de Estado sino se declara un fraude electoral a favor de Keiko Fujimori.

Bueno, yo estaba como en ese tema y fue creciendo el tema y cuando lo vi empecé a analizarlo. Tiene como tres fases esta campaña, que como todas no solamente es en redes sociales, sino que tiene un componente digital en redes, otro en medios de comunicación y otro en la sociedad civil, como en el caso de Cuba. Creo que lo curioso de todo esto es que empieza por un tema y acaba por otro, la primera vez que se usó, ya se ha usado hace mucho tiempo este hashtag, pero en esta campaña se usó el 5 de julio cuando aparecieron imágenes de pasillos en el hospital de Matanzas, como sabéis la sanidad en Cuba es pública, entonces atienden a todo el mundo y con ese pico que hubo en Matanzas tuvieron que atender a gente en pasillos, y creo que incluso camas en el suelo, eso sirvió para lanzar un hashtag, con muy pocos tuits, pero el día 7, 8 y 9 de julio se batieron récords de muertes y contagios de COVID-19.

Entonces aprovecharon eso, para el día 9 y 10, tanto en medios como en redes, hablar del problema brutal de muertes, del colapso del sistema sanitario, las muertes que había por COVID-19, etc., y un elemento importante es recalcar que este pico fue de 31 muertos el día 9, se supo el día 10 que fue conocido fuertemente con cientos de miles de tuits, con bots y todo esto, y creo que es importante por eso hacer una comparativa, tanto de los datos puntuales que son el pico de 31 muertes, por ejemplo, aquí en España el pico fue más de mil muertes en un día, hace poco en una entrevista me dijeron que en Córdoba, Argentina, solamente en la ciudad hay más muertos que esos 31 de todo el país de Cuba, teniendo una población muy inferior.

Por lo tanto, el disparador de esta campaña ya tiene un poco de, si bien 31 muertes es muy alto y seis mil contagios, que es el récord de un día, es altísimo, pero si comparamos con otros países es mucho más bajo, incluso si vamos a los valores globales son 25 veces inferior los datos en Cuba que en países de Europa o de América.

Con esto se lanzó una campaña, en la cual trataron de que famosos o artistas participasen con el hashtag #SOSCuba, con un montón de cuentas falsas mandándole mensajes a diferentes cuentas de artistas pidiéndoles que participen y, hay varios hilos, pero hay uno que pone un tuit y dice invita a tu artista famoso, y hay miles, miles de cuentas mencionando a diferentes artistas muy conocidos, pidiendo que participen.

Una cosa que descubrí es que casi todas las cuentas eran recién creadas y que están como automatizadas, entonces muchos de estos artistas participaron, cuando digo muchos son muchos, Alejandro Sanz, participaron con el hashtag como no sé un poco qué decir, o pongo el hashtag y ya. Entonces, creo que todo esto ayudó, mas todos los bots, más personas reales, evidentemente como siempre, a que esto fuera TT mundial, entonces todo el foco estaba ahí.

Esta es la primera fase, en la segunda, como yo lo ordeno, es que muchos medios de comunicaciones lanzan la información de que muchos artistas, músicos, etc., se suman en la campaña a favor de un corredor humanitario, que no estaba en la primera fase, estaba hablando del problema que había, pedir ayuda, entonces todos estos titulares creo que hacen reaccionar al Gobierno de Cuba que viene a decir algo así como que estamos a favor de la solidaridad, pero creo que hablar de un corredor humanitario, estamos hablando de situaciones en las que hay un conflicto militar, o una situación de guerra, o recuerda la campaña que hicieron en Venezuela con (Juan) Guaidó y paramilitares de Colombia, que acabaron incendiando un camión y le echaron la culpa al gobierno de Venezuela y luego el The New York Times desmintió y se demostró que era la gente que venía con Guaidó la que incendió el camión, y una campaña echándole la culpa al Gobierno de Venezuela.

