Chanfreau: La historia del abuelo del perseguido vocero de la ACES

Alfonso Chanfreau fue detenido en julio de 1974, torturado en Londres 38 y hecho desaparecer.

El actual vocero de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces), Víctor Chanfreau, publicó este miércoles en Twitter una foto de su abuelo Alfonso Chanfreau, detenido desaparecido de la dictadura. Y escribió: “Cuando me tocó asumir la vocería tenía un objetivo, acabar con las injusticias que vienen hace más de 40 años. Él es mi abuelo por el que se me ha insultado, detenido desaparecido y aún buscamos justicia”.

Alfonso René Chanfreau Oyarce cursaba segundo año de Filosofía en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile cuando fue detenido en 1974, además de ser miembro del Comité Central del Movimiento Izquierda Revolucionaria (MIR). Fue coordinador del sector Santiago Oriente, correspondiente a las comunas de La Reina, Las Condes, Ñuñoa, Providencia y Santiago.

Apodado políticamente dentro del partido como “Emilio”, Alfonso fue detenido por agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) el 30 de julio de 1974, aproximadamente a las 23:30 horas, en su domicilio de calle Escanilla 661, en la actual comuna de Independencia.

Esa noche el dirigente mirista se encontraba en su casa junto a su esposa Erika Cecilia Hennings Cepeda, quien también pertenecía a la militancia del MIR, y su pequeña hija Natalia. Cerca de diez agentes entraron al departamento y lo revisaron minuciosamente para luego llevárselo detenido.

Erika fue prisionera y torturada frente a su esposo. Para que él “cooperara” con la investigación, fue atormentado durante 14 días, con distintas formas de maltrato.

El día martes 13 de 1974 fue la última vez que Erika vio con vida a Alfonso Chanfreau y se despidió de él en Londres 38. Los agentes de la DINA lo trasladarían a otro recinto. En julio de 1975 su nombre apareció en la infame lista de “los 119”.

La militante PS convertida luego en agente de la DINA, Luz Arce Sandoval, declaró en tribunales en 1990 que vio “a una persona con las manos y piernas abiertas tirado al fondo, casi muerto, al menos ese era su aspecto. Era Alfonso Chanfreau, que había sido torturado y le habían pasado la camioneta”.

Hoy su nombre se encuentra en una placa recordatoria en homenaje a estudiantes, funcionarios y académicos de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile detenidos desaparecidos y ejecutados por la dictadura cívico militar.

El Ciudadano

Compártelo

Comentarios