jueves, octubre 17, 2019

"Terminamos con una Web pobre para los pobres y una super Web exclusiva. Reproducimos y agudizamos desigualdades"

Renata Ávila defensora de Assange: “La evolución del caso depende del entorno político y mediático más que del jurídico”

La joven guatemanteca explica cómo ha sido el proceso que envuelve al hacker y activista australiano quien se enfrenta a una posible extradición por filtrar información


La abogada guatemalteca, Renata Ávila, forma parte del equipo legal que se esfuerza por liberar a Julian Assange de su presidio en Londres y evitar su extradición a Estados Unidos. Los derechos humanos son su campo de acción, con interés particular en la protección del individuo ante los desafíos tecnopolíticos. Trabajó con el fundador de la WWW, Tim Berners-Lee, antes de tomar las riendas de la Fundación Ciudadanía Inteligente, en Chile.

¿Cuál es el balance de la década?

El balance no es positivo, pero podemos avanzar aprendiendo las lecciones, evitando repetir los errores y siendo más valientes, elevando nuestra voz inmediatamente cuando nuestros derechos estén siendo amenazados, no cediendo un centímetro de espacio.

¿Qué impidió apuntalar la libertad de expresión?

Creo que no hemos aprovechado plenamente las posibilidades que la Web nos ofrece. Se trasladaron a su arquitectura muchas deficiencias de la arquitectura física: se descuidó el interés público favoreciendo los intereses militares y corporativos, se han restablecido fronteras filtrando contenidos dependiendo del lugar de donde se esté, bloqueando la posibilidad de un acceso a una Web rica en conocimiento para todos. Terminamos con una Web pobre para los pobres y una super Web, exclusiva, para aquellos que la pueden pagar. Reproducimos y agudizamos desigualdades.

¿Qué ha aprendido del caso Assange?

El caso Assange fue mi segundo encuentro con un fenómeno que está afectando de manera profunda a las democracias latinoamericanas hoy. El fenómeno del ‘lawfare’, es decir, cuando se utilizan los procesos judiciales como un arma para destruir a una persona. Y los medios contribuyen a un proceso intenso de destrucción de la reputación de una persona antes de que siquiera su caso llegue a una corte. Es un baile sincronizado entre las élites mediáticas, políticas y ciertos fiscales, que pueden usar con arbitrariedad su poder para mantener a una persona en un limbo legal, con total impunidad.

Relacionado:  "Padre" de la regulación del mercado de cannabis en Uruguay: “Uno de los objetivos es quitarle el negocio al narcotráfico”
Relacionado:  Obama firma orden que prohíbe el confinamiento solitario de los menores de edad

¿Como cree que evolucionará?

La evolución del caso Assange depende del entorno político y mediático más que del jurídico. En términos jurídicos es clarísimo: se está extraditando a un periodista por hacer su trabajo.

¿En qué argumentos se apoyará su defensa en la vista de extradición a EE. UU.?

El argumento central es que ningún periodista debe ser perseguido en pleno siglo XXI, con una ley anacrónica de espionaje, por publicar información de gobiernos. Esa ley fue diseñada para castigar a personas que filtraban secretos de un gobierno a otro, no a aquellos que sacaban a la luz crímenes de lesa humanidad. El efecto que produciría en el periodismo de investigación global sería devastador. Significaría que los periodistas internacionales no podrán auditar sin tener que enfrentarse a cadenas perpetuas, al Ejército y las corporaciones más grandes del mundo.

¿Se puede proteger a filtradores y alertadores?

Sí que se puede, pero una ley no basta. Necesitamos crear una red de solidaridad para ellos.  Es importante resaltar que no hay un solo lugar en el mundo donde exista una protección completa y consolidada para éstos, precisamente cuando más se necesita, con gobiernos autoritarios y monopolios al alza. El primer paso sería ganar el caso de extradición contra Julian Assange. Que saliera de Reino Unido en libertad y reivindicado, junto con Chelsea Manning.

Quiere abordar el ‘colonialismo digital’ en su próximo libro, ¿a qué se refiere?

Es el nuevo despliegue de un poder casi imperial sobre una gran cantidad de personas, sin su consentimiento expreso, que se manifiesta en reglas, diseños, lenguajes, culturas y sistemas de creencias. Antiguamente, los imperios expandieron su poder a través del control de activos claves, desde rutas de comercio hasta océanos, de ferrocarriles a metales preciosos. Ahora, tenemos además los imperios de tecnología que controlan datos y poder computacional para dominar el mundo, prediciéndonos y controlándonos como colectivos.  Controlando toda la arquitectura por la que recibimos información. Un ejemplo muy fresco sucedió ayer (el 12 de septiembre), cuando Twitter canceló de forma opaca cuentas de un ex Jefe de Estado de Cuba.

Relacionado:  Cosme Caracciolo, dirigente de Conapach: “Chile, en términos pesqueros, es el país más corrupto a nivel mundial"
Relacionado:  Las noticias de Nuestra América: 3 de diciembre

¿Cómo ve el futuro digital?

El futuro aún no está escrito. Depende de nuestra generación darle un giro hacia la libertad y la solidaridad.

Cortesía de Sputnik

Te podría interesar

Comentarios

Ayúdanos!

4,253,554FansMe gusta
184,239SeguidoresSeguir
294,368SeguidoresSeguir
16,600SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

Los Más Leídos