Tania Díaz, vicepresidenta de la ANC de Venezuela: «Es de nuestro interés que venga la mayor parte de veedores del mundo a las elecciones parlamentarias»

En entrevista en Voces sin Fronteras, destacó que la mayoría de los sectores de la oposición venezolana quieren participar en las elecciones parlamentarias previstas para el 6 de diciembre

tania díaz elecciones venezuela

La vicepresidenta de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela (ANC) y candidata a diputada, Tania Díaz, expresó que la mayoría de los sectores de la oposición venezolana quieren participar en las elecciones parlamentarias previstas para el 6 de diciembre.

«Es de nuestro interés que venga la mayor parte de veedores del mundo y que vean que estamos muy orgullosos de la democracia que hemos construido aquí en Venezuela», destacó en entrevista en Voces Sin Fronteras, conducido por Bruno Sommer y Denis Rogatyuk.

Por Bruno Sommer y Denis Rogatyuk

DR: No puedo dejar de preguntarle sobre el informe de Derechos Humanos de la ONU recientemente votado por Argentina. ¿Cuál es su opinión sobre el informe y por qué cree que no es un informe serio y no se mide con la misma vara las violaciones sistemáticas de DD. HH. en países como Colombia, Chile y Bolivia?

TD: Lo primero que hay que decir es que los redactores no están en el terreno, no están aquí en Venezuela, el informe está basado en informaciones vía correo electrónico o vía WhatsApp que le enviaron organizaciones o grupos políticos de aquí de Venezuela y eso ya es la primera cosa que descalifica el informe.

Es importante aclarar qué instancia de Naciones Unidas redacta el informe, que simplemente se hace más conocido porque tiene divulgación en los medios de comunicación del status. Resulta que Venezuela tiene desde hace más de un año una misión oficial de la alta Comisionada de Naciones Unidas para Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que está aquí en Venezuela y ha evaluado, conjuntamente con el gobierno del presidente Nicolás Maduro, la situación de Derechos Humanos, que hemos llegado a acuerdos importantes y que acaba ahora de ratificar la continuidad de su trabajo en Venezuela. Esa no es la instancia que redacta el informe que ha sido publicitado, lo redacta una misión especial privada, que por cierto su coordinador es una persona con mucho cuestionamiento, y lo hace sobre la base de informaciones sesgadas que aportan algunas Organizaciones No Gubernamentales vinculadas a sectores políticos, incluso de extrema derecha.

La información oficial, la que reposa en los archivos de Naciones Unidas que hace la Alta Comisionada, como en todos los países, reconoce cosas, por ejemplo, que el bloqueo que Estados Unidos ha aplicado sobre la población venezolana es un crimen de lesa humanidad, que hace daño a la población, causa sufrimiento al pueblo, y reconoce también este año algunas medidas de corrección que ha tomado el Gobierno bolivariano, del presidente Nicolás Maduro, ante cualquier exabrupto que haya sido cometido por los órganos policiales.

El número de funcionarios sentenciados y puestos en prisión por, por ejemplo, haberse excedido en el control de manifestaciones públicas, que sí ocurrió en una proporción de ninguna manera similar a los números que inflan esos informes, pero la Fiscalía, no tengo ahora el número exacto y no quiero equivocarme, son más de cien funcionarios apresados y juzgados por esos excesos y puestos en prisión. Aquí hay un Estado garante de los Derechos Humanos, aquí el Estado no evade la responsabilidad, más bien es promotor de los Derechos Humanos.

Nuestro fiscal general, Tarek William Saab, es un activista, defensor de los Derechos Humanos desde hace por lo menos cuatro décadas y es reconocido además internacionalmente por eso y no se calla ante cualquier exceso.

Entonces, simplemente fue una medida que venía además aunada a la agenda de desestabilización que el grupo parlamentario que coordina Juan Guaidó, de extrema derecha, tenía para ese fin.

Fíjense que ese mismo día cuando sale el informe, Juan Guaidó hace una declaración pública donde insta a la comunidad internacional a aplicar sobre Venezuela el principio de responsabilidad de proteger, eso es una norma que se aprobó en 2005 en Naciones Unidas, que también tiene mucho cuestionamiento, pero que de alguna manera legítima la intervención incluso militar de países vecinos, de la región, en un país cuando está amenazada la seguridad de los ciudadanos del país objetivo o bien por situaciones de violaciones sistemáticas de los derechos humanos o bien por situación de hambruna o de conflicto armado.

