Periodista Leo Moumdjian: «Los armenios en aquella guerra han perdido territorios, pero los azerbaiyanos han perdido soberanía»

El reportero argentino relata de primera mano cómo se vive el conflicto en Nagorno Karabaj
Publicado en

Entrevistas

0 0


a abrumadora victoria de Azerbaiyán en la guerra con Armenia por el control de Nagorno Karabaj no hubiera sido posible sin la ayuda directa de varios países, declaró el periodista argentino Leo Moumdjian. El reportero, que cubrió el conflicto justo en el centro de la acción, explica qué países jugaron papeles clave en él.

Los eventos trágicos en Nagorno Karabaj conmocionaron a muchos en todo el planeta. De hecho, la guerra en esta minúscula región —reclamada por armenios y azerbaiyanos— fue el mayor tema de interés para diferentes medios de comunicación internacionales durante dos meses de 2020. Leo Moumdjian viajó de Argentina a Karabaj para ser testigo de la lucha entre Ereván y Bakú.

El periodista, que presenció la tragedia con sus propios ojos, extrae sus propias conclusiones sobre las causas y las consecuencias de la guerra. A Sputnik expone su punto de vista sobre quién tomó parte en el conflicto y su análisis sobre el papel de dichos países en el desenlace.

Apoyo directo de Turquía

Según Moumdjian, en el inicio de la guerra en septiembre de 2020 estuvo implicada Turquía. El apoyo del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a Azerbaiyán fue esencial. En julio de 2020 el mandatario turco subrayó durante su discurso que Turquía estaba llamada a terminar con el trabajo que iniciaron sus ancestros.

El periodista cree que de esta manera Erdogan hizo alusión al genocidio armenio. También el líder turco señaló que Artsaj —o Nagorno Karabaj— es un territorio que debe pertenecer no a Armenia, sino a Azerbaiyán.

Moumdjian habla con varios soldados, quienes le contaron que muchos militares armenios murieron sin llegar a las trincheras porque sucumbieron al ataque de drones silenciosos. Según relata el argentino, para los soldados en las trincheras no había enemigos: solo ataques con drones.

«Turquía de alguna forma fue el artífice de esta guerra porque fue un avance estratégico en la región», pone de relieve, y añade que Turquía está tratando de tener más zonas de influencia en el patio trasero de Rusia.»Los armenios en aquella guerra han perdido territorios, pero los azerbaiyanos han perdido soberanía porque hemos visto cómo Erdogan se ha hecho de la mano de obra de Azerbaiyán y de su soberanía para seguir extendiendo», proclamó.

Erdogan quiere «restablecer el Imperio otomano, esa imagen de fuerza», sostiene Moumdjian. La guerra terminó, dice, y «la gran ganadora es Rusia», ya que «estratégicamente se paró muy bien y resolvió el conflicto». El argentino recuerda que Moscú desplegó sus tropas de paz en una región que era conflictiva.»También Rusia defiende su patio trasero con bases militares. Donde se presentó Rusia oficialmente vemos que cambió el destino de la región. Bajo la supervisión de Rusia se firmó el acuerdo que puso fin a las hostilidades».

Pacificadores rusos en Nagorno Karabaj - Sputnik Mundo, 1920, 18.02.2021
Pacificadores rusos en Nagorno Karabaj
© Sputnik / Maksim Blinov

Israel, rival de Turquía y socio de Azerbaiyán

El argentino opina que ni Ankara ni Tel Aviv tienen buenas relaciones, pero que regionalmente son aliados de Estados Unidos. «Israel vendía su armamento a Azerbaiyán ya en medio del reciente conflicto, lo que puede considerarse un delito». Defiende que, al enviar sus productos militares, Tel Aviv envió también soldados y gente de su inteligencia a Azerbaiyán.

«Entonces, ¿para qué servía eso? Azerbaiyán tiene límite con Irán e Irán es el gran enemigo de Israel. Y después de la guerra eliminaron a uno de los artífices del programa de la bomba nuclear en Irán. La inteligencia israelí en aquel momento estaba en Azerbaiyán. Estaba muy cerca y todos esos juegos se estaban dando en ese mismo momento», recuerda.Más allá de ser no oficialmente el aliado, hay cuestiones en particular «que sí juntan en la pieza del ajedrez».

En ese momento a los dos les convenía esa situación, declaró.»Azerbaiyán con todos sus petrodólares podía abastecerse de armamento muy importante en tiempos de la guerra. Yo tengo que ser sincero: Rusia había vendido armamento a Azerbaiyán y Armenia en su momento y uno veía que ese armamento se lanzaba. Pero también hay registros de aviones que volaban de Turquía, Ucrania e Israel triangulando y sus vuelos terminaban en Bakú», revela el entrevistado.

Tiene mucho que ver el trasfondo económico, explica, y geopolítico. El sur del Cáucaso se está dividendo porque «ahí hay intereses económicos y esto se ve en el proyecto de una ruta azerbaiyana que pasaría por el sur de Armenia».

«Los armenios defendían no su estilo de vida, sino las tierras donde estaban viviendo». Tierras que «son históricamente armenias», sostiene el argentino de origen armenio. Y cuando tuvieron que entregarlas, no supieron a dónde ir.

Stepanakert, capital de la autoproclamada república de Nagorno Karabaj - Sputnik Mundo, 1920, 18.02.2021
Stepanakert, capital de la autoproclamada república de Nagorno Karabaj
© Sputnik / Maxim Blinov
 

Irán, entre dos fuegos

«El caso de Irán en el contexto de la guerra de Nagorno Karabaj hay que analizarlo fríamente. Si dicen que Irán fue un aliado histórico de Armenia, que lo es todavía porque esa relación no se quebró y que debería haber entrado en la guerra, es importante recordar al mismo tiempo que Irán tiene más de 20 millones de azeríes dentro de su país», destacó Moumdjian.

Reconoce que Irán sí envió armamento a Armenia, pero que la ayuda militar prestada fue insignificante en comparación con las armas de las que disponía Azerbaiyán.

«Es un juego de ajedrez y cada uno mostraba los dientes en algún momento. Si entras por Armenia, después tienes un conflicto con 20 millones de personas. Te vas a comprar un lío interno por apoyar a una república secesionista [en referencia a la república de Artsaj]», dice Moumdjian al explicar por qué Irán no se puso del lado de Armenia en el reciente conflicto.

Sostiene que en Nagorno Karabaj hubo «mucha asesoría militar». Los armenios pudieron mantener sus posiciones a pesar de su inferioridad en términos de armamento a la hora de enfrentarse a Bakú. «El apoyo de Turquía fue esencial para esta guerra. Sin Turquía esto no hubiera pasado», zanja el argentino.

Una casa en llamas en la región de Kalbajar, Nagorno Karabaj - Sputnik Mundo, 1920, 18.02.2021
Una casa en llamas en la región de Kalbajar, Nagorno Karabaj
© AP Photo / Dmitry Lovetsky

Cortesía de Denis Lukyanov Sputnik


Comparte 👍

Comenta 💬