¿Quién es Lidia Thorpe, la senadora indígena de Australia que se rebeló en contra de la reina «colonizadora» británica?

En poco menos de dos meses, Thorpe ha demostrado el poder que puede tener una voz radical en el parlamento
Publicado en

Entrevistas

0 0


Lidia Thorpe es una mujer gunnia-gunditjmara de los pueblos originarios de Australia, una luchadora de toda la vida por los pueblos de las Primeras Naciones en Australia, y una orgullosa partidaria del movimiento Black Lives Matter. En 2017, Thorpe se convirtió en la primera mujer indígena elegida para la asamblea legislativa del estado de Victoria. Solo tres años después, en junio de 2020, los Verdes la preseleccionaron para representar a Victoria en el Senado de Australia, convirtiéndose una vez más en la primera mujer aborigen en asumir ese papel.

Thorpe nació en pisos de la comisión de vivienda en Collingwood, en Melbourne. Dejó la escuela secundaria temprano, sobrevivió a la violencia doméstica y crió a tres hijos como madre soltera. Más que nadie en el parlamento, Lidia Thorpe se justifica cuando dice que: “he enfrentado dificultades de frente, lo que me permite encontrarme con mis electores a la altura de los ojos y no desde una posición de poder mirando hacia abajo”.

El 6 de octubre 2020, Thorpe prestó juramento. No perdió tiempo en cumplir su promesa de sacudir las cosas cuando entró en la cámara desafiante, con un puño en alto, vistiendo una capa de piel de zarigüeya y llevando un mensaje con 441 marcas, una para cada persona de las Primeras Naciones que ha muerto bajo custodia policial desde 1991.

En poco menos de dos meses, Thorpe ha demostrado el poder que puede tener una voz radical en el parlamento. Ha usado su posición para defender árboles sagrados —de hasta 800 años— en el país de Djab Wurrung, en el centro de Victoria, contra los planes del gobierno estatal de destruirlos para hacer espacio a una carretera. Thorpe también se pronunció en contra del encarcelamiento masivo de indígenas, presionó para que las banderas aborígenes e isleñas del Estrecho de Torres, ondearan en el Senado y abogó por un Green New Deal.

Lidia Thorpe también está a la vanguardia de un movimiento en desarrollo por la soberanía indígena, y ha defendido con fuerza un tratado entre australianos indígenas y no indígenas. Se ha opuesto a los facsímiles simbólicos y no representativos de un Tratado, diseñado para cooptar o neutralizar el movimiento de liberación aborigen.

Denis Rogatyuk habló con Lidia Thorpe de sus puntos de vista sobre estos temas a menudo complejos, la inspiración que toma de las peleas internacionales y la política transformadora por la que luchará en el Senado.

DR | Comencemos con un poco sobre ti. ¿Podría hablarnos de sus antecedentes?

LT | Vengo de una fuerte línea de matriarcas. Toda mi vida, mi mamá, mis abuelas y sus abuelas han luchado por los derechos de nuestro pueblo. Entonces, luchar contra la injusticia es algo que se me hizo normal. Y eso es lo que sigo haciendo, es mi responsabilidad como mujer indígena soberana de este país.

Pero sabes que, nunca pensé que terminaría en política. No es una elección de carrera, es solo algo que sucedió, una continuación inicié la lucha por la justicia para nuestra gente y para las personas que no tienen voz. En este país, los pobres, las mujeres, la tierra y el agua, tampoco tienen voz. Entonces, ser  la  primera senadora indígena de Victoria es increíble. Pero también muestra,  cuán atrasada está Australia para garantizar que las voces indígenas se escuchen en el parlamento federal.

DR | Ha abogado por la soberanía indígena de manera muy efectiva durante varios años, y se ha convertido en uno de los problemas políticos más visibles en Australia. En particular, ha argumentado que un tratado debe ser un primer paso hacia la reconciliación genuina entre los australianos aborígenes y no aborígenes. ¿Podría explicarnos su opinión sobre esto?