Y Guaidó estaba invocando a ese principio por una razón: nosotros tenemos elecciones parlamentarias el 6 de diciembre y la opción de la extrema derecha sabe que perdió las elecciones desde ya, sabe que no tiene nada que decirle al electorado, por eso ni participan en las elecciones y boicotean el proceso de elección que tiene más o menos un 70% de aprobación por parte de la población, en el sentido de que quiere que sea por la vía electoral, pacífica, democrática que se resuelvan los asuntos de Venezuela. Pero esta élite económica que se atrincheró en los espacios políticos de la Asamblea Nacional para desestabilizar al Estado venezolano está lanzando sus últimos disparos para que no haya elecciones porque se sabe perdida.

BS: Constantemente se está diciendo que en Venezuela no hay democracia, pero en las últimas décadas ustedes han tenido por lo menos una decena de comicios para elegir democráticamente a sus autoridades en todos los niveles. ¿Cómo responde usted a quienes dicen que en Venezuela no hay democracia y cuáles son los niveles de participación ciudadana en las elecciones del país?

TD: Nosotros tenemos 25 elecciones en 20 años, es decir, el promedio es más de una elección por cada año. La Revolución ha perdido dos elecciones, la primera fue una reforma constitucional impulsada por el Comandante Chávez que perdimos por un margen mínimo, muy chiquito, y la otra es la elección parlamentaria de 2015 que el presidente Nicolás Maduro a los tres minutos y medio, porque yo estaba en la sala, que el Consejo Nacional Electoral (CNE) dio el resultado, dijo ‘reconocemos la victoria de la oposición en los comicios parlamentarios’ y luego fue, como mandatario, a la Asamblea Nacional a reconocer el triunfo de la oposición. Su mensaje anual lo fue a dar frente a la Asamblea Nacional y qué recibimos en contraparte: que el entonces presidente de la Asamblea Nacional el día que el presidente Maduro fue a reconocerle el triunfo y su posición como mayoría en la Asamblea Nacional, se paró frente a las cámaras de televisión, frente a la audiencia, al mundo, y dijo: ‘a Nicolás Maduro le quedan seis meses en el cargo porque nosotros lo vamos a sacar’, después dijo por vía democrática, etc., pero no había el fin del período del presidente. Estaba simplemente decretando desde el presídium de la Asamblea Nacional una situación a todas luces ilegal y que subvertía el orden interno.

Lo que es importante comprender aquí es que la agenda de esa élite de la oposición, que ya no tiene mayoría ni siquiera en los sectores de la oposición, el 96 % de los partidos políticos que están vigentes aquí en Venezuela está participando en las elecciones parlamentarias de diciembre próxima, lo que pasa es que quienes tienen proyección mediática fuera de Venezuela son el otro porcentaje que se ha negado a reconocer cuando ha perdido esas otras 23 elecciones, las dos que la Revolución perdió lo reconocimos, pero lo que ha hecho la oposición a lo largo de estos 20 años ha sido desconocer cuando ellos pierden las elecciones, llamar a la violencia callejera y a la intervención internacional. Esa ha sido su agenda.

Ahora, cuando llegó como mayoría a la Asamblea Nacional, es decir, tomó legítimamente mayoría en un Poder de la República tan importante como es el legislativo, se montó en la agenda de la guerra multimodal, de cuarta generación, que desde el año 2015 el presidente Barack Obama le declaró a Venezuela cuando firmó una Orden Ejecutiva en la que dice que Venezuela es una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad de Estados Unidos.

Una orden similar le firmó a Irán, a Siria y contra Libia porque son países petroleros, como Venezuela, y Estados Unidos necesita el petróleo para solventar su crisis.

Eso es así de claro, esta élite política, económica que se atrincheró en la Asamblea Nacional lo que ha hecho desde 2015 para acá es servir a esos intereses, se aliaron, se asociaron, desde el punto de vista de negocios, con Estados Unidos, consiguieron prebendas, de hecho la mayoría de ellos vive fuera de Venezuela, en Colombia, en España, en mansiones, porque han recibido dinero de Estados Unidos para que ellos cumplan con la tarea de desintegrar al Estado venezolano tal como lo conocemos y convertir a Venezuela en un protectorado.

Les puede parecer exagerado esto que yo digo, pero hay dos herramientas que las pueden buscar en internet, una es un estatuto de transición que Juan Guaidó, siendo presidente de la Asamblea Nacional, aprobó dentro de esa instancia. Y el otro es un contrato que firmó en marzo de este año con una empresa gringa que se llama Silvercorp, una empresa de mercenarios que trabajaron para los anillos de seguridad de Donald Trump, y lo firmó para legitimar una incursión de hombres armados, pagados, a Venezuela para venir a cazar y a extraer a funcionarios del Alto Gobierno venezolano, incluyendo al presidente Maduro.