Creo que todo esto, era un poco, había una burbuja ahí grande con el hashtag, y el día 11, con la participación de todos estos artistas, con el tema del corredor humanitario, pues se hacen las primeras movilizaciones, en la cual creo que es Antonio de los Baños, un nombre así tiene la primera población, aunque son pocas personas, cien, ciento cincuenta, tiene una repercusión muy grande, de hecho, curiosamente, las cuentas más importantes en la campaña que reciben más retuits, uno es Agustín Antonetti, que sale en un montón de hilos míos porque participa en la campaña contra AMLO, en #SánchezVeteYa, en campañas negacionistas en Argentina, movilizaciones negacionistas contra las restricciones, y que es alguien que usa bots en varias campañas, o está dentro de esta matriz de opinión, de este tipo de campaña.

Por otro lado, más usual en mis hilos, está Yusnavy, que es un cubano exiliado en Miami, que está siempre presente en las campañas, no él en primera persona, sino que un montón de bots y cuentas falsas siguen a esa cuenta Yusnavy, siempre, miles y miles.

Es curioso que quien lanza estos videos con miles de retuits y con el hashtag es Yusnavy, y luego claro ya cambia el patrón, las movilizaciones ya no tienen nada que ver con el COVID-19, sino que empieza un relato de libertad, cambio de régimen, incluso desde fuera, gente desde Miami, no sé si desde Cuba, emiten en directo las movilizaciones diciendo que tienen que salir, que ya está la flota de los Estados Unidos con la intervención militar, que solo necesitan que salga todo el mundo a la calle.

Y todo esto fue un poco el panorama de la campaña en redes que luego no tiene que ver con la realidad, incluso con los medios hay como tres niveles diferentes, pero también es verdad que por más que haya habido manipulación en esta tercera fase de las manifestaciones, hubo sobre todo un repunte de imágenes y videos falsos, imágenes del obelisco de la celebración de Argentina o de la revuelta en Egipto, o de otro tipo de movilizaciones masivas, pero todo esto aunque allá bots también había cuentas reales cabreadas, aunque haya artistas que hayan puesto el tuit, también hay artistas que están denunciando la situación en Cuba, y también hay manifestaciones de gente que está enfadada, que no será masiva pero creo que también hay que decir que esto es verdad, no es que todo sea mentira, hay una parte de verdad, pero verdad que había una campaña de confabulación para que todo este movimiento tuviera más fuerza, creo que también es evidente.

BS: ¿Es posible determinar o saber qué porcentaje son bots dentro de toda esta oleada?

JM: No, es muy difícil. La gente simplifica con el tema de bots, pero si te tuviera que hacer una categoría de los diferentes tipos de cuenta que participan en una campaña haría cuatro, en las cuales dos son cuentas falsas y dos son cuentas reales.

Por un lado, están los bots, que son cuentas falsas o que también pueden ser personas reales que tienen las cuentas automatizadas, pero por simplificarlo están los bots que son cuentas falsas que actúan de manera automática, por ejemplo, hacen retuit a todos los tuits que tengan el hashtag. Luego, están lo que llamamos trolls center, que son empresas con personas, que cada una de esas personas manejan decenas o cientos de cuentas, normalmente lo que hacen son acciones de troll intentado molestar, insultar, etc., o acciones de astroturfing, simulando que son personas, que en realidad no lo son, pero con un lenguaje más o menos moderado.

En una tercera fase son personas reales que pertenecen a una organización, en clave política serían militantes organizados en grupos de Telegram, WhatsApp, Facebook, Twitter puede tener también un peso importante, más que cuantitativo, cualitativo, y luego están las personas que no están en ningún grupo, pero participan porque ven el hashtag y quieren participar libremente. Yo diría que las dos primeras, porque sobre todo es muy difícil diferenciar las cuentas bots con cuentas troll center, el único disparador que hay es por ejemplo cuando ponen tres, cuatro tuits en un mismo segundo, eso no lo puede hacer una persona tiene que ser una máquina, yo diría que en torno al 80 % de los tuits, al menos, yo diría más del 80 % son cuentas falsas en estos dos primeros grupos, cuentas bots falsas, o empresas de troll center que manualmente manejan miles de cuentas.