LT | Los pueblos aborígenes nunca han cedido nuestra soberanía. Nunca hemos cedido estas tierras ni estas aguas al poder colonizador. Y llevamos casi doscientos cuarenta años luchando por la justicia. Hemos sobrevivido al asesinato en masa. Hemos sobrevivido masacres.

Y hoy todavía estamos tratando de sobrevivir a un enfoque más sofisticado, que todavía equivale a genocidio y opresión. Me refiero a cosas como las muertes de aborígenes bajo custodia y el traslado de niños. Tenemos 20,000 niños que están siendo separados de sus familias en este país en este momento, y eso es más que la generación robada.

A nuestro pueblo se le declaró la guerra hace doscientos cuarenta años, cuando llegaron aquí los invasores y los colonizadores. Nunca terminaron esa guerra. Nunca ha habido un instrumento de pacificación que pueda unirnos. El reconocimiento constitucional no hará eso. Cambiar la fecha del Día de Australia no hará eso. Cambiar la bandera no hará eso. Necesitamos un tratado de paz que una a la gente y detenga este régimen que está oprimiendo a nuestro pueblo y a este país.

Somos el único país de la Commonwealth en el mundo que no tiene un tratado con sus primeros habitantes. Es 2020: tenemos las soluciones a la injusticia que continúa. Es hora, y deberíamos ser capaces de autodeterminar nuestro propio destino, como las primeras personas de estas tierras. Somos la cultura viva continua más antigua de la tierra, y somos solo el tres por ciento de esta población.

La instrucción de los colonizadores fue acabar con nosotros y nuestro idioma, tomar a nuestros hijos y tomar nuestra tierra. Su plan era aniquilarnos, deshacerse de nosotros por completo. Pero fallaron. Sobrevivimos. Todavía estamos aquí y es un testimonio de nuestra resiliencia y nuestra fuerza como pueblos indígenas de estas tierras, y no nos vamos a rendir.

Nuestro apoyo está creciendo, como puede ver con las manifestaciones de Black Lives Matter. Australia se está dando cuenta de estas injusticias. Y cuantas más personas reconozcan y acepten la verdadera historia de este país, más personas vendrán con nosotros a luchar por un tratado aquí.

RD | ¿Qué cree que el movimiento de soberanía indígena en Australia puede aprender de las luchas de los pueblos de las Primeras Naciones en otros lugares? Estoy pensando, en particular, en los maoríes de Nueva Zelanda/Aotearoa, los pueblos nativos americanos de América del Norte y los pueblos aymara, mapuche y quechua, por nombrar solo algunos, en América del Sur.

LT | Hay mucho que debemos aprender unos de otros. Se han hecho y roto tratados en otras partes del mundo. Por lo tanto, tenemos que trabajar en solidaridad unos con otros. Todos hemos experimentado la opresiva violencia colonial y hemos sobrevivido. Ahora, debemos trabajar juntos para empoderar a nuestra gente a nivel de base y continuar nuestro levantamiento.

Nuestra tierra nos habla. Nuestra madre nos está hablando. Nuestra agua nos está hablando. Sabemos que con el cambio climático, nos dirigimos por un camino realmente peligroso. Nuestros países necesitan que los pueblos indígenas de esas tierras se levanten ya.

Todo eso se debe a la violencia colonial y la opresión colonial, que solo cree en destrozar el país antes de venderlo, para crear poder y riqueza. Los indígenas no trabajamos así. Los pueblos indígenas trabajamos en armonía con su tierra, agua y su gente y sus animales, de una manera que nos sustentó a nosotros y a la tierra durante miles de generaciones.

Así que tenemos que unirnos ahora. El COVID-19 no ha hecho más que exacerbar las desigualdades en todos nuestros países. Ahora, necesitamos a nuestros aliados, y necesitamos que los blancos de todo el mundo se unan a nosotros y denuncien la desigualdad y la injusticia, y comiencen a pedir cuentas a estos gobiernos. Necesitamos mantener la presión, porque al final del día tenemos los números y el poder. Necesitamos activar eso ahora, para cambiar el sistema.