¿En la contraparte quiénes estamos? Desde que el Comandante Chávez hizo la Asamblea Nacional Constituyente  aquí se cambió el principio de la democracia, porque la nuestra  no es una representativa es una democracia participativa, la Constitución dice ‘la soberanía en Venezuela reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce de manera directa por los medios establecidos en la Constitución y en las leyes y de manera indirecta a través del voto’, el ciudadano venezolano no es que va a votar y le entrega su soberanía a su representante, no es así, aquí el pueblo es el depositario de la soberanía. Por eso nosotros convocamos en el 2017 una Asamblea Nacional Constituyente para proteger al Estado frente al ataque que estaba haciéndose desde uno de los poderes, que es la Asamblea Nacional.

Entonces aquí hay elecciones para todo, aquí nosotros tenemos ahora tres mil comunas, que son formas de organización en lo local, más allá del municipio, de la parroquia y del estado, están las comunas que se eligen en su localidad por agregación cultural, territorial y distintos intereses, pero el Consejo Nacional Electoral, que es un Poder de la República, legitima las elecciones a las comunas, a los sindicatos.

DR: ¿Cuánto hay de verdad en eso que dicen que hay dos oposiciones en Venezuela y en qué se diferencian?

TD: Te repito la cifra, 96 % de los partidos políticos que hacen vida en Venezuela van a participar en las elecciones 2020. Hay una alianza de la oposición, de algunos partidos, que van en conjunto a estas elecciones, eso incorpora partidos políticos tradicionales, es decir, lo que llamamos aquí de la IV República, el sistema representativo de antes de la Revolución, hay líderes y partidos de esa época que están integrándose ahora, que dijeron simplemente ‘nosotros no vamos a avalar una intervención militar ni una incursión armada contra Venezuela’ y hay partidos nuevos, por ejemplo los dos candidatos que llegaron más cerca de las elecciones presidenciales tienen fórmula y están participando en las elecciones, eso es un pastor evangélico que se llama Javier Bertucci y un exgobernador que ha sido dos veces candidato, que viene de un sector de centro izquierda, que tiene un partido que se llama Avanzada Progresista, ese partido está allí, pero también está la vieja representación de Acción Democrática, incluso aquí se dice que la vieja Acción Democrática, que representa Henry Ramos Allup, quien fue presidente de la Asamblea Nacional también, esa vieja Acción Democrática, está participando bajo cuerda, escondidito.

El Partido Socialcristiano Copei, del antiguo régimen político, está participando en las elecciones, Primero Justicia, el partido de Henrique Capriles, está dividido y hay un sector que está participando porque a comienzos de este año se rebelaron contra la cúpula que no les permitía el ejercicio político y contra la cúpula que recibía todo el dinero del exterior, eso lo llamamos aquí la rebelión de las regiones, que fue gente del partido de Capriles y de Stalin González que se rebelaron y dijo que no iban a perder su camino político.

También hay gente de Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López, que decidió irse a las elecciones, la mayoría de los sectores de oposición quiere participar en la elección y, sobre todo, no quiere incorporarse a esa agenda de guerra, contra Venezuela hay una guerra declarada que se vive todos los días, aquí nos sabotean producción y distribución de alimentos y medicinas, a nosotros es como un bombardeo sin bomba, los servicios públicos los atacan porque no nos permiten reponer infraestructura ni repuestos porque se amenaza desde EE. UU. a cualquier empresa que quiera venderle a Venezuela o que quiera comprarle.

En estos momentos, los barcos que llevan petróleo venezolano o que traen insumos para la reactivación de la industria petrolera o para la producción de la gasolina aquí en lo local están siendo asaltados en alta mar, hay más de una decena que Estados Unidos asaltó en alta mar como piratas del siglo XIX, desviaron los barcos y subastaron la carga, que ya Venezuela había pagado, en Texas.

BS: ¿En qué consistió ese ataque, esa interceptación de buques por parte de la Armada estadounidense que llevaban, tengo entendido, tres millones de barriles? ¿Cómo sucedió ese hecho y el éxito de los barcos iraníes que sí lograron llegar?

TD: Lo importante que se entienda es que es un crimen de agresión, ese es el término jurídico internacional que se le debe dar, es un crimen de agresión contra el pueblo venezolano, porque aquí los empresarios que no son chavistas, que no son funcionarios del Gobierno tampoco pueden reactivar sus industrias, tampoco pueden colocar sus productos en el exterior porque se los prohíbe la misma Orden Ejecutiva de Barack Obama, lo importante que creo debemos comprender, sobre todo los grupos de izquierda de la región, es que es un ataque a la nación venezolana no al gobierno de Nicolás Maduro. Estados Unidos necesita tomar este territorio sin Estado que lo proteja, sin población que lo defienda para convertirlo en una tierra de nadie y llevarse por la vía de la piratería, del despojo, el petróleo venezolano, que es la primera reserva petrolera del mundo, el oro venezolano que está en los primeros tres lugares de mayor reserva mundial y un territorio más grande que República Dominicana que queda al sur de nuestro país, que lo llamamos Arco Minero, que tiene inmensa riqueza en coltán, en bauxita, en hierro, en aluminio, en thorium, en una cantidad de recursos estratégicos que son fundamentales para que Estados Unidos consolide su proyecto de hacerse hegemonía en el mundo.

