Político Willy Wimmer: «Si el señor Navalni quiere oponerse a las autoridades de su país, puede hacerlo en el territorio de la Federación de Rusia»

El abogado alemán asegura que las declaraciones del opositor ruso violan el derecho humanitario a la hospitalidad y le sugiere hacer política desde su país
Publicado en

Entrevistas

0 0


«No queremos que nadie venga de Moscú y organice aquí una polémica contra su propio Gobierno», afirmó el político alemán Willy Wimmer en entrevista. Además, criticó las declaraciones del opositor ruso sobre la necesidad de socavar el monopolio del partido gobernante ruso, Rusia Unida, sobre el poder.

Willy Wimmer, integrante de la Unión Demócrata Cristiana, abogado y publicista, calificó las declaraciones de Navalni como una violación flagrante del derecho humanitario a la hospitalidad que le permitió ser trasladado al hospital Charité. 

A su juicio se trata de una violación escandalosa de cosas elementales, así como de las normas del derecho internacional y todo eso también va en contra de los intereses nacionales de Alemania.

«Si el señor Navalni quiere oponerse a las autoridades de su país, puede hacerlo en el territorio de la Federación de Rusia», aseveró el político.

Wimmer dijo que saludó el hecho de que a Navalni se le hubiese prestado apoyo en Alemania, pero no puede entender por qué el opositor utilizó ese apoyo para comenzar una disputa política interna en Rusia.

Spiegel critica con frecuencia a Rusia y a Putin

Según la revista Spiegel,»todo el mundo se pregunta sobre la responsabilidad personal del presidente ruso Vladímir Putin». Se informa que esta no es la primera vez que se atenta contra la vida de un activista de la oposición rusa, pero en el caso de Navalni «por primera vez las circunstancias apuntan tan claramente al Kremlin que niega cualquier participación».

A juicio de Wimmer, la revista alemana ofrece con mucho gusto sus servicios a «todos y cada uno», sobre todo cuando el material está dirigido contra el mandatario ruso.

La resistencia de Merkel y la «estrategia de Occidente»

Wimmer explica que Berlín se niega a proporcionar sus datos a Rusia. Esta situación pendiente, de la cual Alemania es responsable, contribuye a que no se esté llevando a cabo una investigación. Según él, esto genera la interrogante de ¿por qué se tomó la decisión de evitar tan abiertamente la cooperación con Rusia?

El político alemán sugiere que Occidente podría haber planeado «desde el principio» que «al fin y al cabo se impondrán sanciones a la Federación de Rusia». 

Navalni, según Wimmer, desempeña el papel de un actor que se posiciona «en contra de nuestros intereses» en el propio territorio alemán. 

Según él, si el Gobierno alemán estuviera interesado en aclarar realmente lo que ocurrió «debería haberse comportado inicialmente de manera diferente antes de hacer cualquier reproche a Rusia». 

Discusiones sobre venenos

Wimmer también criticó la declaración de Navalni sobre la necesidad de “romper el monopolio de Rusia Unida sobre el poder» que hizo a la revista Spiegel. 

«No queremos que nadie venga de Moscú y organice aquí una polémica contra su propio Gobierno», afirmó el político.

En la entrevista con el opositor ruso, Spiegel destacó que la sustancia utilizada para el supuesto envenenamiento de Navalni «solo puede provenir de los laboratorios estatales rusos». Sin embargo, Leonid Rink, conocido como el inventor de Novichok en la Unión Soviética, explicó en septiembre que el estado de Navalni según sus síntomas no era una consecuencia del uso de una sustancia del grupo Novichok.

Después de contactar en persona con los expertos, Wimmer comentó que cualquier sustancia del grupo Novichok provoca la muerte instantánea de la persona que la consume o está cerca de ella. 

«Estas son todas las áreas problemáticas que podríamos y deberíamos haber discutido en los últimos años», dijo el político refiriéndose al caso Skripal.

El caso de Navalni para aumentar las sanciones contra Rusia

Wimmer considera que después de la publicación de la entrevista de Navalni en la revista Spiegel, la canciller alemana, Angela Merkel, tendría que aclarar todas las circunstancias o dar una justificación de las sanciones, algo en lo que aún está interesada.

El político alemán opina que el hecho de que Berlín se niegue a proporcionar a las autoridades rusas los supuestos resultados impide cualquier investigación en el territorio ruso. Por lo tanto, el Gobierno alemán bloquea cualquier indagación que vaya más allá de las conclusiones hechas en la ciudad siberiana de Omsk. 

Según él, Berlín ha elegido un camino que está orientado a las sanciones basadas en unas opiniones parciales y termina preguntándose ¿qué es lo que instiga a la canciller Merkel a adoptar este enfoque?

Cortesía de Sputnik

Compártelo

Comentarios