Entonces, el otro 20 % existe, es real, y bueno también es estimado, en cada campaña es diferente, luego hay indicadores, uno son las cuentas con ocho dígitos que eran las que hablaban de golpe de Estado, y que en este caso hay cientos y cientos de cuentas con ese hashtag o con la matricula. De hecho, un compañero hizo un análisis en el que dijo que el 23 % de las cuentas que participaron tienen ocho dígitos, digamos que si una cuenta tiene ocho dígitos no quiere decir que sea una cuenta bot o falsa, ahora si en una campaña normal el porcentaje de ese tipo de cuentas es un 2 o 3 % y en esta campaña es un 23 %, quiere decir que esos datos revelan que hay un uso de cuentas falsas, evidentemente, y lo mismo pasa con las cuentas de reciente creación, que hay miles de cuentas creadas el día 10  y 11, mucho mayor ese porcentaje que las cuentas de días anteriores.

Entonces, en una campaña normal hay una homogeneidad en las fechas de creación de cuentas pero en este caso hay un pico muy grande con cuentas creadas el mismo día de la campaña, lo cual es un indicador de que se ha inflamado todas estas cuentas que participan, hay cuentas que tienen miles y miles de tuits, el chico que puso el 5 de julio la primera vez el hashtag con las imágenes del hospital de Matanzas, el día 10 puso mil y pico de tuits y el día 11 mil quinientos tuits, y en un solo segundo ponía cinco tuits, por lo tanto, esa cuenta aunque sea una persona real que era de España, al menos en su bio pone una bandera de España, esa cuenta está automatizada porque nadie puede hacer cinco tuits, ni siquiera cinco retuits, ni siquiera dos, es decir, que claramente estaba manejada artificialmente, igual como decenas y decenas de cuentas, que es muy difícil, habría que hacer un análisis pormenorizado, han participado cientos de miles de cuentas, se puede hacer una muestra, pero los valores son parecidos.

Si vemos la campaña de Bolivia quizá fue más exagerada, el 99 % eran falsas, pero normalmente cuando hablamos de campañas de más de quinientos mil tuits, normalmente el 80 % al menos son cuentas falsas.

BS: Este malestar que se inicia por el tema de la pandemia, en algún momento se transforma en este grito por el llamado a la libertad. ¿En qué momento sucede? y ¿cuáles son las cuentas que hacen esta transformación?

JM: Lo primero es que en todos los países del mundo el tema de la pandemia ha podido ser un elemento de ataque a los Gobiernos, porque jugar con la muerte y de algo que ha sido difícil de gestionar, pues siempre puede ser una herramienta, creo que el cabreo, el enfado de muchos cubanos puede ser acentuado por el tema del COVID-19, pero creo que, por un lado, está lo que aparece en redes, que se acentúo mucho que estamos muriendo, que la sanidad es un desastre, pero luego, por otra parte, hay un descontento, no hay que negar que Cuba tiene un problema, que en parte seguramente que es bloqueo pero yo tampoco niego que haya problemas del Gobierno, no sé hasta qué punto, pero seguro que sí tiene sus problemas igual como todos los Gobiernos.

Ahora lo que sí es cierto es que en el punto concreto del COVID-19 la acción de Cuba ha sido como heroica, es decir, tiene un bloqueo total, y bueno uno de los puntos fuertes de su Gobierno es la ciencia o la medicina, entonces son capaces de crear una vacuna, creo que es el único país de América Latina que tiene su propia vacuna, y que no solo sus índices de muertes y contagios está 15, 20, 30, 40 veces inferior que los datos de países de América Latina, de Estados Unidos, o de Europa, sino que ha sido capaz de tener unos datos en cuanto a vacunas superior a la región. Estuve viendo que el índice de vacunación es 0,6, un poco superior, cuando en países como en Ecuador en Perú está en 0,2 o 0,3, es decir, que está bien dentro de las dificultades, pero un poco también haciendo hincapié, más allá de la realidad transformada de las redes sociales, creo que el cabreo viene más por otro lado y lo que se hizo es más para alterar la realidad de la gente fuera de Cuba, de que hay un problema muy grave, todos estos titulares que sacaban los medios de comunicación, decían que era récord tras récord de muertes, pero no hacían un trabajo serio del número de muertes y la comparativa con, por ejemplo, países de su entorno.