RD | Las luchas de las Primeras Naciones alrededor del mundo han llevado a algunas victorias importantes, particularmente en América del Sur. Hoy, las constituciones de Ecuador y Bolivia, no solo están dedicadas a los propietarios originales de la tierra, sino que definen a esos países como Estados plurinacionales y consagran esfuerzos para superar siglos de colonialismo. ¿Crees que algunos de esos ejemplos podrían ofrecer un modelo para un Estado plurinacional en Australia?

LT | ¿Por qué no? Estas son las conversaciones que nuestra gente necesita tener. Hemos sido cerrados en todo momento, y como pueblo hemos sido oprimidos durante tanto tiempo. Así que, me gustaría que mi gente mirara esos modelos, para encontrar formas en las que podamos avanzar. En la superficie, Australia se ve tan elegante, pero rasgas la superficie y ves cómo se trata a los aborígenes en nuestro propio país. Es difícil sobrevivir en esta nación siendo una persona negra.

Entonces, queremos trabajar con nuestros hermanos y hermanas en partes del mundo donde han logrado superar la opresión colonial. Ya estamos conectados, pero necesitamos ampliar eso y construir entre las Primeras Naciones y los pueblos indígenas de todo el mundo. Ya nos estamos levantando, y parte de eso es construir conexiones con nuestros hermanos y hermanas de todo el mundo. En Madrid el año pasado [en la convención COP25], hablamos de eso. Me conecté con hermanos y hermanas indígenas de todo el mundo que, están experimentando de primera mano los efectos del cambio climático.

El solo hecho de estar en esa habitación y comprender nuestra lucha fue increíblemente poderoso. Escuché historias sobre lo que está experimentando su gente, en particular sus mujeres, y es exactamente lo mismo que está pasando aquí. Necesitamos más de esas oportunidades.

Una de las cosas que nos detiene es la lucha diaria por la supervivencia. Es muy difícil conseguir tiempo para tener esos hilos. Pero creo que debemos ser más estratégicos, lo que significa hacer tiempo para elaborar tácticas en todo el mundo sobre cómo vamos a acabar con estos regímenes coloniales opresivos.

DR |Como nueva senadora de los Verdes por Victoria y mujer gunnai-gunditjmara, su ingreso al parlamento fue una poderosa declaración en nombre de los aborígenes australianos. ¿Cómo fue recibido en el parlamento dominado por los conservadores de Australia? ¿Y cómo ha sido su experiencia en el parlamento hasta ahora?

LT | No esperaba que el gesto fuera tan popular y atrajera la atención de los medios. Solo pensé en levantar el puño cuando entré la noche anterior, no estaba planeado de antemano.

Me frustraba entrar al parlamento y verme obligada a jurar lealtad a la reina colonizadora. No estaba cómoda con eso. Entonces sentí la necesidad de demostrar mi resistencia y la resistencia de mi pueblo. Levantar el puño también fue una forma de reconocer a los aborígenes que han muerto bajo custodia, a manos del sistema.

No esperaba ver muchas reacciones negativas [de los conservadores]. Pero, por supuesto, hubo. Dijeron que estoy allí para dividir a la nación, y que solo tengo una agenda, representar a las personas de las Primeras Naciones de este país.

¡Pues aguanta, sol! Los conservadores también deben rendir cuentas por la forma en que difunden la información errónea. Necesitan comprender y reconocer la verdadera historia de este país, y eso es todo lo que hago. Y si eso te hace sentir incómodo, si te obliga a mirarte en el espejo y preguntarte qué tipo de persona eres, creo que puedes crecer a partir de eso.