La crisis la tiene el sistema capitalista desde el año 2009, esa economía entró en default en ese año, la crisis la tiene Estados Unidos porque se convirtió en una economía parasita que no produce, que vive de la especulación.

La pregunta ahora es quién paga la crisis. Se enfoca toda la atención en Venezuela pero desestabilizar a Venezuela significa, a nuestra manera de ver, el inicio de un proceso de desestabilización en la región para ir por los recursos, por eso hacen lo que hacen en Bolivia, porque tiene el gas y el litio, y después vienen por el agua que tienen también en el Sur, entonces la entrada es Venezuela.

Por eso se monta todo este aparataje mediático para que no logremos mirar la verdad, creo que hay que despojarse de todo lo que dicen los medios de comunicación y mirarlo con otros ojos y emprender acciones que vayan más allá de la solidaridad, de una carta que escribamos, yo creo que hay que activarse, las izquierdas tenemos que activarnos no solo para defender a Venezuela sino que tenemos que reposicionar nuestros proyectos humanistas, ecologistas, que apuesten por el ser humano, tenemos que reposicionarlos en la región para no dejar entrar al proyecto neocolonial que tiene bien pensado la élite que gobierna el mundo y la élite norteamericana.

El tema de los barcos es que ya eso viene desde 2015, a partir de la Orden Ejecutiva empezaron a bloquear la economía venezolana, la idea es asfixiar a la economía, estrangularla, para generar un caos social y después justificar un cambio de régimen o una intervención militar. Eso va aunado a otras estrategias de guerra que tienen que ver, por ejemplo, con el propiciar enfrentamientos entre grupos o facciones de la misma población venezolana, pero viene como in crescendo ese crimen de agresión en lo económico.

¿En qué consiste eso? Por ejemplo aquí hubo ataques al Sistema Eléctrico Nacional y dejaron al país sin luz, ahora para reponer la instalación que dañaron, que quemaron y le dispararon, hicieron explotar un gigante transformador que surte de electricidad a buena parte del país, para reponerlo cuando Venezuela va a comprar las empresas que le pueden vender le dicen que no pueden porque Donald Trump las va sancionar y después los bancos por los que se puede hacer la transacción dicen que tampoco porque los sanciona Estados Unidos y las navieras que traen los insumos también están bajo amenaza. Entonces está interceptación que ha hecho la Armada en este caso de petróleo, pero ya lo hicieron con cargamentos que traían medicinas y alimentos para el sistema de distribución popular que se creó aquí que llamamos CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción), lo hicieron ahora con el petróleo y lo publicitaron porque también es una estrategia de terror, terrorismo, para que los demás países cojan escarmiento, como decimos aquí en Venezuela.

Entonces, amenazaron a esas empresas navieras privadas que contrata Venezuela para traer los insumos, como otros países, que si montaban la carga y traían los insumos ya iban a llegar al extremo no solo de amenazarlas sino de interceptarlas y fue lo que hicieron con algunas empresas.

Irán no, Irán dijo nosotros vamos a llevar el petróleo a Venezuela e hizo todo lo que tenía que hacer hasta traer acá la gasolina y los insumos para su producción. Aquí nosotros tenemos tres grandes centros refinadores, uno era hasta hace poco el más grande del mundo, y esos refinadores ahora no pueden producir porque la reposición de infraestructura, repuestos y maquinarias está boicoteada porque no nos dejan traer los insumos, entonces ellos generan el caos, impiden la producción de todo tipo para después decir que el gobierno de Nicolás Maduro tiene al pueblo sin gasolina y lo tiene pasando hambre. Tienen que generar el caos porque esa es su única agenda política, la única agenda política de Juan Guaidó es hacer sufrir al pueblo venezolano para después decir que es el Gobierno.

BS: Volviendo al tema electoral, ¿qué hay de la intervención de Estados Unidos para que candidatos de oposición no se puedan presentar a la elección, poniendo sanciones y quitando visas a quienes sí quieran hacerlo?