Bélgica, por ejemplo, tiene 25 mil muertos y Cuba tiene 1.400 siendo un país del mismo número de habitantes, 11 millones, entonces si un país super desarrollado como Bélgica está quince veces peor que los datos de Cuba que, por desgracia, tiene muchos problemas en cuanto a suministro y todo esto, pues bueno se puede decir que ha sido encomiable en el punto de COVID-19 de, a pesar de las adversidades, tener tan buenos datos.

Sí, 31 muertes en un día es una cifra altísima y 1.400 muertos es una desgracia, pero relativamente está bastante bien. Entonces, es curioso que el punto de lanza en redes, porque seguramente se haya vivido de otra manera, pero también ese ruido, esa realidad puede incluso afectar a los mismos cubanos, pero sobre todo a la gente de afuera, pero igual digo con las manifestaciones que por más que se haya usado videos e imágenes de manifestaciones de Argentina con mucha gente u otro sitio, también hay que decir que es una realidad que hay gente manifestando, incluso diría que tienen derecho a manifestarse, y diría que es la oportunidad de Cuba de demostrar que está a la altura, por encima, en la defensa de los derechos humanos y las libertades y derechos civiles, de países como Ecuador, Colombia, Chile, Perú, que hemos visto auténticas masacres, destrozando ojos, caras, asesinando, haciendo desaparecer gente, tirándolas a los ríos.

Hay un elemento que a mí me llama mucho la atención, y que hasta esta crisis no lo he visto, es que la policía de Cuba no tiene armas, en comparación de, por ejemplo, Colombia que están haciendo manifestaciones por una reforma fiscal y vemos que están destrozando las caras, unos agujeros de 20 centímetros o desfiguración de caras o mutilación de ojos, o el secuestro de gente tirándolos a ríos, o violaciones, bueno una serie de brutalidades que curiosamente no salen en ningún medio, pero ahora que tengo la tele puesta es 24 horas hablando de la represión de Cuba, pero están hablando que no se pueden mostrar imágenes porque hay cortes de internet, cosa que es cierta y es reprobable, creo que mal camino lleva Cuba si quiere cortar internet, si quiere reprimir a periodistas, creo que también tenemos la responsabilidad de llamar, es verdad que no hay imágenes que lo demuestren, y si las hay van a salir, porque ahora todo el mundo tiene móvil y lo va  grabar, pero si hacemos una comparativa de lo que está pasando en Cuba y está saliendo en todos lados y hablan de represión y vemos lo que pasó en Chile, en Colombia, da vergüenza, incluso se me pone la piel de gallina del nivel de manipulación cuando estamos viendo el tipo de detenciones que le hacen como llaves de yudo y por otro lado como disparaban a un metro a la gente matándola y, de eso, curiosamente no hablaron nada, por lo menos aquí en España ni un relato, y ahora están 24 horas con la represión en Cuba, creo que también hay que meditar, reflexionar sobre qué medios de comunicación tenemos y la información que como ciudadanos recibimos, no es solamente la desinformación en redes, sino que casi creo que el mayor problema son los medios de comunicación., la desinformación, porque es más masiva y, sobre todo, tener una legitimidad que muchos dicen se difunde mucha mentira en redes y el periodismo tiene seriedad y te informa bien, y ahí creo que hacen una ingeniería para hacer creer que son verdades cosas que pueden ser, en parte verdad, pero que relativamente si pusieran otros ejemplos, se les caería la cara de vergüenza.

Un video cuando salen gritando «represión» o todos los tuits con “represión” y sale un policía echando un spray para defenderse de un manifestante mientras hay cientos de manifestantes alrededor con banderas de Cuba gritando libertad, comparar eso y comparar imágenes de asesinatos a boca jarro de gente manifestándose, porque bajen los impuestos, u otro tipo de cosas, ya da vergüenza ajena, cuando hubo un silencio total o no se habla, por lo menos aquí en España, sobre la represión o los asesinatos en Colombia y en todos los países que hablamos.

DR: La manera en que los medios han legitimizado estos bulos, narrativas falsas, los videos falsos… En España hubo un episodio en un programa que irónicamente se llama Todo es mentira, durante el cual incluso se difundieron imágenes y videos que ya han sido desmantelados por los periodistas de verdad.