Veo lo bueno en la gente, incluso en los racistas de derecha. Deben tener un buen corazón en alguna parte, si pudieran abrir ese corazón y ver de dónde venimos, y cuán dañina es la colonización para las Primeras Naciones de estas tierras. Si pueden hacer eso, tal vez nos acompañen algún día en este viaje. Todavía tengo la esperanza de eso. Nadie nace racista.

RD | Parece que su elección al Senado hace eco de la elección de izquierdistas en otros lugares, como Alexandria Ocasio Cortez e Ilhan Omar en los Estados Unidos. ¿Qué espera impulsar en el parlamento de Australia? ¿Se inspira en sus éxitos?

LT | Soy un gran fan de AOC. Veo sus discursos y estoy asombrada. Me digo a mí misma «si tan solo fuera tan inteligente, si tan solo pudiera hablar así». Yo no tuve la educación; dejé la escuela a los 14 y he estado jugando a ponerme al día desde entonces.

Estoy tan inspirada por su fuerza, su resiliencia, su presencia, su agenda y su articulación de la lucha, y cómo llama a la gente. me encanta eso, estoy aprendiendo de ella más que nada. Entonces, cuando la gente me dice que podría ser el AOC de Australia, pienso “¡De ninguna manera! Ella es demasiado asombrosa”.

Pero podemos apoyarnos unos a otros en solidaridad. Después de todo, no es fácil hablar como una mujer negra. Usted vio recientemente el racismo y el sexismo que recibí en mi primer mes en el parlamento. Eso no es nuevo para nosotras, lo experimentamos toda nuestra vida. Incluso como niños negros, experimentamos eso.

Decir eso y tener una historia entre nosotros nos ayuda a mantenernos fuertes. Y eso es lo que me mantiene fuerte, ver a otras mujeres negras, indígenas o POC, enfrentarse al patriarcado y los colonizadores, y llamar al sistema por lo que es.

RD | Me gustaría terminar la entrevista volviendo al escenario internacional. En EE. UU., Trump ha sido derrotado en las urnas. En Bolivia, un partido indígena de izquierda —Movimiento al Socialismo— recuperó el poder, poniendo fin a más de un año de Gobierno autoritario. Y finalmente, el pueblo de Chile ha votado abrumadoramente para descartar la constitución de la era de Pinochet, e iniciar un proceso de redacción de una nueva. ¿Cómo te sientes acerca de estas luchas en todo el mundo? ¿Crees que pueden inspirar un cambio radical aquí en Australia?

LT | Absolutamente. Hay un levantamiento que conecta a los pueblos indígenas de todo el mundo porque estamos intrínsecamente conectados con nuestro país, el agua, las personas y los animales. Y nosotros somos la solución. Somos la solución al cambio climático. Somos los custodios de estas tierras; podemos sanar nuestras tierras y sanarnos unos a otros. Hay un poder superior que les dice a los pueblos indígenas de todo el mundo: es nuestro momento.

Los colonizadores se han equivocado en esto durante mucho tiempo. Han destruido tantas sociedades indígenas en todo el mundo, y han interrumpido nuestra conexión con nuestras tierras. Ahora, es hora de levantarse y arreglar eso. Es hora de levantarse y traer al resto del mundo con nosotros y decir: “Ven con nosotros, tenemos las soluciones. Queremos que te conectes con nuestro país de la misma manera que lo hacemos nosotros porque eso también te sanará”.

Tenemos que alejarnos de la opresión colonial, levantarnos y conectarnos más con nuestra tierra, agua y gente. Haz lo correcto por nuestra tierra. Nuestra patria nos llama a todos ahora y está enfadada. Puedes ver que los ciclones, los llaman desastres naturales, pero esa es nuestra madre llamándonos, clamando que vayamos a ella y la sanemos. Tenemos que hacer eso como una raza humana. Tenemos la responsabilidad de hacerlo.

Por Denis Rogatyuk

“La entrevista fue realizada con Denis Rogatyuk en Enero de 2021”

El Ciudadano


Comparte ✌️

Comenta 💬