miércoles, octubre 23, 2019

Migrantes salvadoreños vigilarán el proceso electoral de su país

Un grupo de salvadoreños residentes en el extranjero trabajará este domingo como misión de observadores del proceso en el que su país elegirá al próximo presidente y vicepresidente para el periodo 2019-2024.

Un grupo de al menos 30 de estos observadores se reunió este jueves en San Salvador para recibir para recibir una capacitación sobre sus funciones y potestades como acreditados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Dinorah Aldana es una migrante salvadoreña que reside en Toronto, Canadá, desde donde viajó a su país de origen para participar de esta misión de observación integrada por más de 30 personas provenientes de distintas ciudades de Norteamérica.

“Nosotros como delegación nos vamos a movilizar por todo el territorio. Nuestra misión aquí es garantizar que todo el proceso se lleve de acuerdo como se ha hecho en otras elecciones. Este proceso pinta diferente, ha logrado levantar la esperanza de la gente, es lo que vemos nosotros desde la diáspora”, comentó Aldana.

Fungirán como observadores electorales.
Foto Miguel Villalta/elecciones 2015

Indicó que la organización de este grupo de observadores se dio gracias a la coordinación con el Instituto Salvadoreño del Migrante (Insami) y aseguró que también luchan por el reconocimiento de los derechos de los salvadoreños que viven fuera de su país, pues no todos tienen la posibilidad de votar en estas elecciones.

El domingo 3 de febrero El Salvador elegirá presidente entre Hugo Martínez del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, Carlos Calleja de la Alianza Republicana Nacionalista y Nayib Bukele de la Gran Alianza por la Unidad Nacional.

Aldana, activista de los derechos de los migrantes, aseguró que de una diáspora de más de 3 millones de salvadoreños, solo 5 mil fueron empadronados en Estados Unidos, cuando existen grupos grandes de migrantes en países como Canadá, Italia, España y Suecia, entre otros.

Los tres candidatos que se medirán este domingo.

Para Aldana, esta elección es una nueva oportunidad para que El Salvador busque un mejor desarrollo para su población y solucione algunos de sus principales problemas.

“Nos preocupa la violencia, la inestabilidad laboral, la falta de trabajo. La gente no se va porque quiere, existe una migración forzada, porque tiene necesidad de trabajo”, afirmó.

Estos problemas también preocupan a José Sanabria, salvadoreño residente en Estados Unidos, y quien también forma parte de esta misión de observadores

Relacionado:  Amaro Labra, líder de Sol y Lluvia y diputado electo: "En el actual Parlamento era evidente que las empresas tenían todas las manos para legislar"

“Ya tenemos más de 10 años participando de estos procesos, la razón principal es porque creemos que es importante la vinculación de la diáspora salvadoreña con el proceso cívico y político del país y porque queremos garantizar nuestros derechos”, dijo Sanabria a Xinhua.

Al igual que Aldana, Sanabria considera que los derechos de los salvadoreños en el extranjero no corresponden con el aporte que ellos dan al país, pues sus remesas familiares representan más de 5 mil millones de dólares cada año, esto es casi un 20 por ciento del Producto Interno Bruto de El Salvador.

Para Sanabria, es necesario que la diáspora salvadoreña pueda participar también de las elecciones de la Asamblea Legislativa y de los Concejos Municipales, además de tener una representación en el congreso.

Relacionado:  Los argumentos de la diputada Mix para solicitar destitución del fiscal Abbott

“Los problemas que causan esa migración forzada que son la falta de oportunidades económicas especialmente, la problemática de la seguridad donde no se puede garantizar la integridad física de todos los ciudadanos y hay territorios donde el Estado no controla”, recalcó este migrante.

A estos problemas se suman la incertidumbre que viven los migrantes salvadoreños con los anuncios del gobierno de Estados Unidos sobre la suspensión de los permisos de trabajo conocidos como TPS, que según Sanabria pondría en riesgo de deportación a al menos 190 mil salvadoreños en ese país.

Para Aldana, estas posibles deportaciones crearían un doble problema, pues en muchos casos se trata de salvadoreños que tienen ya muchos años de haberse ido de su país, que ya no tienen familia allá, pero al mismo tiempo se verían obligados a separarse de sus familias residentes en Estados Unidos.

Tanto Aldana como Sanabria ven con esperanza este proceso electoral en su país y guardan la firme esperanza de que quien tome la presidencia a partir del 1 de junio de este año, lo haga para hacer de El Salvador un país en el cual sus ciudadanos no tengan que migrar más.

Fuente: Xinhua

Continúa leyendo…

¿Quién es Nayib Bukele? El candidato sin programa que podría quedarse con la presidencia de El Salvador

Emiten nueva orden de detención contra el expresidente salvadoreño Funes

 

 

Comentarios

Ayúdanos!

4,265,802FansMe gusta
218,689SeguidoresSeguir
306,131SeguidoresSeguir
16,600SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

Los Más Leídos