JM: Lo que hizo el presentador fue meterse en el hashtag y agarrar los primeros dos videos que le parecieron más llamativos, que justamente uno es de la contra movilización defendiendo el Gobierno de Cuba y otro es la celebración de la Copa América en el obelisco de Buenos Aires con miles de personas, es como un chiste, está hablando de desinformación él y mete en bucle imágenes falsas, es como decir, yo soy el único que les voy a hablar de lo que pasa en Cuba y bueno esa es la televisión, uno de los programas con máxima audiencia.

BS: ¿Qué opinas sobre estos verificadores de información que se han asociado, por ejemplo, a Facebook que se dedican a desmantelar las noticias falsas? ¿Por qué en este caso no suceden?

JM: Mas que irme a conjeturas, ya he hablado sobre esto, hay una cosa tremenda y es que el 100 % de los verificadores de América Latina están financiados por la NED y por las embajadas de los Estados Unidos, todo con fondos públicos de los Estados Unidos, desde el punto de vista real, esto es un dato.

Luego, por otro punto, creo que muchas veces la acción, por ejemplo aquí en España creo que los verificadores no hacen mal trabajo, son más o menos creo que objetivos, el problema es qué función hace bien a la sociedad, me refiero, al final lo que hacen es replicar, es decir “esto es mentira”, pero al final están hablando sobre los marcos comunicativos que quien difunden los bulos quiere que se hable de ello, aunque se diga que es mentira, pero se abren campos semánticos o marcos comunicativos que a ellos les interesa, aunque sea para desmentirlo.

Creo que un poco lo que yo trato de hacer, y que creo que el periodismo debería hacer, es no solamente decir que esto es mentira, sino quién está mintiendo todos los días, y quién está financiando a esos que mienten todos los días. Entonces, esta labor no la están haciendo los fact-checkers, pero te doy un paso más allá, el fact-checkers Bolivia Verifica llegó a desmentir que la carta que se escribió agradeciendo al gobierno de Macri desde el Ejército de Bolivia era falsa, cuando hay un montón de pruebas, y están los registros, tanto manuales como digitales, de que es carta se envió y el registro del vuelo de esa misma fecha con cuerpos especiales donde irían estas armas, y Bolivia Verifica dice que es falso, no sé si por una firma o sin ningún argumento. Ojo, esto es grave, pero en el golpe de Estado llegó a desmentir a Nacho Rodríguez, un Youtuber muy conocido en México, por decir que hubo un motín policial y militar durante el golpe de Estado en Bolivia cuando están ahí las pruebas, de que el origen de todo fue un motín policial, que dejaron digamos secuestrar, quemar casas, amenazar, torturar a militantes y cargos electos del MAS o a familiares de estos, y que el Ejército dijo que Evo se fuera, después de lavarse las manos para que atacaran y practicaran el golpe.

Entonces, este tipo de obviedades, en el caso de Bolivia, pero yo diría en otros países, están participando.

En cuanto al tema del algoritmo de Facebook, aquí en España, por ejemplo, Spanish Revolution hizo una campaña porque Facebook le quitó toda la monetización y le bajó el algoritmo de tal manera que sus videos cada vez se ven menos, creo que es una página parecida a El Ciudadano que tiene muchos seguidores pero que Facebook le va cambiando el algoritmo para que no tenga impacto.

Ahí quizá está el debate, quién está detrás de Facebook. Peter Thiel, el principal asesor de Donald Trump, del Partido Republicano, qué pasó con la cuenta de Rafel Correa, por qué el mismo día que le eliminan la cuenta a Rafael Correa le quitan el asilo político a Julian Assange, que viene denunciando que Facebook es una herramienta de espionaje de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, y a Ola Bini, que es uno de los mayores defensores del software libre. El mismo día que eliminan la página de Facebook por publicar los INA Papers, que son las pruebas de cómo compraron a Lenín Moreno con propiedades en España y cuentas en Panamá y en paraísos fiscales, por eso le quitaron el asilo a Assange, eliminaron la página de Facebook de Correa y sin ninguna prueba detuvieron a Ola Bini, por ser amigo de Assange, cuando no tiene nada que ver con WikiLeaks, la acusación es que WikiLeaks había difundido los INA Papers, que es periodismo puro, las pruebas materiales de cómo se compró el Gobierno de Lenín Moreno para que luchara contra el correísmo, entonces estamos hablando de otro tipo de elementos que van un paso más allá de, incluso, la difusión de bulos.