TD: Lo que se publica aquí en medios políticos es que no es solamente negarles la visa, es confiscarles bienes que tienen en Estados Unidos, es abrirles causas judiciales, es un chantaje, el vocero más ejemplarizante de eso es el propio Henrique Capriles, él abiertamente hace unas semanas dijo ‘no creo que la vía del suicidio sea la más idónea, creo que tenemos que participar, creo que si no es elecciones qué caminos vamos a buscar’ y el mismo Capriles dos semanas después dice ‘no podemos ir a elecciones, ese no es el camino’. Nos preguntamos qué pasó allí, bueno que Estados Unidos le torció el brazo con este tipo de chantaje que lo han hecho con otros políticos. Incluso, hay investigaciones y denuncias de medios que conducen venezolanos en Miami, que son abiertamente opositores a la Revolución, pero que entre la pelea que tienen entre los sectores de la oposición de la extrema derecha, una pelea a muerte por dinero porque el dinero que le entregó Estados Unidos por entregar Citgo, que en medio de toda esta parafernalia de la supuesta presidencia virtual de Guaidó éste se la entregó y Estados Unidos le confiscó a Venezuela una empresa venezolana en Estados Unidos que tiene seis mil estaciones de servicio y que tiene tres refinerías en territorio norteamericano, Estados Unidos se la robó sobre la base de lo que hicieron estos venezolanos que están entregando su propio país y a cambio reciben un dinero que parece que la distribución no les gustó a unos y entonces están haciendo muchas denuncias, esos sectores incluso abrieron investigaciones en Miami contra socios políticos de Guaidó por ese chantaje, por estar amenazando, cobrándole a funcionarios y a diputados por el tema de las visas, de que no los pongan en la lista negra, que no los sancionen.

Había un chantaje político que no denunciamos ni siquiera nosotros, lo están denunciando los mismos sectores de la oposición. Entonces eso pasó con Henrique Capriles, con Stalin González, que ambos habían dicho ‘vamos a participar en las elecciones 2020’, los llamaron y algún argumento de mucha fuerza le dieron que terminaron retirándose de las elecciones y puede ser que ocurra con algunos otros personeros, individualidades en este proceso.

Pero como les decía, el pueblo venezolano tiene mucha cultura de ejercicio político, no solo más de una elección por año desde que Chávez llegó en el 99, sino que además es un ejercicio continuo, aquí hay elecciones y debate político para todo.

En la Asamblea Nacional Constituyente, por ejemplo, vamos a aprobar una ley que presentó el presidente Nicolás Maduro que es una Ley Antibloqueo, con medidas excepcionales para defender al pueblo venezolano contra toda la agresión de este bloqueo que ha causado pérdidas al país por 112 mil millones de dólares desde 2014 para acá.

Hay un debate nacional con esa ley, hay sectores que no están de acuerdo, incluso sectores de la propia Revolución, otros partidos, y qué hicimos nosotros, vamos a estar en cada uno de los 335 municipios y en cada uno de los sectores que forman la Asamblea Nacional Constituyente, que tiene voceros de los sectores campesinos, indígenas, mujeres, personas con discapacidad, adultos mayores, trabajadores, empresarios, con cada uno de esos sectores vamos a hacer un debate en la calle sobre el contenido de esa ley, porque así es la democracia venezolana, Donald Trump no lo pude entender, porque además ellos no saben nada de amor y a nosotros nos sostiene aquí, de corazón, el amor hecho solidaridad por el pueblo. No lo pueden entender y por eso actúan como el patotero del barrio lanzándole zancadas, tiros y golpes a todo el mundo.

DR: Entendemos que para garantizar la democracia ustedes han renovado el Consejo Nacional Electoral, ¿cuál fue el proceso para escoger un nuevo CNE y cómo va a funcionar en esas nuevas elecciones con las condiciones que existen por el COVID-19?

TD: Busquen Mesa de Diálogo Nacional del 16 de septiembre de 2019. En ese momento, y allí están los sectores de oposición que ahorita están participando en las elecciones, fue cuando se dio a conocer públicamente el resultado de un diálogo, entonces inicial, que se estaba dando entre sectores de oposición y Gobierno venezolano, dentro de las fronteras venezolanas, mientras el combo de Guaidó, la extrema derecha, saboteaba el diálogo de Noruega, el de República Dominicana, el de Barbados y todas las iniciativas que se hicieron con el acompañamiento y la solidaridad internacional. Aquí a lo interno se sentaron a discutir, ese día se dice que se llegó a seis acuerdos, hace más de un año, que eran: nosotros el bloque de la patria, yo soy parlamentaria del bloque de la patria y estoy apostando por la reelección, nos habíamos retirado de la Asamblea Nacional por todas las violaciones a la Constitución, pero producto de la Mesa de Diálogo nos piden que debemos reintegrarnos y al martes siguiente lo hicimos.

El segundo petitorio de ese diálogo era la renovación de las autoridades del CNE, que no tenían el período vencido, lo tenían vigente, pero a petición de los sectores de oposición y para generar un clima de confianza se renovaron las autoridades.

