Corte de Westminster negó aplazar el juicio de extradición de Assange a EE.UU.

Es la primera vez que acude al tribunal londinense

La defensa del periodista había pedido una prórroga de al menos tres meses para preparar el caso del cofundador de Wikileaks


La corte de Magistrados de Westminster mantuvo el 24 de febrero de 2020 como la fecha prevista para el inicio del juicio de extradición de Julián Assange a EE.UU.

La jueza Vanessa Baraitser negó así la petición de la defensa de Assange, que intentaba demorar por tres meses la apertura de la vista pública.

Assange protestó, en voz baja y entrecortada, por las condiciones de su reclusión en la cárcel de alta seguridad de Belmarsh, en el sureste de Londres.

“Es muy difícil preparar (el caso) donde estoy … es una desventaja injusta”, dijo.

A la pregunta de la jueza de si había comprendido los argumentos y decisiones de la audiencia celebrada este 21 de octubre, respondió: “realmente no”.

“No puedo pensar adecuadamente”, protestó antes de abandonar la sala custodiado por dos funcionarios.

El exeditor de Wikileaks seguirá las dos próximas vistas preliminares -el 14 de noviembre y el 19 de diciembre- por conexión audiovisual desde la prisión, según dictó Baraitser.

La juez se reafirmó en su posición negativa a conceder la libertad condicional a la espera del juicio por riesgo a que Assange “vuelva a fugarse” de la Justicia británica.

Decenas de simpatizantes se concentraron ante la puerta del juzgado en solidaridad con el periodista e informático australiano.

Assange en junio de 2012 se refugió en la sede diplomática ecuatoriana en Londres tras perder todas las apelaciones contra la extradición que el Reino Unido se prestaba a cumplir, accediendo al pedido de la Fiscalía sueca, que lo requería para juzgarlo por presuntos delitos sexuales.

El ciberactivista rechazaba su extradición alegando que Suecia lo entregaría a EEUU, donde podía enfrentar la pena capital por haber publicado miles de documentos secretos sobre operaciones del Ejército estadounidense en Irak y Afganistán.

El 11 de abril de este año el fundador de WikiLeaks perdió el asilo que le proporcionaba Ecuador en su embajada y fue detenido por la policía británica.

Su detención se produjo el mismo día que EEUU presentó una solicitud de extradición para poder juzgar al ciberactivista australiano.

La Justicia estadounidense reclama al exdirector de WikiLeaks para juzgarle por 18 delitos de conspiración para acceder a sistemas informáticos gubernamentales y difusión de información confidencial en violación de la ley de Espionaje.

El juicio de extradición está previsto para la última semana de febrero de 2020 en la misma Corte de Westminster.

Ambas partes podrán apelar la decisión, favorable o contraria a la entrega a EEUU del profesional australiano, que dicte el Juzgado de Westminster.

Fuente: Sputnik

Continúa leyendo…


Compártelo

Comentarios