Esto sería otro debate, pero hay mucha tela que cortar y también el debate de cómo puede ser que las plataformas digitales no solo paguen menos impuestos, controlen todos nuestros datos, sino que parezca que están por encima de los Estados, como que los Gobiernos no tienen nada que decir.

Incluso, yo soy enemigo número uno de Trump, pero me parece mal que eliminen las redes sociales de un presidente electo democráticamente, también es verdad que ellos fueron quienes lo pusieron de presidente y también lo hicieron cuando dejó de ser presidente, y fue una acción de lavado de cara, pero están en un punto las plataformas digitales, que son ahora el negocio más rentable y con más miles de millones, son los que menos impuestos pagan, son los que controlan nuestros datos al libre albedrío y son las que están diciendo lo que es verdad o mentira, que se puede dar un algoritmo para que tenga más visibilidad y a quién se le tiene que dar menos, y al final todos como buenos corderos aceptando.

Creo que aquí también hay mucha tela que cortar y un debate sobre qué pasa, porque por más que ellos digan que están luchando contra la desinformación, para mí miran para otro lado, y te hablo de todas las plataformas, casi son cómplices muchas veces, aunque hagan luego campañas de lavado de cara.

DR: ¿Has visto la evidencia del trabajo de Atlas Network en el caso de Cuba?

JM: Tan evidente como que Agustín Antonetti es la cuenta que recibe más retuits, y él pertenece a la Fundación Libertad de Argentina, de Atlas Network, así que más claro no puede ser, pero no solamente en las de Cuba.

Digamos que Atlas Network es un tema complejo y quizá soy la única persona que habla de eso como si fuera algo menor. En Madrid se celebró un acto de Atlas Network con cinco presidentes de América Latina, estaban (Iván) Duque, (Sebastián) Piñera, Guillermo Lasso, que es presidente de una fundación de Atlas Network, y Macri, y más o menos lo que hace Atlas Network es hacer de intermediario entre las familias más ricas del mundo y las empresas más grandes del mundo, o algunas de ellas, que tienen unos fines, unos ideales, que son un poco los mismos que se defendieron en la Operación Cóndor, un poco la ideología de que no debe existir ningún servicio público, ni educación, ni pensiones, ni sanidad pública, ni tampoco deben existir los impuestos, es decir, tiene que haber libre competencia, libre mercado, y no va a haber regulación.

Es un poco lo que defienden estas fundaciones y lo que hace Atlas Network es buscar socios que tengan talento y capacidad para defender estas ideas, entonces hay medios de comunicación, políticos, influencers, fundaciones, ONG, todo un repertorio, hay una alianza yo diría un poco de lobby geopolítico de los interés económicos y políticos de los Estados Unidos, que son un poco los mismos que están detrás de la Operación Cóndor, y de hecho, la narrativa, lo de libertad, o democracia y libertad que es lo que usan ahora.

En este foro que hubo de Atlas Network se llamó Democracia y libertad en América Latina en tiempos recios, es alucinante, pero si te vas a la campaña del Sí por Pinochet, el lema era democracia y libertad, durante todos los años de la dictadura de Pinochet el mensaje que venía gigante en las monedas era libertad, con la fecha de la muerte de Allende, es la misma narrativa, estamos con los mismos ideales, las mismas familias, los mismos fondos de capital, las mismas empresas detrás de la Operación Cóndor, con los que están detrás de Atlas Network y detrás de sus fundaciones en cada país, muy asociadas en un principio con Piñera, pero ahora mismo hay una red muy grande en torno al Partido Republicano y a Kast, que controlan como dos marchas, la derecha de corbata y la derecha golpista, porque José Antonio Kast era la cara visible de Pinochet en la campaña, él era el que representaba las voces juveniles en la campaña del Sí por Pinochet, y sigue siendo pinochetista, luego puede hacer un lavado de cara, pero todo su equipo participó en la campaña de Pinochet, o hay ministros de Pinochet como Sergio Melnick.