Otra de las peticiones derivó en un indulto que hizo el presidente Nicolás Maduro a poco más de cien políticos o activistas que se sumaron a delitos relacionados con los crímenes de agresión que Estados Unidos ha cometido contra Venezuela, es decir, que participaron en las guarimbas, en actos de desestabilización general.

¿Qué fue lo primero que hizo el CNE luego de que se renovaron las autoridades? Fue llamar a las organizaciones políticas que quisieran participar a que aportaran, entregaran, una redacción de artículos para redactar el reglamento que lleva a estas elecciones, o sea, el reglamento especial para las elecciones parlamentarias 2020, se redactó bajo tutela de ese CNE y la participación de los partidos políticos.

Nosotros tenemos un sistema (electoral) que es automatizado y que tiene auditoría física en caliente, en el centro electoral, es una innovación tecnológica electoral reconocida hasta por Jimmy Carter, quien cuando vino aquí en las elecciones reconoció que era uno de los más avanzados del mundo.

El que se presentó tiene además medidas de bioseguridad, por ejemplo, la cédula, el documento de identidad, no va a ser manipulado por los miembros de mesa, sino que se inventaron un mecanismo para que la cédula pase de manera que no haya contacto físico de las manos para evitar el contagio y tiene todo un mecanismo de bioseguridad.

En este momento todas las fases de nuestro proceso electoral, es decir, el registro electoral, cuántos electores somos, cuántos están en cada estado y en cada municipio, se cerró en una determinada fecha, se abre un proceso de impugnación que, por cierto, no tuvo ninguna, y después se hacen auditorías, creo que son tres hasta el proceso, en la cual participa un vocero o una vocera de cada organización participante y eso se hace hasta con la tinta con la que nos manchamos el dedo.

Por eso lo que ha dicho el presidente Nicolás Maduro, el Gobierno venezolano y nosotros como Bloque de la Patria, porque vamos en alianza perfecta, es que vengan todos los acompañantes internacionales que quieran y puedan venir, es nuestro interés que vengan.

La Unión Europea ha dicho que no le dan los tiempos o que no le da la gana venir porque, y me refiero a la burocracia no al pueblo ni a los partidos, está manipulada, tutelada, por Estados Unidos, entonces no van a venir, pero vienen observadores de todo el mundo, van a estar aquí en Venezuela. Es de nuestro interés que venga la mayor parte de veedores del mundo y que vean que estamos muy orgullosos de la democracia que hemos construido aquí en Venezuela, no es posible trampear un sistema electoral, la prueba está en que en 2015 la oposición ganó sus elecciones y tuvo su mayoría durante cinco años, nadie les quitó el Parlamento, nadie los mando a salir de allí, ellos tuvieron su gobierno durante cinco años que es el período que constitucionalmente le corresponde y que termina el cinco de enero del año 2021.

TD: Creo que es porque no tienen posibilidades de ganar ni siquiera en los sectores más radicales de la oposición, el elector de la oposición se siente traicionado, se siente defraudado por ese liderazgo de extrema derecha que representa Guaidó, es decir una facción de la oposición, que llegó a la Asamblea Nacional con una promesa de mejorar las condiciones de vida de los venezolanos y por el contrario se sumaron, acompañaron, todo este crimen de agresión que se ha cometido contra la población. Entonces el elector de Guaidó, o de Julio Borges, quien fue presidente de la Asamblea Nacional y vive ahora en Colombia en una mansión, que está aquí y no consigue gasolina porque no nos la dejan producir, no la dejan llegar, y que tiene todos los problemas de servicios públicos que tenemos, y mira cómo su líder, que le hizo votar por él en el año 2015, simplemente le dio la espalda, no quiere saber nada. Aquí Guaidó ha convocado a manifestaciones, a reuniones y no logra, y no estoy exagerando, ni siquiera tener el quórum reglamentario en una sesión en el Parlamento, no lo logra, porque además se le alzaron sus partidarios en la Asamblea Nacional, entonces no tiene opción política, pero también porque él simplemente es un muñeco de ventrílocuo de la administración Trump.

Guaidó es un político gris, yo no recuerdo, y me disculpo si es que me equivoco, una propuesta parlamentaria de ese muchacho, él fue electo por el estado La Guaira con unos 80 mil votos, por ejemplo, por un estado de los de menor población del país, y simplemente ha alcanzado toda la fama y protagonismo porque es el muñeco, el títere que le sirve mejor a Estados Unidos para cumplir su propósito porque no tiene ningún principio ético que lo frene.

