Psiquiatra Federico Pavlovsky: «la pandemia y la cuarentena te demuestran todo lo que necesitamos de los demás «

El especialista asegura que la que el exceso de información lejos de ayudar se convierte en problemático, además relata como el confinamiento intensifica cuadros psíquicos previos en las personas y recomienda continuar con terapia a distancia

68
Federico Pavlovsky. Foto Expocanabis

El confinamiento en los hogares, sea voluntario o forzado, es necesario hacerlo manteniendo el vínculo con el entorno social y evitando o limitando el consumo de información sobre la pandemia de coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19, aseguró el médico psiquiatra Federico Pavlovsky.

«El consumo problemático de información también es serio, el estar 18 horas por día mirando televisión, escuchando radio y leyendo datos escabrosos en medios online, no hace bien y está produciendo efectos en sí mismo como ansiedad, insomnio, angustia, irritabilidad, tristeza y automedicación», explicó el creador del dispositivo Pavlovsky, un sistema de tratamientos terapéuticos a distancia.

El dispositivo que el psiquiatra inventó hace casi una década es una propuesta virtual para terapias de grupos, individual, evaluación psiquiátrica o asesoramiento familiar y se ha vuelto indispensable en Argentina en este contexto de confinamiento que cortó con tratamientos ambulatorios y que reserva la totalidad del sistema sanitario al combate de la cepa que ya provocó más de 36.000 muertes en todo el mundo.

«Las condiciones de aislamiento favorecen o propician los consumos problemáticos», advierte el especialista, quien también reflexiona que «la pandemia y la cuarentena te demuestran todo lo que necesitamos de los demás».

En términos normales, los tres motivos de consulta más repetidos en salud mental son por cuadros depresivos, de ansiedad y/o consumos problemáticos y «el aislamiento inevitablemente amplifica y potencia todos los cuadros porque es la pérdida gradual de referencia con el ambiente, el otro, los vínculos, la falta de contacto, el aburrimiento», señala Pavlovsky.

Es por ello que apenas se decretó la pandemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que era necesario cuidar de la propia salud mental durante el encierro y no usar alcohol ni psicofármacos para dormir.

Relacionado:  Entrevista a Dilma Rousseff: En Brasil tenemos un Presidente que no cree que existe la pandemia

«Hay un consenso de apoyo a la cuarentena pero va a generar una crisis económica, va a amplificar la pobreza, va a multiplicar los consumos y mucha gente que hacía determinados tipos de tratamiento ya no los puede hacer y va a tener un impacto en todos los profesionales de la salud», opina el especialista.

El valor de lo virtual

Las consultas telefónicas apenas se incrementaron en el consultorio de Pavlovsky a partir de la declaración de pandemia, aunque, por otro lado, muchos pacientes abandonaron su tratamiento al no poder seguirlo cara a cara.

Para el especialista, los tratamientos a distancia son una posibilidad de mantener el vínculo con los otros y la virtualidad termina convirtiéndose en una herramienta valiosa que permite mantener el contacto entre el profesional y el paciente.

«No todo el mundo está preparado para lo virtual», advierte Pavlovsky, «pero la cuarentena en los tratamientos virtuales con muchos de mis pacientes tuvieron un efecto positivo, con pocos abandonos y mayor focalización».

A finales de 2019 China informó de un brote de neumonía en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei (sudeste), causado por una nueva cepa de coronavirus.

En el mundo se han registrado 750.890 casos confirmados y 36.405 fallecidos a causa de la enfermedad, de acuerdo al último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cortesía de Sputnik