Si te vas a Argentina vas a ver cosas parecidas, o si te vas a Perú son los golpistas fujimoristas, los militares que apoyaron el golpe y que firmaron la carta para que quedaran impunes los asesinatos del gobierno de Fujimori y de las Fuerzas Armadas, un poco lo que pasó en Bolivia, lo primero que hizo Jeanine Áñez fue firmar una carta diciendo que todos los asesinatos iban a quedar impunes, que asesinaran tranquilamente, y ahí vinieron las masacres que se dieron en días sucesivos y que ahora sabemos que participó precisamente el gobierno de Lenin Moreno y de Macri dándole material bélico para asesinar a gente y de manera impune, porque además se firmó que ningún militar fuera penado por asesinar a manifestantes.

BS: ¿Qué consejo, desde tu experiencia, le das a la ciudadanía que hoy día se informa a través de internet para no caer presa de estos bulos, de estas noticias falsas?

JM: Al final, creo que las instituciones, las plataformas digitales, los Gobiernos nos han dejado un poco a los ciudadanos a los pies de los caballos, es decir, somos nosotros los que tenemos que hacer labor de periodistas, ya que no hay leyes, que creo que esto es terrible, leyes de prensa que penalicen al menos a los medios que mienten, y esto cada vez es más habitual, bueno al final creo que por un lado estas estrategias de desinformación se movilizan por temas emocionales, buscando las fobias de las personas que reciben la información, y esto no solamente lo usa la derecha, aunque lo tiene como método, pero estos principios psicológicos funcionan para todo el mundo, todo el mundo por principio tiene tendencia a compartir, aunque sea mentira, algo que coincide con lo que le gusta o con lo que odia, principalmente con lo que odia, atacando a gente que odia, a partidos políticos, o a colectivos.

Entonces, creo que salirse un poco de la parte emocional, tratar de contrastar fuentes, también se pueden usar herramientas, ver si una imagen que me parece llamativa si es falsa. Por ejemplo, ahí en Pandemia Digital, tanto en la web como en el canal de Telegram, pongo algunas herramientas forenses digitales para uno mismo comprobar con ingeniería inversa el origen de una foto, si una foto es real, si está manipulada, cuál es el origen, recuperar materiales eliminados, ver quién está detrás de una web, y luego contesto en videos y artículos un poco cuáles son los mecanismos y quién esta detrás, quién los financia.

Al final, es un poco empoderarse, pero creo que poco a poco se va avanzando en el debate, en el diagnóstico, pero es insuficiente, creo que más allá de una labor individual, creo que las sociedades se tienen que dotar de unas herramientas para no tener que ser un héroe individualmente en esta lucha, sino que haya alguien que nos defienda de esta contaminación informativa cada vez más grande en todas las capas, las mismas capas de estas estrategias, tanto en redes como en medios de comunicación, como nuestros políticos, que mienten en la misma dirección que estos diarios de fake news, lo vemos en cada campaña y se repite el mismo mensaje aunque sea mentira en políticos, medios y redes.

Entonces, creo que hay otro elemento clave que es la impunidad, hay una impunidad total y con esa impunidad, como el sistema es más o menos eficaz y va generando odio en personas hacia otros colectivos, pues al final eso o se para quitándole elementos de impunidad o va a seguir creciendo, pero cada uno en la medida de lo posible, recomendaría, nunca responder a trolls, seguramente sea un bot y no lo vas a convencer nunca, no darle difusión porque si le respondes estás dando difusión; otra es no entrar en descalificativos personales, en insultos, en lenguaje negativo que genere odio, sino defender las ideas, es bueno buscar argumentos y defenderlos, contrastar la información, si ves que hay una información falsa y tiene impacto, pues poner cuál es la información real, pero no entrar en conversaciones ni en insultos  ni en descalificativos personales que es un poco lo que buscan.

A la mentira se la combate con la verdad, siempre. Al odio se le combate con la empatía, con la dignidad y con la solidaridad siempre, y a los bots se le combate con militancia y con el factor humano. Animo a todo el mundo a que la batalla digital siempre sea por el buen camino, y no torcernos porque al final la verdad tiene que triunfar. Creo que eso es importante, defender los valores que como ciudadanía tenemos que defender y la verdad creo que es fundamental.


Comparte 👍

Comenta 💬