Imagínense que en Chile vaya cualquier diputado y se pare en una plaza y diga que él es el presidente de Chile, eso es un absurdo desde todo punto de vista, en Venezuela, en Chile y en cualquier país del mundo. ¿Por qué Guaidó si lo pudo hacer? Porque tenía a su favor el garrote y los dólares que le da Estados Unidos y el concierto de medios que pagan los poderes fácticos mundiales que también están a la orden de las élites gobernantes. Eso es todo, de resto, aquí en Venezuela tuvo un grupo de seguidores que siempre fue minoría pero que ahora es una minoría ínfima, él sabe que no puede participar, que no tiene nada que decirle al pueblo venezolano ni al chavista ni al opositor.

Aquí en Venezuela ha ocurrido algo, después de lo que nos ha tocado vivir tan doloroso, tan fuerte, aquí el Novo Banco de Portugal se confiscó creo que fueron mil 300 millones de euros, que estaban destinados (los produjo Citgo), eso fue en el año 2017-2018, a pagar operaciones de médula ósea de niños venezolanos que estaban en un hospital en Italia. Muchos de esos niños han muerto producto de esta política criminal, entonces a todos los que nos ha tocado vivir eso no nos ha quedado otra alternativa que unirnos en nuestras diferencias, es decir, en este momento, chavistas y opositores, en su gran mayoría, cree y quiere y apuesta a que en el 2020 vamos a escoger una Asamblea Nacional que trabaje en conjunto por el país, que a pesar de las diferencias podamos hacer el debate político dentro del Hemiciclo y en el parlamentarismo social de calle, que es nuestra propuesta parlamentaria, pero que una vez que nos  pongamos de acuerdo y que se aprueben esas leyes y esas directrices salgamos a defender a ese pueblo, a todos nosotros que estamos viviendo esa situación tan crítica.

Entonces esa agenda no armoniza con una participación de Guaidó en las elecciones, él sabe que no puede, por eso quieren deslegitimar las elecciones. Tenemos que prepararnos para un proceso posterior a las elecciones donde el mismo Grupo de Lima, que no es otra cosa que Gobiernos aliados que no logrando una mayoría en el seno de la OEA para atacar a Venezuela montaron un grupo paralelo. Así como en Naciones Unidas no se pudo consolidar el informe que necesitaban y montaron un grupo paralelo.

BS: Después de varias investigaciones se siguen acumulando pruebas que confirman el robo de parte de Guaidó y de su gente y a eso le sumamos el escándalo con los fondos destinados a ayuda humanitaria, ¿cree que aún después de todas estas cosas hay parte de la comunidad internacional que sigue dándole respaldo a un tipo como Guaidó?

TD: Porque lo que hemos vivido de esa historia es una serie televisiva. Nos han metido en una historia narrada, en una ética construida alrededor, nos han metido digo yo y me refiero a la mayoría de la población que simplemente se entera de lo que pasa en Venezuela a través de los medios de comunicación hegemónicos, entonces ha vivido una serie por capítulos, por entrega, sobre la vida de un señor que no es nadie pero que le sirve muy bien a los intereses de quienes agreden al país. Nos han contado una historia cinematográfica que engaña a buena parte de la población y que es alimentada día a día por políticos que además de ser de la misma fórmula, es decir de la extrema derecha, son socios.

Lo que es importante es que Venezuela es la reserva petrolera más grande del mundo, son 300 mil millones de barriles de petróleo depositados en la Faja Petrolífera del Orinoco, en donde Chávez logró negocios mixtos con naciones de todo el mundo, pero ese negocio es muy sustancioso y además es vital para que Estados Unidos sostenga su modo de vida depredador que tiene de consumo exagerado, es vital, ellos no tienen ese petróleo, lo necesitan para mantenerse y por eso quieren venir a llevárselo por la vía del despojo.

Entonces todos esos senadores que vemos que hablan altisonantemente, Marco Rubio, el mismo Mike Pompeo que se vino a hacer una gira recientemente, a rodear a Venezuela, en el momento en que salió el informe ese de la misión colaboradora de la ONU y en el mismo momento en que Juan Guaidó invoca el principio de responsabilidad de proteger, porque Pompeo, y así lo denunció el presidente Maduro, vino a dar el banderazo de partida para que grupos mercenarios, pagados, paramilitares, ejecutaran acciones terroristas y de desestabilización en Venezuela, que se intentaron pero no pudieron hacerlo porque la otra base de nuestra Revolución es la unión cívico militar.

Nosotros tenemos aquí como PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) casi 300 mil calles en todo el país que tienen un jefe o una jefa y esos son puntos de agregación del poder popular, alrededor de ese núcleo están los comuneros que producen alimentos, las milicias que vigilan y custodian el territorio, la juventud que lleva atención social casa a casa, por eso el COVID-19 aquí no afectó como a otros países, nosotros tenemos un promedio un poco más de 500 muertos en toda la pandemia, que los lamentamos, y 80 mil contagios, porque logramos contener la pandemia a tiempo gracias a esa organización social.

Nosotros fuimos casa a casa a donde había focos de brote de coronavirus con las brigadas médicas, esas 300 mil calles tienen ahora brigadas de prevención frente al COVID-19, entonces esa organización, esa unión cívico militar protege el territorio venezolano, por eso es que no han podido entrar, por eso es que agarramos a dos mercenarios norteamericanos en las costas cuando intentaron entrar aquí, porque nos hemos preparado, nadie nos ha regalado esto, lo hemos construido en 20 años, poco a poco y con mucho trabajo.

Y en esa construcción nosotros logramos eliminar la pobreza, multiplicar el número de universidades públicas de 5 que habían a más de 50, llevamos la salud a través de Barrio Adentro a cada comunidad, la educación es gratuita y de calidad desde el preescolar hasta la universidad, aquí nadie paga la educación, también tiene acceso a la salud, y es justo allí donde está ahorita el centro de la presión con este bloqueo y con toda esta agresión.

Cuando habían focos de violencia, que nosotros llamamos guarimbas, esos jóvenes encapuchados iban a destruir unidades de transporte, a quemar universidades, centros de salud, medios comunitarios, estaban destruyendo la infraestructura y toda la estructura de bienestar social que nosotros logramos con la Revolución, construyendo paso a paso.

Entonces el pueblo venezolano está ahorita de pie y en defensa de eso que conquistamos entre todos, con nuestras elecciones, con nuestro derecho, con nuestra legislación construida paso a paso. Yo como parlamentaria trabajé en la redacción de 12 leyes más o menos que sustentan todo lo que es el poder popular. Todo eso lo hemos hecho y ha sido un trabajo inmenso que no estamos dispuestos a dejarnos arrebatar por las apetencias de una élite que está en crisis, que tiene un modelo decadente, depauperado y en crisis y que quiere que nosotros paguemos su crisis.

DR: Después de tantos años en el poder, el PSUV sigue siendo la mayoría alternativa para dirigir Venezuela, coméntenos tres razones de por qué es así.

TD: La primera es porque es el partido de Chávez y Chávez no los dejó guardado en el corazón, la segunda la dejó Chávez escrita en un libro que se llama Líneas Estratégicas de Acción Política, del año 2011, donde nos pide que nosotros pasemos de ser una maquinaria electoral poderosa, como lo somos todavía, para ser un partido que se imbricara directamente con los problemas más sentidos de la población, de allí comenzamos a modificar la estructura y pasamos de la electoral, que ya era poderosa, a esta otra que denominamos redes de aplicación y acción sociopolítica que se van a cada comunidad y cada calle y que están cumpliendo el mandato de Chávez, estamos codo a codo, mano a mano, imbricados con los problemas de la población, es decir, a nosotros como políticos ahorita es muy común que venga cualquier ciudadano y nos eche en cara el tema de los servicios públicos, eso nos ocurre, pero nosotros no lo evadimos, no estamos en Madrid, ni en Bogotá, ni en Nueva York, estamos aquí en la calle y en todas esas calles está el partido y no evadimos los problemas, los enfrentamos.

En el año 2015 cuando sabotearon la producción de alimentos, esa organización popular creó un sistema de distribución de comida que son los CLAP, que significa que esa organización popular gigantesca que tenemos y que lidera el partido lleva a 6 millones de familias, las que tienen más necesidad, les lleva una bolsa de comida cada mes cuando podemos, o si no cada mes y medio, cuando podamos porque estamos bloqueados, pero les llevamos unas bolsas de alimentos a precios subsidiados en un 90% para paliar los efectos de la crisis que ha generado esta agresión contra Venezuela.

Otra medida que tomó el presidente Maduro que fue muy criticada, y que por cierto la Alta Comisionada en su primer informe lo cuestiona, es el Carnet de la Patria, que es un carnet de identidad, pero es un carnet social, es una carta social que tenemos a través de la cual el Ejecutivo envía dinero, hay unos 19 millones de venezolanas y venezolanos registrados, porque esta agresión económica tiene también un ataque a la moneda que hay que explicarlo, en el cual está involucrado Colombia, entonces para saltar ese ataque al salario venezolano, el presidente, el Gobierno, envía cada cierto tiempo dinero en efectivo para paliar esa situación. Entonces creo que esa es la razón, que nosotros no hemos abandonado ni al pueblo venezolano ni los principios políticos que heredamos del comandante Chávez en ningún momento, pese a toda la agresión. Creo que eso es lo que nos mantiene como primera fuerza política del país.


¿Disfrutaste este artículo? Déjanos una propina

Compártelo

Comentarios